En directo
    Economía
    URL corto
    107
    Síguenos en

    Solo han pasado unos meses desde que se firmó el acuerdo entre las potencias extractoras de petróleo de la OPEP+, y ya vuelve a haber turbulencias en el sector. El príncipe heredero de Arabia Saudí espera bajo amenaza que Angola y Nigeria equilibren su bombeo de petróleo para cumplir con las limitaciones de extracción acordadas.

    El prínicipe heredero saudí Mohamed bin Salmán, que es también el ministro de Energía de su país, no está contento con el ritmo al que están produciendo petróleo los países costeros africanos. Ante unas extracciones que deberían estar reduciéndose y no parecen hacerlo, bin Salmán ha exigido que los países presenten sus planes de reducción de bombeo, dice Wall Street Journal.

    El ministro de energía saudí está decidido a que Angola y Nigeria se ajusten a lo acordado en abril con el cártel del petróleo por las buenas o por las malas, y si es necesario, ya anunció el 18 de junio por videoconferencia que Riad vendería su oro negro más barato a los clientes de esos dos países.

    "Sabemos quiénes son sus clientes", dijo el príncipe, según una fuente implicada en esa videoconferencia de la OPEP. Eso daría lugar a una nueva guerra de precios, informa el medio estadounidense.

    "El Ministerio de Petróleo de Angola y el ministro de Petróleo de Nigeria, Timipre Sylva, no respondieron a las solicitudes de los comentarios. Un portavoz del Ministerio de Energía saudí dijo que no podía hacer comentarios inmediatamente (...). Angola y Nigeria venden principalmente su crudo ligero y muy apreciado a China y a la India", escribe WSJ.

    Un nuevo escenario de inestabilidad provocada por la competencia entre unas y otras potencias exportadoras de petróleo es una situación a evitar para todos. Especialmente tras un período tan complicado como el del coronavirus, en que los precios cayeron a mínimos históricos, lo deseable es que todos los aliados se adhieran a la reducción en las extracciones acordado en el pacto de abril.

    Este es el acuerdo al que llegaron el 12 de abril los países de la OPEP con otros aliados no miembros de la organización, como Rusia, para evitar que el mercado del combustible fósil más preciado se derrumbara por completo.

    En virtud de ese compromiso, todos los países del bloque debían recortar su producción en 9,7 millones de barriles por día entre el 1 de mayo y el 30 de junio; en 7,7 mb/d entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de este año y en 5,8 mb/d en el período del 1 de enero de 2021 al 30 de abril de 2022.

    Los precios ya han empezado a recuperarse, pero siguen bajos, y la situación se torna especialmente complicada en el continente africano. WSJ informa que en los últimos días, el Fondo Monetario Internacional ha advertido a los productores de esos países que se encontrarán entre los más afectados por los bajos precios del petróleo, después de años de inversiones insuficientes y gastos excesivos.

    "Si los precios del petróleo persisten en el rango de 30-40 dólares [por barril], los exportadores africanos de petróleo tendrán que hacer frente a difíciles retos fiscales", dijo Abebe Aemro Selassie, el director del Departamento de África del FMI, citado por Wall Street Journal.

    Etiquetas:
    precios, petróleo, Arabia Saudí, OPEP
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook