En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    Turbulencias en los mercados tras el derrumbe de los precios del petróleo (105)
    0 403
    Síguenos en

    Al hundimiento de los precios del petróleo siguen movimientos de carácter estratégico. Los tanques de almacenamiento no dan más de sí y las principales plazas bursátiles siguen arrojando pérdidas. Fondos soberanos saudíes empiezan a comprar participaciones en petroleras europeas, la española Repsol incluida.

    El turbulento mercado petrolero parece entrar en una nueva fase tras el acuerdo pactado el 10 de abril entre la OPEP y Rusia para reducir su producción de crudo hasta 10 millones de barriles diarios. Los precios de la principal fuente de energía del mundo han caído en las últimas horas a su mínimo desde 1998 (el barril West Texas de referencia en EEUU incluso cotiza en negativo) y todavía no se percibe el recorte acordado. Los mercados siguen a la baja y las cotizaciones de las compañías energéticas están por los suelos, habida cuenta del menor consumo de energía durante la etapa de confinamiento. En España, la petrolera Repsol ha perdido casi el 44% de su cotización en lo que llevamos de año, un escenario propicio para los inversores extranjeros, resueltos a comprar acciones a la baja.

    Es el caso de Public Investment Fund (PIF), el fondo soberano de Arabia Saudí, que en las últimas semanas ha dedicado 1.000 millones de dólares (unos 900 millones de euros) a comprar participaciones de varias compañías europeas, aprovechando sus desplomes en bolsa. Este fondo maneja más de 300.000 millones de dólares en activos (Uber, Softbank o la empresa de cruceros Carnival, por ejemplo). Y ahora, a la holandesa Royal Dutch Shell, la italiana Eni o la francesa Total cabe añadir también Repsol, si bien el monto final de la inversión saudí no parece significativo, pues en caso de ser superior a un 3%  la compañía española tendría que haber comunicado la operación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cosa que no ha hecho. En la actualidad, el principal inversor la petrolera española es la constructora Sacyr con un 8%, seguida de la empresa estadounidense de servicios financieros JP Morgan (6,85%).

    Un año negro

    La Agencia Internacional de la Energía advirtió hace unos días de la gravedad de la situación: sin demanda y con unos depósitos en lo que no cabe ni una gota más, todo apunta a que 2020 será el peor año de la historia del petróleo. Porque si la demanda a nivel global ha descendido en torno a un 30%, la reducción pactada entre la OPEP, Rusia y otros países supone apenas un 10%. Es decir, el descuadre sigue siendo muy amplio aun cuando EEUU y otros estados resten otro 5% menos.

    EEUU conjuga la actual situación con el vuelco experimentado en los últimos años; en menos de una década ha pasado de ser el mayor importador a exportar petróleo y gas a raudales, al tiempo que se aseguraba su soberanía energética. Pero con un barril exageradamente barato, su industria de extracción por fracking (fracturación hidráulica) no puede aguantar mucho más, ya que es un procedimiento más caro y las propias compañías están endeudadas. Es una situación en la que ya antes de la etapa de confinamiento se vislumbraban quiebras masivas y despidos.

    Por el momento y pese a haber perdido su condición de primer productor mundial en beneficio de EEUU, Arabia Saudí se ha erigido como el actor más capaz de aguantar en un entorno de precios bajísimos. El fracking es la clave del liderazgo productor estadounidense, pero a un precio que le reporta sufrimiento. Y Rusia ha mostrado mayor fortaleza de la augurada por los analistas. Pero este cuadro es de transición y los equilibrios aún habrán de variar, habida cuenta de que China parece ser el primer país que pondrá a funcionar su economía tras superar la pandemia de COVID-19.

    España, EEUU y el gas

    El país ibérico ya no tiene a Argelia como principal suministrador de gas, sino a EEUU con su gas de esquistos. Tal vez las ganancias de unas empresas de fracking ayuden a sostener las pérdidas de otras. "Todo está muy interrelacionado", recuerda a Sputnik el geólogo Alfonso Yébenes, quien explica que "la auténtica guerra se está librando en la historia del petróleo, que tiene muchas claves". El petróleo de Oriente Próximo sigue pujando por tener una salida, pero Yébenes recuerda un dato demoledor:

    "A EEUU le sobra gas, no petróleo. Hay más de 4 millones de perforaciones de fracking en su territorio. Su jugada es de futuro".

    "Estados Unidos, aunque no tiene suficiente petróleo líquido, sí que puede  abastecerse de sobra con el que obtiene [por destilación] de las pizarras bituminosas", continúa. "Es decir, puede autoabastecerse de petróleo entendido como fuente de energía, pero no como materia prima", explica este exprofesor de Estratigrafía y Sedimentología de la Universidad de Alicante, quien recuerda que casi todas las industrias del mundo dependen de los derivados del petróleo. "El precio mínimo del petróleo para que el fracking sea rentable son 60 dólares. Es decir, EEUU no puede exportar ahora, pero sí autoabastecerse".

    ¿Objetivo el fracking?

    El petróleo extraído mediante esta técnica ha propiciado que Arabia Saudí perdiera entre el 40% y el 60% de su mercado en EEUU. ¿Pergeñaron entonces los saudíes una estratagema para librarse de su competidor? El caso es que es justo en esta situación cuando el capital saudí comienza a hacer incursiones bursátiles.

    El economista Daniel Lacalle ya declaró a Sputnik que el presupuesto saudí a tal efecto es limitado. Los estadounidenses no permitirían que Arabia Saudí tomase posiciones en acciones de empresas norteamericanas, y tampoco China. "En cualquier caso, ni Arabia Saudí tendría capital para introducirse de manera relevante en el mercado, en las empresas de petróleo de esquisto, ni tampoco sería la solución", afirmó. En el pasado, el país árabe experimentó un aumento de su déficit y de su deuda en las ocasiones que accedió a participar en las "guerras de precio".

    Una partida a cuatro

    "Hay que entender que este escenario tiene cuatro vértices: el golfo Pérsico, EEUU, Rusia y China. Y la partida que se está jugando es muy sofisticada", señala el geólogo Alfonso Yébenes, también con dilatada experiencia profesional en grandes petroleras. "Si algo aprendí de mi experiencia en Exxon no fueron sólo cosas relacionadas con el petróleo o el gas, también con la política", subraya.

    Yébenes, también catedrático de Biología durante su etapa como profesor en enseñanzas medias, destaca el hecho de que en las grandes energéticas las estrellas no son los geólogos, sino economistas y hasta psicólogos. "A mí me pilló la Guerra del Yom Kipur [1973] en Exxon y sé que se provocó porque interesaba que estallase. De hecho, las ganancias de la compañía se multiplicaron por ocho en un mes", asevera. "La gente no lo sabe, pero la industria de la informática y la informatización de las empresas se desarrolló gracias a las petroleras. Yo en 1972 ya tenía un ordenador en el despacho y teléfono móvil, que era como un zapato de grande".

    "Son todo jugadas a medio plazo y la de los saudíes cabe interpretarla así, porque, quizá piensen que dentro de un año esto vuelva a pegar un subidón tremendo. Y a EEUU le sobra gas, no petróleo", afirma Yébenes.

    "Quiero decir, lo que a corto plazo puede parecer que no tiene explicación, sí que lo tiene a medio o largo. Otro dato es que no se conocen realmente las reservas de China, aunque en los últimos tiempos crecieron mucho". Este geólogo se muestra convencido de que el petróleo volverá a subir de precio, "porque es un recurso limitado, hay el que se creó, no más. Y la electricidad, tanto que se habla ahora del cambio de modelo energético, hay que producirla". Según él, los propietarios de las energías del futuro son las grandes empresas de hidrocarburos. "A mí en Exxon ya me mandaban a Bolivia en los años setenta a buscar cobre. Es decir, una petrolera controlando una materia prima para la electricidad", subraya.

    "Lo que hace que la jugada ahora sea compleja es que antes EEUU manejaba todos los hilos y ahora no, es un pulso con más actores. Y las inversiones de los saudíes, aunque parezcan pequeñas, son importantes. Y la jugada sigue, porque los hidratos de metano aún los tienen por ahí guardados, sólo Japón ha tirado un poco de ellos", concluye.
    Tema:
    Turbulencias en los mercados tras el derrumbe de los precios del petróleo (105)
    Etiquetas:
    inversiones, inversión extranjera, Arabia Saudí, bolsa de valores, bolsa, Repsol, extracción de petróleo, OPEP, reservas de petróleo, petróleo de esquisto, petróleo, precio del petróleo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook