En directo
    Economía
    URL corto
    1656
    Síguenos en

    En plena pandemia de COVID-19, una empresa rusa se ha lanzado a probar un nuevo sistema de supermercados sin contacto alguno. Carece tanto de vendedores como de cajas registradoras, y el precio de las compras se deduce de la tarjeta mediante una aplicación móvil.

    ¿Cómo funciona la tienda?

    El supermercado está equipado con tecnología de visión computarizada. Este sistema de vigilancia supervisa la cantidad y la gama de productos en los estantes para recoger lo que el cliente ha elegido en un carrito de compras virtual. Si un cliente toma un producto, pero cambia de opinión y lo devuelve a su lugar, el producto será eliminado del carrito de compras virtual.

    Al entrar a la tienda se escanea un código QR con la aplicación móvil correspondiente. Después de eso, se puede escoger lo que se desee de la estantería y simplemente salir sin nada más: la suma automáticamente se descuenta de la tarjeta. Una vez realizado el pago, el cliente recibe una notificación push en el teléfono y un recibo en su correo electrónico.

    El proyecto es fruto de la cooperación entre la red de tiendas de clase premium Ázbuka Vkusa, el banco más grande de Rusia, Sberbank, y el sistema de pagos Visa. Los desarrolladores prometen que la tecnología utilizada en la tienda permite identificar rápidamente los casos de fraude, mientras que la visión computarizada y el aprendizaje automático recuerdan al infractor y reducen al mínimo el riesgo de robos repetidos.

    Experiencia internacional

    La empresa estadounidense Amazon tiene un proyecto similar. La compañía abrió su primera tienda sin vendedores y cajas registradoras Amazon Go a principios de 2018 en Estados Unidos. Para el 2021, la compañía planea expandir la red a 3.000 puntos de venta. Microsoft también se interesó por esta tecnología y planea abrir tiendas automatizadas junto con Walmart.

    En Rusia ya hay tiendas donde se puede pagar en cajas registradoras de autoservicio, sin ayuda de los cajeros. 

    Cómo planean evitar los robos

    La entrada en la tienda será posible solo con el uso del código QR, mientras que el sistema tiene datos sobre la identidad del comprador. La aplicación que escanea el código está enlazada a la tarjeta, y el banco tiene todos los datos del pasaporte del comprador, así que los robos acaban siendo casi imposibles.

    Etiquetas:
    supermercados, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook