En directo
    Economía
    URL corto
    4422
    Síguenos en

    Una escalada adicional de las tensiones entre EEUU e Irán podría impulsar aún más los precios del oro, opinan los analistas del banco Goldman Sachs. Mientras tanto, el petróleo tenderá a la baja en las próximas semanas, pronostican.

    El pasado 6 de enero, los mercados respondieron a la escalada de tensión en Oriente Medio con unos precios récord. El oro se disparó hasta un máximo en siete años de unos 1.588 dólares por onza, mientras que el petróleo superó los 70 dólares por barril.

    Según Goldman Sachs, el oro es el activo a comprar en tiempos de luchas geopolíticas y es mejor que el petróleo. 

    "El oro ofrece mayor seguridad que el petróleo en épocas de disputas geopolíticas", explica Jeffrey Currie, jefe de investigación en materias primas de Goldman Sachs.

    Los analistas explican que el aumento de las tensiones geopolíticas lleva a mayores precios del oro cuando son lo suficientemente graves como para causar desvalorización de las monedas. Por lo tanto, las tensiones entre EEUU e Irán fortalecerían más el metal.

    "El oro tuvo un buen rendimiento durante la Guerra del Golfo y después de los atentados del 11 de septiembre, por lo tanto un aumento en las tensiones entre Estados Unidos e Irán puede disparar el precio del mismo", añaden.

    Por ahora, los analistas estiman que el metal costará unos 1.600 dólares por onza, pero si las tensiones se acrecientan, el precio subirá.

    No obstante, el caso del petróleo es diferente. Los expertos advierten que existe el riesgo de que el petróleo baje en las próximas semanas, puesto que los precios ya están cotizando por encima del valor razonable de 63 dólares por barril, a lo que se suman los riesgos geopolíticos.

    "La variedad de escenarios potenciales es muy grande: van desde perturbaciones a la oferta de petróleo o incluso la destrucción de la demanda de crudo, escenarios que tendrían un impacto negativo en los precios del petróleo", analizan.

    Al mismo tiempo, los expertos de Goldman Sachs admiten que no es seguro que las potenciales represalias de Irán se enfoquen en activos de producción de petróleo.

    Las tensiones entre EEUU e Irán crecieron después de que EEUU asesinara al general iraní Qasem Soleimani en un ataque aéreo lanzado en la capital iraquí el 3 de enero. En respuesta, el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, prometió tomar represalias por la muerte del oficial. El presidente estadounidense, por su parte, amenazó con bombardear el territorio iraní.

    Etiquetas:
    Irán, EEUU, tensiones, precios, petróleo, oro, mercado, economía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik