En directo
    Economía
    URL corto
    130
    Síguenos en

    A la par de las recomendaciones del Gobierno de México para reanudar las actividades laborales en el país, los gobiernos de los estados de Jalisco y Nuevo León elaboraron sus propuestas para permitir la reapertura gradual de las empresas locales.

    Desde el 13 de mayo, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, anunció el inicio de la "Fase 0", con la cual se permitió el regreso gradual de las actividades en el sector industrial, comercial y de servicios a partir del 18 de mayo. En algunos casos, esta medida también incluye el reinicio de operaciones de las industrias no esenciales que forman parte de las cadenas de suministro de los sectores esenciales, aunque sólo al 50% de su capacidad.

    Además, algunas actividades comerciales, como la venta de pinturas, material eléctrico, componentes electrónicos, librerías, enseres domésticos, artículos deportivos, telas y mercerías, además de las agencias de autos. Sin embargo, todas estas empresas serán verificadas a fin de cumplir con una densidad definida por una persona como cliente por cada siete metros cuadrados, como una forma de evitar la propagación del nuevo coronavirus.

    Por su parte, las autoridades de Nuevo León iniciaron también el 18 de mayo con las acciones para reactivar a las industrias locales. Desde el 14 de mayo, las actividades esenciales, así como las empresas del sector aeroespacial, automotriz y de construcción, junto con sus cadenas de suministro, debieron comenzar a elaborar protocolos de seguridad para evitar los contagios.

    Según el secretario de Economía y Trabajo de Nuevo León, Roberto Russildi, reactivación de las labores en ese estado consistirá en cuatro fases, cada una de las cuales durará entre dos y cuatro semanas. En la segunda fase se espera que las actividades no esenciales puedan reabrirse, mientras que las clases, reuniones, eventos masivos y misas, se permitirán hasta la última fase, todo con base en el comportamiento de la curva de contagios.

    También cabe destacar el caso de Aguascalientes, cuyas autoridades anunciaron que la industria automotriz local estaba preparada para permitir que que sus 110.000 trabajadores regresen a trabajar.

    "El tema económico nos está ahogando, son muchas familias que mucho tiempo el patrón les estuvo pagando 100, 80, 50%, y que ya muchas empresas tampoco pueden pagar; además, los procesos de producción tienen que seguir junto con otros países", argumentó el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco.

    En ese sentido, también adelantó en entrevista con Radio Fórmula que su administración ya cuenta con protocolos para establecer medidas sanitarias que protejan a los trabajadores que salgan de sus casas, a fin de evitar un aumento de contagios.

    Hasta el 17 de mayo, en Jalisco se registran 845 casos confirmados de COVID-19, así como 81 muertos por esta enfermedad. Esto señala una incidencia de 10.05 casos por cada 100.000 habitantes, según las autoridades sanitarias locales.

    Por su parte, en Nuevo León suman 4.479 casos del nuevo coronavirus, así como 54 fallecimientos. Aguascalientes, a su vez, reporta 676 casos confirmados y 19 muertos por el COVID-19.

    Etiquetas:
    Nuevo León, Jalisco, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook