11:04 GMT +314 Diciembre 2019
En directo
    Partículas de litio brillan en la superficie de un mineral

    La 'Arabia Saudí' de América Latina: ¿está el litio detrás del golpe en Bolivia?

    © AP Photo / Petr David Josek
    Economía
    URL corto
    6424
    Síguenos en

    El litio se convirtió en un metal estratégico en cuestión de pocos años luego del impulso global que tomó el desarrollo de automóviles eléctricos. La demanda en China, la UE y EEUU es enorme, razón por la que ya se desarrolla una geopolítica por parte de los Estados interesados para asegurarse el control sobre sus suministros.

    La industria automovilística global espera incrementar la producción de autos eléctricos en la siguiente década mientras que muchos Gobiernos demandan bajar las emisiones de dióxido de carbono. Estos planes harán que el litio pase a ser una materia prima tan estratégica como el petróleo, dado que es el componente clave en las baterías de iones utilizadas para estos vehículos.

    Por ejemplo, la batería del auto eléctrico Model S de Tesla requiere 63 kilogramos del carbonato de litio. Esto es suficiente para alimentar aproximadamente 10.000 teléfonos celulares.

    Además, las reservas de litio se concentran en un número de países limitado. En los últimos años, China ha puesto a Bolivia en su punto de mira a pesar de que es más complicado extraer este metal en su territorio, apunta Engdahl. Distintos expertos estiman que las reservas de litio de Bolivia son las más grandes en el mundo. Solo en el salar de Uyuni, las reservas de litio se contabilizan entre nueve y 21 millones de toneladas, según varios estudios. Es una de las razones por las que el autor del artículo califica a Bolivia como "la Arabia Saudí del litio".

    En febrero de 2019, el Gobierno de Evo Morales firmó un acuerdo con el productor chino TBEA que tendría que hacerse con la participación del 49% en una empresa conjunta fundada con la compañía estatal boliviana YLB. Este acuerdo estimado por un valor de 2.300 millones de dólares tenía como objetivo producir litio y otros materiales en el salar de Coipasa y la caldera Pastos Grandes.

    Hoy en día, entidades chinas controlan aproximadamente la mitad de la producción global del litio y un 60% de la capacidad de baterías eléctricas. Por ello, los analistas de Goldman Sach predicen que en una década China podría producir el 60% de todos los vehículos eléctricos en el mundo.

    Esta perspectiva preocupa a EEUU que es otro gran actor en el mercado global de litio. Igual que las empresas de China, la estadounidense Albemarle realiza trabajos en minas situadas en Australia y Chile. Lo que está claro es que las tensiones entre Washington y Pekín escalarán posiblemente como causa de los planes económicos del país asiático de controlar las reservas clave de litio, destaca Engdahl en su artículo para la revista New Eastern Outlook.

    "El reciente golpe de Estado que empujó a Evo Morales a asilarse en México tiene huellas dactilares de Washington. (...) El asunto crucial, entre otros, será si el futuro Gobierno de Bolivia anulará o no los acuerdos alcanzados con las empresas chinas acerca del desarrollo de las minerías de litio", se pregunta el autor.

    A su vez, Vadim Tarasov, profesor ruso de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Rusia confirmó a Sputnik que los yacimientos de litio tienen una suma importancia para Bolivia en el actual bum de consumo de productos hechos de este metal. Estos productos, explica el experto, son cloruro, carbonato e hidróxido de litio monohidrato.

    "Chile, Bolivia y otros países de América Latina son famosos por sus reservas de litio. Allí, las materias primas tienen una concentración muy alta de este metal. (...) Es probable que este hecho sirviera como un empuje adicional a lo ocurrido" en Bolivia, aseveró.

    Etiquetas:
    litio, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik