En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    0 03
    Síguenos en

    Ser mujer u hombre no da lo mismo a la hora de enfrentar una recesión. Las diferencias son notables en cualquier parte del mundo y Argentina no es la excepción. Sobre ello Sputnik dialogó con las economistas Josefina Marcelo y Mariana Álvarez Massi.

    Madre soltera, joven o jubilada, es ella la primera en sufrir los rigores de la crisis, la primera en ser despedida, la que tiene una jubilación más baja, la que tiene que recorrer comercios para buscar el pan más barato. 

    Por eso, no sorprende que las mujeres argentinas sean las protagonistas en reclamar al Gobierno medidas para paliar la gravísima crisis económica que azota al país rioplatense.                    

    Así se vio cuando, el 18 de septiembre, el Parlamento argentino aprobó la ley de emergencia alimentaria. El documento prevé el desembolso de 8.000 millones de pesos (140 millones de dólares) para sostener un aumento del 50% de los planes sociales alimentarios. 

    "Si observamos qué pasó con las movilizaciones acerca del proyecto, se puede ver que fundamentalmente fueron marchas protagonizadas por mujeres", apuntó en diálogo con Sputnik la economista argentina Mariana Álvarez Massi. 

    El motivo de tal participación diferenciada radica "en el lugar aún central que cumplen [ellas] para garantizar esos alimentos", agregó. 

    Cartel que anuncia la exención de IVA a algunos productos en un supermercado argentino
    © Sputnik / Florencia Cremonese
    Cartel que anuncia la exención de IVA a algunos productos en un supermercado argentino

    Esto se redimensiona en el caso de los hogares monoparentales, que representan el 27% de los que tienen menores a cargo en el país, de acuerdo a la Encuesta sobre la Estructura Social publicada en el libro La Argentina en el siglo XXI. El 85% de esos hogares es conducido por mujeres. 

    "Claramente hay algo para decir respecto a las mujeres y el modo diferencial en el que nos afecta esta crisis", agregó Álvarez Massi. Además del acceso a alimentos, las mujeres son proporcionalmente más dañadas que los hombres por la recesión que azota al país. Y hay algunos aspectos en que este fenómeno se evidencia. 

    Menos por lo mismo

    A nivel mundial las mujeres reciben remuneraciones 20% menores que los hombres por realizar la misma tarea, según arroja el Informe Mundial sobre Salarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Sin embargo, en Argentina esa brecha promedio es todavía mayor, y ha aumentado aún más desde que comenzó la crisis.

    De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) de Argentina, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en el primer trimestre de 2018 era de 26,4% mientras que para el cuarto trimestre del mismo año alcanzó el 30%. 

    A criterio de la economista Josefina Marcelo, la mayor distancia salarial entre uno y otro sexo tiene que ver "con los sectores en los que tradicionalmente nos insertamos las mujeres". Caracterizados por el menor reconocimiento social, los sectores de humanidades, educación y cuidados (del hogar, por ejemplo) tienden a ser más vulnerables a nivel salarial. 

    Recortes

    De acuerdo a la Encuesta Permanente de Hogares, elaborada por el INDEC, en 2018 el 70% de las actividades domésticas en los hogares argentinos fueron realizadas por mujeres. A esta realidad hay que sumarle las horas de cuidado de niños y adultos mayores, que también siguen siendo mayoritariamente tarea de ellas, en más de 64%.  

    En este sentido las políticas de recorte impulsadas por el Gobierno en tiempos de caída de la actividad económica impactan con especial énfasis en las mujeres, señaló Marcelo.

    "Por ejemplo, si a vos te recortan la seguridad social, la salud, o te recortan cuestiones de educación, esto afecta más a las mujeres. Si ponés una cuota de presentismo, las que faltamos en general cuando algún niño se enferma somos las mujeres. Si se recorta salud o se recorta educación, las que tenemos que asumir esa carga, que no está haciendo el Estado, somos nosotras", explicó la economista.

    Desempleo

    En el primer trimestre de 2019, Argentina registró -por primera vez desde 2006- una tasa de desempleo de dos dígitos al alcanzar al 10,1% de la población. Así lo reveló el INDEC el pasado mes de junio. Tal porcentaje es un promedio del desempleo masculino que llegó al 9,2% y del femenino que se elevó a 11,2%. Del total de desempleadas en ese lapso, el 23% eran menores de 30 años. 

    "Siempre hubo una brecha de género en lo que tiene que ver con el desempleo pero cada vez que esta tasa aumenta -como en casi todas las crisis- aumentan también las brechas. No es que sigue siendo la misma brecha, por lo menos en lo que tiene que ver con los últimos años, sino que estas crecen", apuntó Marcelo. 

    En lo que refiere al empleo informal, un reporte de abril de 2019 del Observatorio de la Deuda de la Universidad Católica de Argentina arrojó que las mujeres tienen un 50% de posibilidades más que los hombres de terminar trabajando en el sector microinformal. A esto se añade que tienen 40% menos posibilidades que los varones de acceder a un empleo en la completa formalidad. 

    Pobreza

    En América Latina la pobreza tiene cara de mujer y de niños, y Argentina es un ejemplo de esta realidad. En el país, 46,8% de los menores de 14 años son pobres, y los hogares de los que provienen son mayoritariamente monoparentales de jefatura femenina. 

    Asimismo, un 34% de los hogares biparentales está por debajo de la línea de pobreza; el porcentaje asciende a 60% cuando se trata de familias en que la única progenitora a cargo es la mujer. Este dato contrasta fuertemente con el de los hogares en el que el adulto a cargo es hombre, en cuyo caso el porcentaje en la pobreza es de apenas 6%. 

    "Cuando miras los números de pobreza, ves que aumentó [34% en el primer trimestre de 2019], y también lo hizo la feminización de esa pobreza. O sea, hay más proporción de mujeres pobres. Lo mismo indigentes", explicó Marcelo. 

    Hijas de la deuda

    "Otra cuestión importante tiene que ver con el endeudamiento", señaló Álvarez Messi. A su juicio, el modelo económico propuesto por Cambiemos (partido del presidente argentino, Mauricio Macri) funciona en base a endeudar el país.

    "Tiene su correlato en términos de endeudamientos de las familias. Una situación que, además, es bastante grave cuando las tasas de interés son altas", aseveró.

    Mientras que las tasas de interés rondan el 80%, ascienden a porcentajes mucho más altos en el caso de los préstamos a los que acceden las familias, de acuerdo a la economista. Son "préstamos usurarios que usan como forma de paliar esta crisis que no genera empleo, y que hace que los precios crezcan a un ritmo vertiginoso", agregó la economista. 

    Por su parte, la también economista Patricia Laterra, se refirió a otra de las aristas del endeudamiento y sus consecuencias en la vida diaria de la población: los compromisos realizados con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

    "Hoy hay implicancias colaterales de las políticas de austeridad que fueron realizadas ante el compromiso de recibir el mayor endeudamiento entregado por el FMI en su historia. Ese endeudamiento nunca se transformó en dinamizador del sistema productivo, tampoco de la inversión y la creación del empleo. Y como pudimos ver hace algunas semanas ante la corrida bancaria, tampoco fue una herramienta que haya fortalecido el sistema financiero", sostuvo.

    En cambio, la mayor parte del préstamo ha sido fugado por los grandes capitales concentrados, "gracias a las políticas de desregulación del sistema financiero que aplicó este Gobierno".

    ¿Y qué tiene eso que ver con las mujeres? 

    De acuerdo a Laterra, son las mujeres (junto a minorías como los migrantes, o la comunidad LGBT), las principales usuarias de las políticas sociales recortadas o eliminadas. 

    "Son las mujeres las que, principalmente, se encargan de proveer y solucionar los problemas en torno a la salud o la educación. Así como también lo son en el caso de la provisión de agua, el alcantarillado y los servicios sanitarios en los hogares. El recorte presupuestario en estas áreas, hace que las mujeres individual o comunitariamente sostengan estas tareas que el Estado deja de proveer", explicó Laterra.

    *Las entrevistas fueron realizadas en el marco de las Jornadas de Economía Feminista y de Economía Crítica realizadas en Córdoba, Argentina, el 6 y 7 de septiembre de 2019.

    Etiquetas:
    Mauricio Macri, feminismo, economía, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik