En directo
    Economía
    URL corto
    22214
    Síguenos en

    Al utilizar una estrategia llamada 'sándwich holandés', las transnacionales logran ahorrar millones de euros en impuestos cada año. La herramienta de elusión fiscal debe su nombre a que es a los Países Bajos adonde las corporaciones envían las ganancias de sus subsidiarias, antes de que el dinero se devuelva a las cuentas de la empresa matriz.

    El clima fiscal en los Países Bajos, así como el espacio que ofrece a las empresas fantasma y la elusión fiscal, le cuesta al mundo unos 22.000 millones de euros cada año, según un informe de la Oficina de Análisis de Política Económica del país (CPB). Estos números, cabe destacar, son los más "modestos" con los que operan los analistas que estudian el sándwich holandés.

    Cómo funciona

    Las ganancias de una corporación transnacional son enviadas a empresas fantasma registradas en los Países Bajos, es decir, a oficinas, sucursales y filiales extranjeras en el país en las que no hay ni empleados, ni se lleva a cabo ninguna actividad real.

    "Como en la mayoría de los países europeos existen normas que dificultan el envío de las ganancias directamente a los paraísos fiscales, las empresas primero las trasladan a los Países Bajos, país que no está incluido en las listas de los [centros financieros] 'offshore', ya que no lo es", detalla Vladímir Dobrinin, en un artículo en el medio ruso Izvestia.

    Al llegar a los Países Bajos, los fondos son gravados. Pero ahí los impuestos son mucho menores que en el país de 'residencia' de la corporación. Además, no todo el valor está sujeto a impuestos, sino solo una cantidad minúscula restante en la cuenta para demostrar el funcionamiento de la empresa. El resto se transfiere a algún 'paraíso fiscal'. Esta transferencia no se puede evitar, ya que desde el punto de vista de la ley holandesa, no es ilegal.

    "[Es legal, pero] va en contra del espíritu de la ley. Las empresas fantasma que hacen posible esta transferencia no tienen otra función sino la de eludir los impuestos", subrayó Arjan Lejour, profesor de Economía en la Universidad de Tilburg y coautor del informe, a Trouw.

    El poder del cabildeo

    No es difícil entender por qué los Países Bajos no cambian sus leyes, después de todo el sándwich holandés es una forma legal del país de hacer dinero optimizando impuestos ajenos. Pero ¿por qué los Gobiernos de otros países no se dan cuenta de que les roban legalmente?, cuestionó Dobrinin. La respuesta la dio el propio columnista: los grupos de presión.

    "Los cabilderos de las corporaciones transnacionales logran impulsar las medidas necesarias en los Gobiernos de los Estados necesarios", apuntó Dobrinin.

    A día de hoy es una misión casi imposible encontrar una gran corporación occidental que opere en Europa y no envíe su dinero a empresas fantasma en los Países Bajos. Dichas empresas prácticamente no realizan ninguna actividad en el país, es decir, "no tienen empleados, no gastan fondos en la compra de materias primas, no producen bienes y, por lo tanto, no hay razón para aplicarles el IVA".

    De acuerdo con el Índice de Secreto Financiero (FSI) de 2020, los Países Bajos son "el hogar de casi 15.000 instituciones financieras especiales" que no son otras que las empresas fantasma que conectan la sede de transnacionales en países de origen y los destinos donde esconden las ganancias estas corporaciones.

    Según el FSI, estas instituciones financieras especiales son utilizadas para enviar aproximadamente unos cuatro billones de euros a través de los Países Bajos anualmente. El valor es de aproximadamente diez veces la renta nacional bruta del país.

    Más allá de las empresas fantasma en los Países Bajos, existen estrategias empleadas por las transnacionales para evadir los impuestos todavía más elaboradas, como es el caso del 'doble irlandés con sándwich holandés'. Esta técnica de elusión de impuestos implica el uso de una combinación de compañías subsidiarias tanto en Irlanda, como en los Países Bajos, para trasladar las ganancias a jurisdicciones con un nivel impositivo muy bajo.

    Etiquetas:
    Países Bajos, Unión Europea, evasión fiscal, impuestos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook