En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    163
    Síguenos en

    Muchas personas prefieren empezar su día con una taza de café. Al igual que en otros ámbitos de la economía mundial, la producción cafetera ha sufrido un impacto considerable a raíz de la expansión de la pandemia.

    La paralización de las actividades a raíz del brote de coronavirus empujó al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) a revisar su pronóstico sobre la producción mundial de café realizado entre 2019 y 2020. 

    Granos de café
    © Foto : Pixabay/Christoph
    Los analistas estadounidenses calcularon que desde diciembre del 2019 las cosechas de grano se han reducido en 2,4 millones de sacos (unos 60 kg por saco) hasta situarse en los 166,9 millones. Esto ocurrió debido a la reducción de la producción registrada principalmente en tres países: Honduras, México y Vietnam.

    La pandemia afectó también al comercio del café. Disminuyó las exportaciones y las importaciones en un 2,9% y un 2,4% respectivamente. Como resultado, a nivel global su precio medido a través del índice de referencia de la Organización Internacional del Café ha retrocedido en los últimos meses hasta situarse en mayo en 1,04 dólares por libra

    ¿Qué le espera al mercado cafetero en el futuro?

    Los analistas estadounidenses pronostican que la producción mundial de café aumentará un 5,4% hasta situarse en 176,1 millones de sacos entre 2020 y 2021, todo un récord. Dado que la oferta superará a la demanda, las existencias al cierre de ese periodo alcanzarán una cifra que no se registraba desde hacía seis años, y hará que los almacenes de café se llenen. Según el USDA, los tres principales productores de café del mundo en ese mismo período continuarán siendo:

    • Brasil;
    • Vietnam;
    • Colombia.

    Se espera que Brasil se atribuya la mayor parte de la producción mundial a medida que sus cosechas de café arábica entran en el ciclo de producción bienal y las de café de grano robusta alcanzarán una producción récord.

    El gigante latinoamericano se dispone a producir 47,8 millones de sacos de café arábica para la próxima temporada, es decir, 6,8 millones por encima del volumen cosechado en la temporada anterior. Este aumento se deberá a las condiciones climáticas favorables que han prevalecido en la mayor parte de las regiones cafeteras, favoreciendo los cultivos.

    En lo referente a la producción del café robusta, aumentará en 1,8 millones de sacos entre 2020 y 2021 hasta alcanzar un récord de 20,1 millones. Las abundantes lluvias deberán contribuir a que se incremente el rendimiento de los cultivos situados en los tres principales estados productores de Brasil: Espirito Santo, Rondonia y Bahía.

    La producción de café arábica en Colombia puede aumentar en 300.000 sacos hasta situarse en 14,1 millones debido a las condiciones de crecimiento favorables y mayor rendimiento. Dado que la exportación colombiana de café a EEUU y la UE crecerá y aumentará el consumo nacional, sus existencias al cierre disminuirán ligeramente, pronostican los analistas estadounidenses.

    Sin embargo, no a todos los líderes mundiales especializados en la producción de café les irá tan bien. Se espera que en el futuro Vietnam coseche 1,1 millones de sacos menos que el año pasado, situando el volumen de producción en 30,2 millones de sacos, si bien el número de áreas con cultivos de café seguirá siendo el mismo.   

    Ese deterioro puede deberse al hecho de que la temporada de lluvias tuvo un inicio seco con precipitaciones por debajo del promedio en muchas regiones cafeteras del país. Además, los cultivos requieren riegos entre febrero y mayo, pero los precios bajos del café podrían haber contribuido a que los granjeros vietnamitas posiblemente no incurriesen en los costos de riego adicionales y, como resultado, tengan en el futuro menor rendimiento. 

    Centroamérica y México: ¿qué país será el líder en esta región?

    La producción total en la región de Centroamérica y México también aumentará, agregando 600.000 sacos y situándose en 18 millones a pesar de que la roya del café —una enfermedad que sufren los cafetos por el hongo Hemileia vastatrix y que puede destruir vastas plantaciones— continuará dañando sus cultivos. Entre todos los países, Honduras registrará el mayor volumen de crecimiento (500.000 sacos) llevando la producción interna hasta 6,1 millones de sacos. Conseguirá este resultado debido a las condiciones favorables y al mayor uso de fertilizantes, destacan en el USDA. 

    Mientras Honduras es a día de hoy responsable de un tercio de la producción total de café en la región, México y Guatemala representan cada uno alrededor del 20% de la producción total y buscan mejorar sus resultados implementando programas destinados a reemplazar varios árboles con especies más resistentes a la roya.

    Precisamente esta plaga es el factor responsable de que la producción de café en Nicaragua siga cayendo por tercer año consecutivo.

    Etiquetas:
    café
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook