En directo
    Economía
    URL corto
    1171
    Síguenos en

    China seguirá siendo un proveedor fiable de tierras raras en el mundo, a pesar de todas las dificultades económicas que fueron causadas por la pandemia, considera el experto Mei Xinyu del Centro de Cooperación Económico-Comercial e Internacional ante el Ministerio de Comercio de China.

    Como tierras raras se denomina a aquellos metales y minerales que rara vez se pueden encontrar en estado natural. Hoy en día, son un componente esencial para la producción de dispositivos electrónicos como chips, transmisores, placas base y otros componentes cibernéticos. La industria militar también depende de los suministros de estas materias primas. Por ejemplo, los fuselajes de los aviones de combate se fabrican de las aleaciones que entre otros metales incluyen las tierras raras.

    China cuenta con los yacimientos más grandes en el mundo de estos valiosos elementos. Esta es la razón por la que ahora el país asiático se atribuye el 95% de todos los envíos a nivel mundial.

    En febrero, la respectiva industria se vio fuertemente afectada por la expansión de la pandemia y como consecuencia funcionó solo al 20% de su capacidad, informó el periódico chino The Global Times.

    La crisis sanitaria también ha afectado su demanda, pero la perspectiva sigue siendo alta. Si bien en el primer trimestre de 2020 sus exportaciones sufrieron una leve caída del 2,3%, respecto al mismo período del 2019, la dinámica para marzo muestra una subida del 19,2%, según reflejan los datos de la Dirección General de Aduanas de China.

    La estadística de marzo señala que no habrá interrupciones en los suministros. Si bien, la industria experimentó ciertos problemas a raíz de la expansión del coronavirus, la producción de las tierras raras en China se va poco a poco recuperando, recalcó a Sputnik, el experto Mei Xinyu del Centro de Cooperación Económico-Comercial e Internacional ante el Ministerio de Comercio de China.

    "Las exportaciones chinas de tierras raras en el primer trimestre se redujo ligeramente. (...) Sin embargo, creo que en el futuro no habrá problemas por parte de China como proveedor de esta materia prima. En cualquier caso, el país asiático sigue siendo una base de producción fiable, quizás el centro de fabricación de mayor confianza".

    Dado que la epidemia comenzó a extenderse en otros países más tarde que en China, el efecto causado por la crisis sanitaria sobre la producción de estos metales en otros Estados solo podrá evaluarse a finales del segundo trimestre.

    Si antes de la expansión del coronavirus el mundo se preocupaba solo por la estabilidad de la oferta de tierras raras, ahora, puede surgir una escasez de la demanda debido a las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales. En particular, es posible que surja una situación paradójica en la que los fabricantes de los imanes reciban sus tierras raras, pero no se les suministren las cajas para guardar sus productos. Esta situación podría afectar aún más la demanda en el mercado global, advirtió Mei Xinyu.

    "Si la reducción de la demanda resultase significativa, China no podría compensarla por sí sola. Y esto, con toda certeza afectará en gran medida a la industria. (...) En tales circunstancias, los proveedores más pequeños de otros países reducirían aún más su presencia en el mercado global, o incluso dejarían de funcionar por completo. Como resultado, la participación de China en las cadenas de suministro de tierras raras podría aumentar", concluyó.

    Por si fuera poco, se espera que Pekín amplíe las cuotas impuestas a la extracción de las tierras raras. El país asiático utiliza estas herramientas para regular la producción de los metales valiosos dado que su extracción sobrante es capaz de causarle daño a la ecología. Por ello, China controla estrictamente los suministros para equilibrarlos con la demanda existente en el mercado.

    Sin embargo, los yacimientos de estas materias primas existen no solo en China. Su extracción y procesamiento posterior forman parte de un proceso tecnológico muy complejo que tarda un tiempo en ajustarse. China, a su vez, busca organizar todo el ciclo industrial de tal manera que todos los procesos se realicen en su territorio. Los resultados de su trabajo pueden apreciarse ahora mismo dado que de entre 3.000 y 4.000 toneladas de los concentrados de tierras raras que se extraen en California se envían mensualmente a China para procesarse allí.

    Etiquetas:
    tierras raras, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook