Widgets Magazine
01:37 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    Incendios en las refinerías de la compañía Saudi Aramco

    El ataque en el corazón de Arabia Saudí, punto de partida de problemas económicos a gran escala

    © REUTERS / Videos obtained by Reuters
    Economía
    URL corto
    5701
    Síguenos en

    Los recientes ataques de drones contra Arabia Saudí han disparado los precios de crudo. Este huracán en el mercado petrolero es muy peligroso, dado que viene en el peor tiempo para la economía mundial, consideran distintos expertos entrevistados por la agencia Bloomberg.

    Los precios del petróleo se dispararon este 16 de septiembre en las bolsas de todo el mundo después de que se anunciara la reducción de la producción en 5,7 millones de barriles diarios. Los precios de la marca de referencia Brent subieron 11,73 dólares hasta alcanzar los 71,95 dólares por barril en las primeras operaciones de la bolsa de Singapur, mientras que WTI se comercializaba a un precio alrededor de un 12% más alto. En el futuro, la dinámica alcista perdurará, advierten varios expertos.

    La ofensiva perpetrada contra los yacimientos petroleros de Arabia Saudí amenaza con agregar una considerable prima de riesgo al precio del crudo después de que la producción en el reino se redujese en la mitad. Mientras tanto, el peor escenario implica el aumento de precios hasta 100 dólares por barril, opina el periodista Robert Rapier en su artículo para la revista Forbes.

    A su vez, Bob McNally, asesor económico del expresidente de EEUU George Bush comparó las ofensivas contra las instalaciones saudíes con "un masivo ataque en pleno corazón" del mercado petrolero y la economía global.

    ¿Por qué no es el mejor momento para un alza de precios?

    El alza de precios perenne de los hidrocarburos es capaz de afectar la actividad de negocios y confianza de los consumidores, así como amenaza con ralentizar la demanda global. A su vez, el descenso de la producción en todo el mundo puede paralizar el crecimiento de las exportaciones de China y Alemania.

    "El shock negativo de oferta como este es precisamente lo que no necesitamos ahora: cuando el crecimiento global se desacelera y muchos puntos geopolíticos calientes empiezan a hervir", destacó a Bloomberg Rob Subbaraman, uno de los directivos de la empresa Nomura Holdings.

    La producción en China creció tan solo un 4,4% en agosto. Esta dinámica es la peor para un solo mes que no ha sido registrada desde 2002. Mientras tanto las ventas al por menor crecieron por debajo de las expectaciones y las inversiones en los activos fijos disminuyeron un 5,5% en los primeros ocho meses del 2019, según los datos publicados por el país asiático.

    Además, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo en julio sus previsiones de crecimiento global hasta un 3,2% para este año y hasta un 3,5% para el 2019.

    Principales beneficiarios y perdedores

    Realmente el impacto del alza de los precios variará en función del factor geográfico. Las economías emergentes que tienen problemas relacionados con sus cuentas corrientes y déficits fiscales —como la India, Sudáfrica y otros— corren el riesgo de experimentar fuga de capitales y la depreciación de sus monedas.

    Los países que exportan hidrocarburos se beneficiarán del cambio de la dinámica de precios. En particular, podrán disfrutar del incremento de ingresos corporativos y gubernamentales, mientras los países importadores asumirán los mayores gastos, así como experimentarán el aumento de la inflación y el deterioro de la demanda.

    China, como el mayor importador de crudo del mundo, y muchos países en Europa, se verán afectados por la actual alza de precios de petróleo.

    "La inflación no será un problema en el momento. Sin embargo, la escasez de la producción y el aumento de precios contribuirán a la reducción del poder adquisitivo y pesará sobre los gastos en un momento precario para la economía global", enfatizó Louis Kuijs, economista de la empresa Oxford Economics.

    Un gran desafío... y no solo para Riad

    Los periodistas de Bloomberg consideran que los ataques contra las instalaciones de Arabia Saudí revelaron que la cadena global de suministros de crudo es vulnerable frente a las tecnologías disruptivas que son capaces de poner de rodillas a la antigua industria, al menos temporalmente.

    Los adversarios del reino han empleado todo un conjunto de armas asimétricas—drones de control remoto, minas antibuques y gusanos informáticos— para atacar uno de los países más equipados de Oriente Medio desde el punto de vista militar.

    El uso de drones revela que "la fuerza aérea o misiles particularmente avanzados no son necesarios para causar un daño económico considerable", recalcó a la agencia estadounidense la consultora de riesgos independientes Milena Rodban.

    Los ataques de minas contra varios buques cerca del estrecho de Ormuz y asaltos de drones contra los oleoductos saudíes en mayo y junio sirvieron de advertencia que resaltaron la vulnerabilidad de suministros de crudo, sin causar su reducción a gran escala. Pero, el ataque del 14 de septiembre logró paralizar la producción de un gran volumen de hidrocarburos.

    Los ataques cibernéticos son otro elemento de la guerra asimétrica que amenaza con causar una gran disrupción en los suministros de crudo. En agosto del 2012, Arabia Saudí acusó a la gente no identificada de implantar un virus que comprometió la red de la empresa Saudi Aramco. Otro ataque cibernético perpetrado en 2017 fue uno de los argumentos que esgrimió el periodista Jeremy Straub a la hora de sugerir que precisamente los hackers podrían desatar la Tercera Guerra Mundial.

    Etiquetas:
    precio del petróleo, economía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik