En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    164
    Síguenos en

    Según los datos del INE, el PIB decreció un 5,2% en el primer trimestre del año respecto al anterior. El consumo (-6,6%) y las exportaciones (-8,2%) se hundieron en marzo. A falta de que el segundo trimestre empeore aún más la estadística, el Banco de España propone subir los impuestos. Los economistas discrepan de la medida y auguran un rescate.

    Se confirma la caída sin precedentes de la economía española. El informe de contabilidad trimestral elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y publicado el día 30 de junio no deja lugar a dudas: ni siquiera en 2009 (-2,6%) hubo una caída semejante.

    Según explica este organismo público, el estudio, titulado Contabilidad Nacional Trimestral de España: principales agregados, incorpora "todos los indicadores estadísticos que marcan la evolución económica del primer trimestre de 2020" e integra "el resultado trimestral de las Cuentas no Financieras de las Administraciones Públicas y de la Balanza de Pagos".

    Los datos más llamativos con respecto al último trimestre de 2019 atañen a la caída del PIB (5,2%, 5,6 puntos inferior a la registrada en el cuarto trimestre), propiciada por el descenso de las exportaciones (-8,2%, avanzaron el 0,6% el trimestre anterior), de la inversión empresarial (-8%), de la adquisición de vivienda (-5,9%), del consumo de los hogares (-6,6%, frente al +0,1% del trimestre anterior) o de las importaciones (5,5%, en comparación con el +2,1% del cuarto trimestre de 2019).

    Recesión cantada

    A tenor de estos datos, una de las consecuencias más evidentes que se desprenden del informe estadístico es la grave recesión económica en la que virtualmente se halla ya España, pues este aspecto técnico sólo requiere encadenar dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo para validarse.

    Considerando que sólo cabe esperar del segundo trimestre recién finalizado una estadística incluso peor (habida cuenta del periodo de confinamiento estricto en abril y la paralización casi total de la actividad económica), puede certificarse a todos los efectos la recesión imparable de la economía española, que en los tres trimestres precedentes creció al exiguo ritmo del 0,4%. En opinión del economista Santiago Niño Becerra, las cifras exhibidas por el INE "son lo de menos, porque dependen del peso que se dé a las variables que se tomen". "Lo verdaderamente importante", continúa, "es la tendencia". "Y la tendencia que muestra la economía española es muy mala, tanto en el caso de las previsiones del Banco de España (8 de junio), como de la OCDE (10 de junio), como del FMI (24 de junio)".

    "Esa es la razón por la que pienso que, tras el verano ―o en agosto, para que quede camuflado con las vacaciones― España será rescatada aunque no lo denominen así, porque el concepto de 'rescate' arrastra connotaciones feas", explica a Sputnik este catedrático de Estructura Económica de la universidad Ramón Llull de Barcelona.

    Paralelamente a los datos aportados por el INE el 30 de junio, el Banco de España ha publicado un documento en el que pide un plan de ajuste fiscal para contener la deuda. Bajo el nombre de Informe Anual 2019, el gobernador del regulador financiero español, Pablo Hernández de Cos, señala que la política fiscal "debe de ser la primera línea de defensa para luchar contra los efectos económicos de esta crisis".

    Al respecto de estas directrices, el economista Santiago Niño señala que "no son más que el aviso de España a Europa y a los mercados que se hará lo que haga falta para corregir el rumbo cuando lleguen las advertencias" y se muestra en contra: "Si es necesario aumentar la recaudación, lo primero que se ha de hacer es perseguir el fraude e impedir la elusión fiscal, y ni se ha mencionado". Este especialista recuerda que el fraude fiscal en España "asciende a entre 60.000 y 90.000 millones de euros al año".

    Nuevas variables

    El INE avisa de que la pandemia de coronavirus ha incrementado la relevancia de algunos aspectos, como el de las horas trabajadas. "En términos interanuales, las horas trabajadas decrecen un 4,2%, tasa 5,6 puntos inferior a la del cuarto trimestre de 2019", señala.

    "La situación provocada por la COVID-19 puede hacer que el análisis de ciertas variables sea más relevante que en momentos anteriores", advierte este organismo, que considera que "esta variable, frente a los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, es la que refleja de manera más clara los efectos inducidos en el empleo por el brote de la COVID-19 y las sucesivas medidas adoptadas".

    "Los puestos de trabajo equivalentes se ven afectados tanto por la variación de las horas trabajadas como de la jornada media, por lo que su interpretación en esta situación excepcional resulta menos directa", explica el INE en su informe.

    "Los puestos equivalentes a tiempo completo presentan una variación del −0,6%, 2,6 puntos menos que en el cuarto trimestre", señala el INE en su estudio contable, que cuantifica este descenso en 102.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

    No hay lugar para la sorpresa

    Otro dato interesante que consigna el INE es el referente al gasto público, que entre enero y marzo de este año aumentó un 1,8%. El sector de la construcción frenó la creación de empleo un 3,9% en comparación al aumento del 0,9% del último trimestre de 2019.

    La agricultura cayó un 7,2%, muy lejos del progreso experimentado en el periodo anterior, del 4,5%. "Que los datos sean tan malos es algo que todos esperábamos, ya que el 2020 será en general un año desastroso", declara a Sputnik el economista Juan Vázquez Rojo, director de la publicación de análisis Revista Torpedo. "La clave ahora", explica, "será ver cómo responde la actividad en la nueva normalidad, ya que muchas empresas que intenten reabrir puede que se queden en la estacada ante la caída de la demanda".

    Este profesor de Economía Política señala que la recuperación "vendrá marcada por el exterior", pero que el estudio de la respuesta del turismo en China invita a pensar que "las sensaciones no son buenas". En su opinión, la respuesta de la Eurozona será "determinante". "Si se imponen medidas de austeridad similares a las de 2010-2012 y el BCE retira las compras de deuda, la crisis actual puede ser incluso peor que la anterior", afirma.

    "Pese a que no soy optimista con el margen fiscal de Bruselas, dudo mucho que recuperen la obsesión por el déficit de aquella etapa. Hay que entender que el déficit fiscal no es ni bueno ni malo, es una herramienta más de política económica, por lo que intentar reducirlo a toda costa en momentos como el actual es un suicidio económico", zanja Juan Vázquez.

    Tampoco se muestra extrañado su colega Santiago Niño, para quien la pandemia simplemente ha terminado de acentuar una tendencia observada en la economía. "Lo que el virus ha traído, hubiese acabado llegando igualmente, tan solo lo ha acelerado", declara este profesor universitario, quien cifra "entre tres y cinco años el adelanto de la crisis que ha potenciado el COVID-19. "Las expectativas de la economía española son malas", subraya.

    ¿Un ahorro engañoso?

    En su estudio Cuentas Trimestrales no Financieras de los Sectores Institucionales, el INE sitúa el ahorro de los hogares en una tasa del 11,2% en relación a su renta disponible durante el primer trimestre de 2020.

    El dato es superior en 2,8 puntos porcentuales al del cuarto trimestre de 2019, dado el descenso en el consumo ligado al impacto de la pandemia, y se obtiene "una vez eliminados los efectos estacionales y de calendario. Cabe destacar que esta tasa de ahorro es la más alta para un trimestre desde 2003. Históricamente, el ahorro suele descender en los primeros tres meses del año. ¿Podrá este incremento ayudar al consumo durante el verano y favorecer la recuperación?

    Al respecto, el profesor Juan Vázquez señala la importancia de ver la evolución en China, "pese a las enormes diferencias", pues lleva varios meses de ventaja en la gestión de la crisis. "Aun con las tasas de ahorro previas y aunque el consumo se reactive con respecto a los meses de confinamiento, es probable que dicha recuperación sea muy lenta y sin llegar a los niveles previos de la pandemia", concluye este economista.  

    Etiquetas:
    caída, crisis económica, PIB, recesión, informe, Instituto Nacional de Estadística
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook