04:01 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    0 42
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La pandemia del COVID-19 ha puesto en jaque al mundo entero, pero entre las grandes afectadas están las compañías aéreas que se reinventan y buscan por todos lados los recursos necesarios para subsistir y eludir los inminentes recortes de personal.

    La mayoría de los especialistas coinciden en que después del coronavirus la industria del transporte aéreo ya no será la misma, pues lo que está sucediendo a nivel global es bien distinto a las crisis anteriores y dejarán un daño que, cuando menos, demorará años en superarse.

    "El impacto ha sido mucho más severo que cualquier otra cosa que hayamos experimentado", destacó hace unos días el presidente ejecutivo de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), Alexandre de Juniac.

    La IATA, en su previsión del 14 de abril, estimó que los ingresos por pasajeros aéreos disminuirán en 314.000 millones de dólares en 2020, una caída del 55% respecto a 2019. Es por ello que a nivel mundial se están valorando variantes diversas para paliar la crisis y mantener operativas las aerolíneas.

    Rossiya Airlines: a falta de pan...

    Los directivos de la compañía rusa Rossiya Airlines deben haber recordado ese antiguo refrán y ante la ausencia de pasajeros comenzaron a transportar insumos médicos durante la crisis del COVID-19.

    "Debido a las restricciones temporales sobre el transporte internacional de pasajeros, Rossiya Airlines reorientó una parte de su flota al transporte de cargamentos médicos", comunicó esta empresa que forma parte del grupo Aeroflot.

    A finales del mes pasado, la compañía trasladó varios lotes de insumos médicos desde China y se propone efectuar más de 50 vuelos similares en mayo.

    "Además de materiales humanitarios, planeamos realizar el transporte de productos agrícolas que tienen demanda entre la población, ahora que las cadenas de suministro internacionales se han afectado", señala el comunicado.

    Rossiya Airlines usa a estos efectos los Boeing 777-300/300ER, con una capacidad de carga de casi 40 toneladas como promedio. Las mercancías son depositadas tanto en bodega como en cabina, sin desmantelar los asientos, pero usando materiales especiales para aislarlos, gracias a lo cual se podrá reanudar el transporte de pasajeros en cuanto se levanten las restricciones.

    Avianca en quiebra

    Una variante distinta fue la adoptada por la aerolínea colombiana Avianca Holdings —una de las más grandes de Latinoamérica y la mayor de su país—, que anunció en su web la solicitud realizada en un tribunal neoyorquino para reorganizar sus negocios bajo la ley de bancarrota estadounidense.

    "El 10 de mayo de 2020, Avianca Holdings S.A. y algunas de sus subsidiarias y afiliadas solicitaron acogerse voluntariamente al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de los Estados Unidos en el Tribunal de Bancarrota del Distrito Sur de Nueva York, con el fin de preservar y reorganizar los negocios de Avianca", publicó la compañía.

    La empresa explicó, en una carta enviada a sus clientes, que se vio obligada a recurrir a esa medida "para proteger nuestro negocio mientras continuamos afrontando los efectos de la pandemia del COVID-19, así como para gestionar de manera integral nuestra deuda y otros compromisos".

    Avianca Holdings prometió continuar sus operaciones, atender a sus clientes y mantener los puestos de trabajo durante el proceso, "continuar como la principal aerolínea de Colombia" y prestar servicios en el país y demás funciones, "así como continuar con las operaciones de carga".

    Aerolíneas Argentinas se fusiona con Austral

    Otro paso diferente lo dio Aerolíneas Argentinas, que unió sus operaciones a la subsidiaria Austral, para tratar de sobreponerse a la crisis creada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. "Hemos decidido fusionar Aerolíneas y Austral", señaló el titular de la compañía aérea Pablo Ceriani, en las redes sociales.

    "El Estado invierte en su aerolínea de bandera porque genera beneficios económicos y sociales que multiplican la inversión realizada, pero ante una crisis tan profunda como la generada por la pandemia, aún las inversiones beneficiosas se ajustan a prioridades", señaló.

    El presidente de la aerolínea de bandera justificó así la fusión con Austral, compañía creada en 1957 y estatizada en 1980, que realiza solo vuelos nacionales. La unión de ambas aerolíneas, que operaban de manera independiente, aunque estaban bajo el mismo grupo, persigue una "mayor eficiencia operativa, permitirá un crecimiento más ordenado y generará un ahorro de millones de dólares", añadió Ceriani.

    Ayudas y más ayudas

    Mientras que en Europa y otras partes del mundo los gobiernos se esfuerzan en rescatar a sus principales compañías aéreas, como son los casos de Francia, Alemania y EEUU.

    A principios de mayo se supo que la Comisión Europea dio el visto bueno a Francia para conceder garantías estatales por valor de 7.000 millones de euros sobre los préstamos que deben proporcionar liquidez a Air France.

    "La industria de la aviación es importante en cuanto a los empleos y la conectividad. En el contexto del brote de coronavirus, Air France también ha desempeñado un papel esencial en la repatriación de ciudadanos y en el transporte de equipos médicos. Esta garantía francesa de 7.000 millones de euros y el préstamo para accionistas proporcionarán a Air France la liquidez que necesita con urgencia para resistir el impacto del brote de coronavirus", cita el comunicado a la vicepresidenta ejecutiva y comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

    En tanto, el Gobierno de Alemania ayudará Lufthansa —el grupo de aerolíneas más grande de Europa—, con una inyección de alrededor de 9.000 millones de euros a cambio de un 25% en el capital de la compañía.

    "Las condiciones [de la ayuda estatal] se están discutiendo actualmente. Una participación del Gobierno alemán en el capital social de la compañía también es parte de las negociaciones", indicaron fuentes de Lufthansa, citadas por diversas agencias.

    En su balance provisional del primer trimestre del año, Lufthansa reportó una pérdida operativa de 1.200 millones de euros. Según el director general de la compañía, Carsten Spohr, actualmente están perdiendo un millón de euros por hora, cada día, cada noche, cada semana.

    Uno de los países que más recursos ha destinado para evitar una catástrofe en la industria aérea es Estados Unidos, ya desde abril se comenzaron a distribuir unos 25.000 millones de dólares en subvenciones federales y préstamos, con la intención de evitar los despidos masivos y recortes de pagos a los trabajadores, por lo menos hasta octubre, aunque al parecer, tales montos no serán suficientes.

    ​Por ahora toca esperar para ver cuándo y cómo se recupera el planeta de esta pandemia y qué afectaciones deja en el sector aéreo que —según las previsiones—, parece destinado a sufrir una cuarentena mucho más larga que la del resto del mundo. Los más recientes datos de la IATA no son halagüeños y estiman que para recuperar los niveles del año pasado, las aerolíneas deberán esperar hasta 2023.

    Etiquetas:
    COVID-19, economía, coronavirus, pérdida, Aerolíneas Argentinas, Lufthansa, Avianca, avión
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook