En directo
    Economía
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — La salida de la confederación global Oxfam de varios países de la región responde a problemas financieros asociados a la crisis que vive el mundo y a una reorganización del trabajo, aseguró a Sputnik el director regional para América Latina y el Caribe de esta ONG, Asier Hernando Malax-Echeverría.

    "Nunca hay razones suficientes para salir de un país y es tremendamente doloroso para nosotros, es lo más difícil que nos puede pasar, somos una organización que nos gusta apoyar a comunidades y países, pero nos vemos obligados a tener que salir de algunos de ellos en base a las restricciones financieras que tenemos actualmente", precisó el ejecutivo en un contacto telefónico con Sputnik.

    Oxfam es una confederación internacional integrada por varias organizaciones no gubernamentales, que realizan labores humanitarias alrededor del mundo, principalmente para contribuir en la eliminación de la pobreza y en alcanzar metas más altas de desarrollo sostenible.

    El pasado 21 de mayo, Sputnik informó del cierre de las oficinas de esta ONG en 18 países, en una restructuración "estratégica" iniciada a fines de 2018 y que se ha acelerado a consecuencia de la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

    "Nos vemos en la obligación de tomar esta decisión, que en otro contexto no tomaríamos. Queremos mantenernos en los países, pero el impacto económico provocado por la crisis nos obliga a tomar estas decisiones que son difíciles para nosotros", subrayó Malax-Echeverría.

    El director regional de la organización añadió que esta mantendrá una fuerte presencia en América Latina, y agregó que se están adaptando a que la presencia de la ONG no tiene que ser la misma en todos los países, dado que los tiempos y las lógicas de trabajo han cambiado.

    "Lo vemos con esta pandemia, donde muchos trabajamos desde casa, y las tipologías de trabajo que tendremos en cada una de esas naciones van a ser diferentes", enfatizó.

    Malax-Echeverría precisó que el propósito inmediato es trabajar mucho más a nivel subregional, con una apuesta muy fuerte de Oxfam por el trabajo en la Amazonía, misión que estará dirigida desde cinco países, mientras que en el Caribe se preservará la capacidad para poder responder con ayuda humanitaria en el caso que se requiera.

    "Estaremos apoyando a las naciones del Caribe a través de las organizaciones de la sociedad civil y los diálogos políticos que seguiremos manteniendo con sus Gobiernos", explicó.

    El representante de Oxfam añadió que tres países en la región —Brasil, Colombia y México— son parte del principal órgano superior de toma de decisiones de la entidad, donde participan también Francia, Reino Unido, España, Estados Unidos, entre otros.

    "Vamos a trabajar por subregiones con un trabajo más coordinado, como en el caso de Centroamérica, o en casos donde haremos trabajos de campaña, como en Perú y Bolivia", adelantó.

    "Los procesos de salida de Oxfam son siempre responsables, que hacemos de manera muy transparente, dialogada y los hacemos con tiempo para cumplir con todos los compromisos que tenemos", agregó Malax-Echeverría.

    Asimismo, afirmó que en estos momentos no se dispone de toda la capacidad de poder captar recursos que en situaciones normales se localizan en Europa, y eso obligó a la organización a tomar decisiones que son tremendamente dolorosas, para poder asegurar que el proyecto funcione a largo plazo.

    Presencia de Oxfam en Cuba

    En el caso de Cuba, donde Oxfam también cerrará sus oficinas, la entidad trabaja en tres direcciones principales, entre ellas el apoyo a 76 cooperativas agropecuarias en 47 municipios (de 168 que tiene el país), un apoyo directo prácticamente a unas 10.000 personas, 50% de ellas mujeres.

    "Hay un apoyo muy importante de Oxfam al cooperativismo cubano, porque creemos es una lógica clave para la isla", comentó el funcionario.

    Malax-Echeverría consignó que también apoyan a la academia cubana, que a entender de la organización genera reflexiones que son sumamente importantes tanto para Cuba como para otros países, en múltiples temáticas y con los que mantienen estrechos vínculos.

    También se trabaja en el proceso de apoyo a las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres, y especialmente en una campaña conjunta con el Gobierno, sobre la importancia de reducir la violencia de género.

    "Esperamos seguir manteniendo diálogos con el Gobierno de Cuba, que son sumamente relevantes para nosotros, como los que tenemos en otros muchos países donde no tenemos actualmente presencia, como en Chile o Ecuador, donde no tenemos oficina pero damos apoyo a organizaciones de la sociedad civil", precisó el director regional de Oxfam.

    Malax-Echeverría comentó además que ya se establecieron diálogos con el Gobierno de Cuba, y afirmó que está el compromiso de cumplir con todos los acuerdos que existen, tanto con las autoridades de la isla como con los donantes, "que depositan confianza en nosotros y con quienes tenemos contratos para los próximos años".

    El director regional para América Latina y el Caribe de Oxfam aseguró que el cierre de la oficina en Cuba no tendrá impacto inmediato, y será un proceso responsable que se mantendrá hasta marzo de 2022.

    Etiquetas:
    pobreza, coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus, cierre, Oxfam, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook