En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    5502
    Síguenos en

    El Índice de Dólar Ponderado por el Comercio del Deutsche Bank se desplomó más del 1% en junio y su debilitamiento amenaza con poner fin a la tendencia alcista que ha experimentado la moneda estadounidense en la última década frente a sus pares: el euro y el yuan, escribe la agencia Bloomberg.

    El Índice de Dólar Ponderado por el Comercio es un indicador que mide el valor del dólar estadounidense respecto a otras divisas mundiales y su caída, de acuerdo con el medio, pudo haber ocurrido por una serie de razones:

    • la reducción de la demanda de monedas refugio, fruto de la recuperación paulatina de la economía mundial tras la pandemia
    • el aumento del interés de los inversores por activos de riesgo;
    • el cambio de interés por otras monedas como el euro y el yuan.

    ¿Estamos en el umbral de una tendencia bajista?

    La estabilidad ha sido una de las principales características de la moneda estadounidense durante gran parte de los últimos 10 años. La cesta ponderada por el comercio y denominada en dólar —que refleja la participación de la moneda estadounidense en el comercio internacional— subió más del 40% desde su mínimo registrado en 2011, hasta alcanzar su máximo en marzo del 2020. Lo hizo en el momento más tenso relacionado con la expansión del coronavirus. Sin embargo, ahora cada vez más analistas advierten que el peso de la moneda estadounidense continúa disminuyendo, mientras que la economía mundial intenta recuperarse del impacto de la pandemia.

    "Es probable que observemos una situación en la que la Eurozona y, de hecho, Asia sean capaces de reabrir y estén reabriendo sus economías a un ritmo más rápido que el que estamos registrando en Estados Unidos. Normalmente (...) el dólar tiende a debilitarse durante los períodos de recuperación de la economía mundial", recordó Peter Kinsella, uno de los directivos de la Union Bancaire Privée.

    En estas circunstancias, distintos analistas encuestados por Bloomberg esperan que otro índice que mide la fuerza del dólar estadounidense frente a otras monedas populares, el ICE U.S. Dollar Index, se debilite un 2% para el segundo trimestre del 2021. Si bien algunos de estos expertos, como el estratega Valentin Marinov del banco Crédit Agricole, recuerdan que aun así el dólar sigue siendo un refugio seguro contra cualquier tipo de turbulencia económica. Esto se debe a que hoy en día la moneda estadounidense ocupa una posición predominante en el sistema financiero internacional y es la principal moneda de reserva.

    ¿Por qué es tan popular el dólar?

    Sputnik, a su vez, conversó con varios expertos que explicaron cómo la moneda estadounidense llegó a ganarse tanto prestigio y reconocimiento en el mundo. La analista de la empresa Freedom Finance Elena Belyaeva recordó que ahora más de la mitad de las reservas de divisas mundiales se están almacenando en dólares. Por si fuera poco, la moneda estadounidense se utiliza en alrededor del 90% de las transacciones globales, mientras que casi el 65% de la deuda internacional está denominada en dólares. 

    Según el director del departamento de análisis de la empresa de inversión Region, Valeri Weisberg, el dólar goza de tanta popularidad en el mundo por dos importantes razones:

    • Estados Unidos domina la economía mundial;
    • tiene un mercado financiero y bursátil muy grande desde el punto de vista de activos que pueden ser denominados en esa moneda.

    A su vez, el consejero de la empresa Otkrytie Broker, Serguéi Jestanov, señaló que el dólar dispone de una gran ventaja frente a otras divisas gracias a la alta liquidez de los activos denominados en esta divisa que se combina perfectamente con una baja y previsible inflación y la popularidad de la moneda estadounidense entre tanto proveedores como consumidores.

    La inflación en EEUU ha rondado alrededor del 2% desde 1981 y el país norteamericano casi no ha registrado casos desde 1933 en los que tuvieran lugar impagos de la deuda federal por parte de Washington (sin contar uno técnico a corto plazo que se produjo en 1979), recordó Belyaeva.

    Cómo otros países llegaron a la idea de independizarse del dólar 

    Usualmente, cualquier tipo de dominio viene asociado con la alta presión que suele ejercer la fuerza económicamente predominante sobre otras más débiles. De ahí el anhelo que tienen varios países de deshacerse de su dependencia del dólar. En los últimos 20 años, Estados Unidos ha impuesto sanciones sistemáticamente a otras naciones, limitando la posibilidad de estos Estados de realizar pagos a sus socios. Los factores políticos se han convertido en la principal razón de la lucha que pasaron a librar los Estados afectados contra el dominio del dólar, aseguran los expertos entrevistados por Sputnik.

    "Mientras tanto, algunos países consiguieron mejorar su sistema de pagos para garantizar el volumen necesario de dinero para comerciar. Además, se fortalecieron lo suficiente desde el punto de vista macroeconómico: bajaron la inflación y alcanzaron la estabilidad económica, reduciendo la volatilidad de los tipos de cambio de sus monedas", señaló Weisberg. 

    Estas, según el experto, son las razones por las que varios Estados, incluidos China o Rusia, decidieron abandonar acuerdos comerciales denominados en dólar. No obstante, la desdolarización aún no puede alcanzar una escala mundial. La dificultad de deshacerse por completo del dólar se debe, por un lado, al hecho de que los mercados financieros de EEUU siguen siendo los más grandes y no todos los instrumentos valorados en otras monedas cuentan con tanta liquidez como el dólar, agregó.

    "Además, debe haber un consenso internacional a escala mundial, como el de Bretton Woods, sobre la disposición de la mayor parte de agentes globales de utilizar otras monedas. Y, por último, algún banco central debería asumir una parte de la carga que lleva la Reserva Federal de EEUU para garantizar la implementación de los procesos financieros globales", aseveró. 

    El largo camino del dólar al reconocimiento mundial 

    En 1944 se firmaron los acuerdos de Bretton Woods. Su principio fundamental era atar el valor del oro con el del dólar en una proporción de 35 dólares por onza.  Además, se establecieron los tipos de cambio fijos para las monedas de los países participantes y sus bancos centrales se comprometieron a mantenerlos estables respecto al dólar, realizando intervenciones monetarias.

    A principios de la década de 1970, Francia y Alemania, que ya habían recuperado sus economías después de la Segunda Guerra Mundial, cambiaron una gran parte de sus activos denominados en dólares por oro almacenado en Fort Knox, recuerda Belyaeva.

    Como resultado, en 1971, el 37º presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, prohibió temporalmente a los bancos centrales de otros países convertir el dólar en oro. Dos años más tarde, después de la conferencia internacional de Jamaica, el mundo pasó a realizar la transición del sistema Bretton Woods con sus tipos de cambio fijos a los flotantes.

    De acuerdo con las nuevas normas, el patrón oro —que vincula las monedas con el oro—  fue eliminado. Desde aquel entonces cualquier banco central podía vender y comprar oro como un producto básico a precios de mercado. El dólar estadounidense, la libra esterlina, el franco suizo, el yen japonés, el marco alemán y el franco galo (estos dos últimos después de 2000 convergieron en el euro) fueron reconocidos como monedas de reserva internacionales.

    La crisis condujo a la aparición de otros rivales  

    Sin embargo, la crisis financiera mundial del 2008, que comenzó con la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, planteó la necesidad de volver a cambiar el sistema monetario internacional.

    En este contexto, distintos economistas pasaron a buscar una alternativa al dólar, que un día pueda llegar a ser global. Estas ideas empezaron a circular en los medios de comunicación a finales de la primera década del siglo XXI tras la aparición de la tecnología llamada cadena de bloques y la famosa criptodivisa que la utilizaba, bitcoin. Por ello, es probable que en el futuro la nueva moneda de reserva sea una de naturaleza digital, sugirió Belyaeva. 

    "Ahora las monedas digitales representan la principal tendencia, precisamente sobre ellas puede basarse el nuevo sistema financiero internacional, que reemplazará al jamaicano, en el que el dólar sigue desempeñando el papel principal", resumió Weisberg.

    De hecho, China ya ha empezado a dar los primeros pasos en esta dirección lanzando el programa piloto relacionado con el despliegue de su criptoyuan

    Ahora, el banco central de ese país asiático planea probar su moneda digital en las plataformas operadas por el grupo Meituan Dianping. Una vez que las partes lleguen a un acuerdo sobre el tema, el Gobierno chino podrá sumar a este gigante especializado en la entrega de alimentos y respaldado por la empresa multinacional china Tencent Holdings a los primeros agentes del mercado nacional que utilizarán el yuan digital, informó la agencia Bloomberg.

    En particular, Meituan puede seguir a la start-up de Didi Chuxing en la exploración de aplicaciones compatibles con el yuan digital, que por ahora vive en una billetera móvil y ofrece a Pekín más control sobre el sistema financiero del país. Al igual que Didi Chuxing, Meituan maneja miles de millones de dólares en sus transacciones diarias en ámbitos que van desde la entrega de comida hasta la venta de servicios de viaje online. Y su participación en el programa impulsaría la aceptación masiva del criptoyuan.

    Además, la introducción del criptoyuan en la economía real del país puede ayudar a Pekín a alcanzar el liderazgo mundial en la expansión de monedas virtuales respaldadas por un Gobierno. Ahora, el Banco Central chino también negocia la posibilidad de ensayar su criptodivisa nacional con Bilibili, otra compañía respaldada por Tencent, que permite intercambiar vídeos, comunicaron a la agencia estadounidense unas fuentes cercanas al caso.

    Basándose en estos hechos, varios observadores piensan que el yuan digital podría algún día alterar el equilibrio dentro del sistema monetario global centrado en el dólar estadounidense. Se cree que este efectivo virtual será más rápido y fácil de usar que el de papel y también ofrecerá a las autoridades de China un gran nivel de control sobre la economía, un control imposible de alcanzar con el dinero físico.

    Etiquetas:
    yuan, dólar, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook