23:32 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Un túnel en una mina

    Una mina olvidada durante el siglo XX lidera la segunda fiebre del oro en Australia

    © CC0 / Pixabay
    Economía
    URL corto
    2131
    Síguenos en

    Una segunda fiebre del oro atrae a la nueva generación de buscadores de este metal amarillo a las minas del estado de Victoria, situado en el sur de Australia. En el siglo XIX en esta región abundaban las minas de oro. Hasta el 2006 los mineros consideraron que sus reservas habían sido agotadas.

    Sin embargo, las nuevas tecnologías han ayudado a descubrir yacimientos ocultos y más ricos, al punto de que la producción de oro aumentó y alcanzó su máximo nivel desde el 1914. 

    El gobierno de Victoria pronostica que los mineros podrán descubrir en este estado australiano otros 80 millones de onzas, volumen equivalente al que había sido hallado durante la primera fiebre de oro que comenzó en el año 1851. 

    Como resultado, la empresa canadiense Kirkland Lake Gold ha transformado su mina subterránea Fosterville en una de sus operaciones más lucrativas relacionadas con la extracción de oro. Los primeros trabajos comenzaron aquí en el siglo XIX y posteriormente se realizaron esporádicamente durante todo el siglo XX. La mina subterránea volvió a reabrirse en el 2006.

    "Las mejores minas revelan sus reservas con el paso del tiempo. En realidad es una cajita de joyas fantástica que cada vez se hace mejor", declaró a Bloomberg, David Baker, socio director de la empresa Baker Steel Capital Managers.

    A la hora de evaluar los distintos proyectos, los mineros suelen estimar el volumen de oro que contiene cada tonelada de roca excavada en un yacimiento.

    Las reservas de Fosterville —estimadas en 5 gramos por tonelada—empezaron a crecer entre 2014 y 2015. A finales del 2018, en una tonelada de roca de esta mina podían hallarse 31 gramos del metal amarillo.  Según el geólogo Quinton Hennigh, este era uno de los contenidos más grandes en el mundo que probablemente pudiera ser superado solo por la mina Hishikari, situada en Japón.

    En Kirkland, que también opera varias minas en Canadá, están seguros de que los mineros de la empresa serán capaces de descubrir otras zonas subterráneas ricas en oro en la mina de Fosterville.

    Las tecnologías modernas —como la electromagnética aérea y la geoquímica— ayudan a localizar reservas de oro que se encuentran enterradas en capas subterráneas de la tierra. Las tácticas de búsqueda mejoradas empujan la producción de oro mientras al tiempo que aumentan sus precios.  Como resultado, las ganancias de Kirkland se duplicaron en la primera mitad del 2019.

    Etiquetas:
    oro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik