En directo
    Economía
    URL corto
    18515
    Síguenos en

    La pandemia las tiene todas para cambiar el orden económico y financiero global para siempre, según apuntan varios eminentes economistas. La globalización y el mercado laboral serán las víctimas más afectadas por la expansión del coronavirus.

    El ganador del premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, de la Universidad de Columbia, recordó que en un mundo globalizado donde las fronteras no importan, siempre podríamos recurrir a otros países si algo sucediera en el nuestro. Ahora, las fronteras de repente pasaron a importar más para los Estados a medida que tratan de afrontar la escasez de máscaras y equipos médicos y luchan por conseguir suministros. 

    Cuando nada favorece la globalización

    Hasta la fecha las empresas solían buscar a los fabricantes que les podían ofrecer el menor costo para cada eslabón de su cadena de suministro. Aunque lo hacían con el objetivo de hacer que su negocio fuese aparentemente más eficiente, finalmente resultaron estar miopes, destaca el economista, citado por la revista estadounidense Foreign Policy.

    "Construimos un sistema que claramente no es resistente, insuficientemente diversificado y vulnerable a las interrupciones. Mientras que este sea el caso, los países tendrán que esforzarse por alcanzar el mejor equilibrio entre aprovechar la globalización y un grado necesario de autosuficiencia", recalcó. 

    Algunos políticos podrán utilizar los temores a las fronteras abiertas para imponer más restricciones proteccionistas al comercio con la excusa de restablecer la autosuficiencia nacional, supuso la principal economista del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath. 

    Foto común de los líderes participantes en la cumbre del G20 en Buenos Aires, 31 de noviembre de 2018
    © AP Photo / Ricardo Mazalan
    Foto común de los líderes participantes en la cumbre del G20 en Buenos Aires, 31 de noviembre de 2018

    Los mercados emergentes que han respetado la globalización, abriéndose constantemente a los flujos de capitales, podrán volver a imponer controles fiscales mientras que luchan por protegerse de las fuerzas desestabilizadoras causadas por el repentino estancamiento de la economía global. 

    Los temores de la gente común amenazan con echar más leña al fuego si esta decide reevaluar sus riesgos individuales, reduciendo sus viajes a plazos indefinidos. De estas manera revertirán la movilidad internacional, que ha ido aumentado durante medio siglo.

    "Ahora, solo los líderes mundiales son capaces de prevenir este desenlace y preservar el espíritu de unidad internacional que nos ha mantenido unidos durante más de 50 años", enfatizó.

    El deterioro global 

    Según Adam Posen, presidente del Instituto Peterson para Economía Internacional, la pandemia empeorará las cuatro condiciones económicas que existieron antes de la crisis sanitaria. Estas condiciones son:

    • el estancamiento;
    • la desigualdad;
    • la dependencia del dólar;
    • el nacionalismo económico.

    El estancamiento secular, caracterizado por una combinación de baja productividad, el rendimiento escaso de la inversión privada y la deflación, aumentará aún más a medida que la gente se mantenga reacia al riesgo y pase a ahorrar más recursos después de la pandemia. Como resultado, este desenlace afectará a la demanda y a la innovación. Mientras tanto, la brecha entre los países ricos durante su resistencia a la crisis sanitaria seguirá ensanchándose aún más. 

    Si bien EEUU podría empezar a ser menos atractivo para la inversión, el mundo continuará dependiendo demasiado del dólar, moneda que utilizará para mantener la financiación y el comercio. Esta dependencia podrá justificarse por la seguridad de la divisa estadounidense y el aparente riesgo relacionado con la inversión en las economías en desarrollo. La insatisfacción general por ese estado de las cosas continuará. 

    Los bancos les toman la delantera a los políticos

    El caos provocado por la pandemia podría dejar unas cicatrices muy profundas en la economía global. En estas circunstancias los bancos centrales se verán obligados a romper sus propias reglas para afrontar los desafíos existentes, considera el profesor de la Universidad Cornell Eswar Prasad. 

    Algunos de los reguladores financieros ya han cambiado de plan. Por ejemplo, con el objetivo de fortalecer los mercados la Reserva Federal de EEUU ha pasado a comprar activos y ha provisto de liquidez a otros bancos centrales. El Banco Central Europeo ha anunciado un apoyo "sin límites" al euro y declaró que compraría masivamente los bonos gubernamentales y los corporativos, así como otros activos. El Banco de Inglaterra pasó a financiar directamente el gasto público. 

    La estatua de águila cerca de la Reserva Federal de EEUU
    La estatua de águila cerca de la Reserva Federal de EEUU

    "En su día considerados cautelosos y conservadores, los banqueros centrales han demostrado que pueden actuar con agilidad, audacia y creatividad en tiempos convulsos. Incluso cuando los líderes no quieren coordinar sus políticas a través de las fronteras, los banqueros centrales pueden actuar en el concierto", aseveró.

    Sin embargo, Prasad subrayó que en el futuro los bancos podrían llegar a lamentar haber adoptado un papel tan grande tras haber generado expectativas poco realistas.

    La economía global nunca será como antes

    Cuando comenzaron los cierres, el primer impulso fue buscar analogías históricas, de acuerdo con el director del Instituto Europeo de la Universidad de Columbia, Adam Tooze. 

    "¿1914, 1929, 1941? Desde entonces, lo que ha salido a la luz cada vez con una mayor intensidad es la novedad histórica del 'shock' que estamos viviendo ahora. Hay algo nuevo bajo el sol. Y es horrible", advierte el experto.

    Hoy en día muchos países se enfrentan a un shock económico mucho más profundo y más salvaje de lo que jamás han experimentado antes, según Tooze. 

    En el comercio al por menor, que ya está bajo una fuerte presión a manos de la competencia, el cierre temporal puede resultar terminal para las tiendas que no volverán a abrir. Para millones de trabajadores y propietarios de pequeñas empresas las consecuencias causadas por la pandemia serán catastróficas. Con todo eso, cuanto más tiempo se mantenga el cierre, más profundas serán las cicatrices y más lenta será la recuperación económica, considera el profesor.

    "Desde la crisis financiera de 2008, se ha hablado mucho sobre la necesidad de atravesar una incertidumbre radical. Ahora, sabemos cómo lo es. Estamos vislumbrando el mayor esfuerzo fiscal desde la Segunda Guerra Mundial, pero ya está claro que este puede ser insuficiente. Hay pocas ilusiones sobre las acrobacias sin precedentes que están realizando los bancos centrales", concluyó.

    A su vez, la profesora de la Escuela de Negocio Haas de la Universidad de California Laura D'Andrea Tyson advierte que la pandemia y la recuperación posterior acelerarán la digitalización y la automatización del trabajo, tendencias que han erosionado los empleos que requieren habilidades medias y han llevado a que aumenten los de habilidades altas. 

    Una protesta celebrada en Milán antes de la cumbre de la UE durante la cual los líderes tuvieron que abordar el problema de desempleo
    © AP Photo / Giuseppe Aresu
    Una protesta celebrada en Milán antes de la cumbre de la UE durante la cual los líderes tuvieron que abordar el problema de desempleo

    Los cambios en la demanda configurarán la futura estructura del PIB. Si bien la participación de los servicios en la economía seguirá aumentando, los que se prestan en persona disminuirán y sobre todo en el comercio minorista, la hostelería, el turismo, la educación y el gobierno. Muchos empleos de atención al cliente, de bajos salarios y baja calificación proporcionados por empresas pequeñas no volverán con la recuperación final

    "Sin embargo, los trabajadores que brindan servicios esenciales como la policía, los bomberos, la atención médica, la logística, el transporte público y los alimentos tendrán una mayor demanda en el mercado laboral, creando nuevas oportunidades y aumentando la presión para que se suban los salarios y mejoren los beneficios", concluyó la experta tras recordar que tradicionalmente los empleados de estos sectores han cobrado salarios bajos. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook