En directo
    Economía
    URL corto
    0 121
    Síguenos en

    Arabia Saudí instigó dos guerras de precios del petróleo en la última década y perdió ambas. Dada su aparente incapacidad para aprender de sus errores, podría instigar otra, pero también la perdería, opina el analista financiero Simon Watkins para su artículo en el portal Oil Price.

    En dos guerras de precios de petróleo, Arabia Saudí se creó una camisa de fuerza política y económica, observa el autor.

    Según Watkins, el principal objetivo de Arabia Saudí en ambas guerras fue la industria del petróleo de esquisto de EEUU

    Durante la primera guerra de precios del petróleo de 2014 a 2016, el objetivo de Arabia Saudí fue detener el desarrollo del sector del esquisto de Estados Unidos.

    Entonces, los saudíes pensaban que tenían una oportunidad de destruir el entonces relativamente escaso sector de Estados Unidos. Se creía ampliamente que el precio de equilibrio en el sector del esquisto de EEUU era de 70 dólares por barril.

    Pero resultó que "los saudíes habían evaluado catastróficamente mal la capacidad del sector del petróleo de esquisto de Estados Unidos de transformarse en una industria flexible".

    Las principales zonas de la cuenca Pérmica y Bakken lograron alcanzar la indemnidad a un precio por encima de 30 dólares y generaron márgenes decentes por encima de 37 dólares por barril.

    Tras dos años de agotamiento, Arabia Saudí cedió tras pasar de un superávit presupuestario a un déficit récord de 98.000 millones de dólares a finales de 2015. Durante aquel período, el reino también gastó por lo menos 250.000 millones de dólares de sus valiosas reservas de divisas, que se perdieron para siempre.

    "La razón por la que los saudíes nunca podrían esperar ganar la última o cualquier futura guerra contra los precios del petróleo es que han creado la resistencia del sector del petróleo de esquisto de EEUU", analiza Watkins.

    Esto significa que ese sector en su conjunto puede hacer frente a los precios extremadamente bajos del petróleo durante mucho más tiempo que se tardará en arruinar a Arabia Saudí, agrega.

    Mientras tanto, las pérdidas de Arabia Saudí son mucho más altas.

    Antes de la última guerra de precios del petróleo, el equilibrio presupuestario del reino se situaba en unos 84 dólares por barril de la marca Brent. Pero ahora es incluso mayor, dado el daño económico causado por esta última guerra de precios, señala el columnista. 

    La nueva guerra ha vuelto a aumentar la resistencia del sector del petróleo de esquisto de EEUU ante precios bajos.

    Ahora, según Watkins, unos 25-30 dólares por barril de la marca WTI son suficientes para que los actores estadounidenses vuelvan a las filas.

    Pero aunque los precios estén por debajo de este nivel clave de 25-30 dólares por barril, no afectarán la supervivencia a largo plazo del sector de esquisto de EEUU, puesto que los principales actores pueden cerrar los pozos según sea necesario y volver a ponerlos en marcha dentro de una semana según lo requiera la demanda.

    No obstante, los sauditas, según el autor, "están condenados". Esto se debe a que EEUU había declarado incluso antes de la última guerra de precios del petróleo que no toleraría precios por encima de 70 dólares por barril de Brent, que pudieran crear problemas para la economía del país norteamericano.

    Todo eso significa que económicamente, Arabia Saudí no puede permitirse seguir aplastando los precios del petróleo durante un tiempo suficiente para hacer daño al sector del petróleo de esquisto EEUU, y políticamente, no se permite aumentar los precios lo suficiente para evitar una posible quiebra del reino.

    En este sentido, el autor opina que el último acuerdo del recorte de la producción de la OPEP+ quizás sea "la más cruel para el pueblo saudí".

    En marzo de este año, el banco central de Arabia Saudí agotó sus activos extranjeros al ritmo más alto desde 2000, al reducirlos unos 27.000 millones de dólares. El total de las reservas se sitúa ahora en 464.000 millones de dólares, el nivel más bajo desde 2011, concluye Simon Watkins. 

    Etiquetas:
    precio del petróleo, petróleo de esquisto, EEUU, Arabia Saudí
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook