En directo
    Economía
    URL corto
    11320
    Síguenos en

    El GNL estadounidense está perdiendo clientes en Europa. La semana pasada dos empresas españolas no aceptaron los envíos, puesto que con la caída de los precios, les resultó más rentable pagar una multa. Según los expertos, las empresas rusas están ganando en las actuales condiciones del mercado.

    Pagar la multa es más rentable

    Las empresas españolas Repsol SA y Endesa SA rechazaron dos lotes de gas que iban a comprarle a Cheniere Energy, y tendrán que pagarle a su socio estadounidense.

    Pero Cheniere no vende el gas mismo, sino servicios de licuefacción. Los clientes tienen que pagar por estos servicios, tomen o no el GNL.

    El precio de la planta de Corpus Christi, donde Repsol y Endesa iban a obtener su gas licuado, era de 3,5 dólares por MMBtu, informa la agencia Bloomberg. Es decir, las empresas españolas perdieron varias decenas de miles de dólares. Sin embargo, evitaron unas pérdidas más grandes.

    Además del gas propio, los compradores de GNL estadounidense tienen que pagar adicionalmente por la licuefacción y el transporte a Europa. Como resultado, el combustible le costaría a las empresas españolas dos veces más que en la bolsa de gas europea TTF.

    Así, al renunciar al GNL estadounidense en favor de los suministros del mercado europeo, Repsol y Endesa se han ahorrado cientos de miles de dólares, señala Maxim Rúbchenko, columnista de la edición en ruso de Sputnik.

    Una crisis larga

    Los expertos están seguros de que otras empresas europeas seguirán el ejemplo de los españoles.

    "La diferencia entre los precios del gas en Estados Unidos y Europa casi ha desaparecido, y era cuestión de tiempo hasta que alguien comenzara a rechazar la carga", escribió Nikos Tsafos de CSISEenergy en Twitter. 

    Cheniere Energy informó que está aplazando la puesta en marcha de la tercera línea de la planta de licuefacción de gas de Corpus Christi, con una capacidad de 9,5 millones de toneladas, por un período indefinido, "hasta que haya suficientes acuerdos comerciales".

    El retraso promete ser largo. Según los expertos, las exportaciones estadounidenses no serán rentables al menos hasta el otoño boreal.

    "Los suministros de gas licuado tendrán que ser suspendidos por siete meses", advierten los analistas de BloombergNEF.

    No obstante, es un pronóstico optimista. Muchos creen que la situación seguirá siendo desfavorable para los estadounidenses durante dos o tres años hasta que el mercado sienta las consecuencias de la congelación de muchos proyectos de gas. El número de nuevas plantas de GNL disminuirá drásticamente en 2021-2024, y el desequilibrio entre la oferta y la demanda se reducirá, observa Rúbchenko.

    Por su parte, el analista principal de OTC Global Holdings Campbell Faulkner asegura que los precios del gas no se recuperarán hasta muchos años más tarde, hasta que la mayoría de las centrales eléctricas de carbón del mundo pasen al gas.

    "Es necesario construir más plantas de energía de gas en EEUU y en el extranjero para aliviar el actual exceso de combustible. Hasta entonces, simplemente no habrá suficiente espacio en el mercado para todos los proveedores ", dijo en comentarios a la agencia Bloomberg.

    Gazprom está ganando

    Según los analistas, la situación actual del mercado es la menos problemática para las empresas rusas.

    "Gazprom ha tenido mucho éxito al introducir una plataforma de ventas electrónica, que ha aumentado significativamente la flexibilidad de las ventas al contado, y por lo tanto ha atraído a nuevos clientes", dijo Samer Mosis, analista principal de gas de S&P Global Platts, durante su discurso en el Foro de Petróleo y Gas de febrero en Londres.

    Hablando del gas licuado ruso, Mosis señaló que "se vende en Europa a uno de los precios más bajos de GNL en el mundo: menos de dos dólares por millón de unidades térmicas británicas. (…) Esto convirtió a Rusia en el segundo proveedor de Europa después de Catar el año pasado".

    Desmond Wong, editor de la revista European and Atlantic Basin LNG, opina, a su vez, que la ventaja económica es más fuerte que la demagogia de los políticos que llaman a los europeos a renunciar a los suministros baratos de Rusia en favor del caro GNL estadounidense.

    "En Bruselas, siempre habrá voces con motivaciones políticas que pidan más importaciones de GNL de Estados Unidos. Pero los servicios públicos, los encargados de la cartera y los comerciantes dirán 'solo tiene sentido económico para nosotros tomar la fuente más barata de gas para entregarlo a nuestros clientes'", concluyó.
    Etiquetas:
    crudo, mercado, Europa, competencia, suministros, venta, Rusia, España, EEUU, GNL
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook