En directo
    Economía
    URL corto
    61868
    Síguenos en

    Los analistas financieros del mundo están esperando un nuevo uso del dólar estadounidense como "bastón geopolítico". Esta vez, Washington lo dirigiría contra Hong Kong.

    "EEUU está considerando realizar un grave ataque financiero a la economía de Hong Kong para colapsar su sistema monetario a fin de vengarse de China por haber aprobado una ley de seguridad nacional contra los separatistas proestadounidenses", escribe Iván Danílov, columnista de la edición en ruso de Sputnik.

    Como herramienta de ataque, según la agencia Bloomberg, los asesores del secretario de Estado, Mike Pompeo, sugieren utilizar el mercado de divisas y las sanciones.

    El tipo de cambio del dólar de Hong Kong desde 1983 está vinculado al dólar estadounidense y a la Autoridad Monetaria de Hong Kong (una especie de Banco Central de Hong Kong).

    Es muy importante para Hong Kong que el tipo de cambio del dólar local sea muy estable, puesto que numerosas transacciones y diversos contratos de importación y exportación se celebran debido a la estabilidad del dólar de Hong Kong.

    Para que el tipo de cambio se mantenga, el Banco Central de Hong Kong necesita poder comprar dólares directamente o a través de los bancos comerciales locales. Es esta oportunidad la que los asesores de Pompeo proponen bloquear con unas sanciones.

    Un economista senior del BBVA de Hong Kong, consultado por Bloomberg, comparó esas medidas de EEUU con unas "armas nucleares financieras".

    Según Danílov, China podría responder a esa agresión financiera de EEUU con varias contramedidas.

    En caso de que todos los bancos de Hong Kong tengan prohibido comprar dólares, el sistema bancario de la China continental puede suministrarles dólares, opina el analista.

    Washington, a su vez, podría tratar de desconectar completamente a Hong Kong y todo su sistema financiero de las transacciones en dólares, lo que sin duda le causaría un enorme daño económico.

    Y en este caso, China tendría una respuesta: conectar todo el sistema de Hong Kong al del continente chino, poniendo a la Administración Trump ante una elección: o bien prohibir a todos los bancos chinos, el Ministerio de Finanzas chino y el Banco Central cualquier acceso al sistema del dólar, o detener su ataque contra Hong Kong.

    Si se elige la opción de desconectar a toda China, sería una guerra de divisas a gran escala que conllevaría grandes problemas para las importaciones estadounidenses de China y unas acciones de represalia casi inevitables de Pekín, que utilizará su paquete billonario de bonos del Tesoro de EEUU para armar un caos en el mercado de la deuda pública estadounidense, analiza Danílov.

    Al mismo tiempo, una desdolarización forzada golpearía al propio sistema monetario de Estados Unidos.

    "Hong Kong es el tercer centro de comercio en dólares estadounidenses del mundo, lo que significa que si el dólar de Hong Kong queda desvinculado del dólar estadounidense, sería desfavorable para el propio Estados Unidos debido a una reducción del número de transacciones en dólares estadounidenses y reduciría la confianza de los inversores en la moneda estadounidense", explica Carie Li, economista de OCBC Wing Hang Bank, citado por Bloomberg.

    En este contexto, Danílov opina que el plan para el colapso de la moneda de Hong Kong se quedará en el papel: "El castigo más probable sería el siguiente: varios bancos clave de Hong Kong, incluidos los gigantes como Standard Chartered Hong Kong y HSBC, serán objeto de sanciones, lo que sin duda hará daño tanto a los propios bancos, como a la reputación de Hong Kong como centro financiero y a los accionistas de los bancos".

    E incluso ese escenario también dañaría a Estados Unidos, señala el analista.

    Cuantos más bancos e instituciones financieras de diferentes países se queden fuera del sistema del dólar, más rápido estos bancos e instituciones financieras, que no tienen nada que perder, se unirán a un sistema alternativo al del dólar de Estados Unidos.

    "Ahora Washington está creando con sus propias manos esta terrible amenaza a la seguridad nacional estadounidense y su hegemonía financiera", concluye Danílov.
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook