Widgets Magazine
12:05 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    El gobernador de la Reserva Federal, Jerome Powell

    La Reserva Federal baja los tipos pero el mundo no está contento: "Powell nos ha decepcionado"

    © AFP 2019 / ANDREW CABALLERO-REYNOLDS
    Economía
    URL corto
    1121
    Síguenos en

    El 1 de agosto los índices bursátiles de Europa, de EEUU y de Asia reaccionaron de manera dispar después de que la Reserva Federal de EEUU (Fed) bajase un 0,25% los tipos de interés ante la debilidad global. Se trató del primer recorte del precio del dinero en EEUU en más de una década, pero no convenció a quienes esperaban más de la entidad.

    El anterior recorte se produjo después de la profunda crisis económica de finales de 2008. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha explicado en rueda de prensa que su intención al bajar un 0,25% los tipos de interés es cubrirse las espaldas ante los riesgos de un crecimiento global débil y "la incertidumbre en la política comercial".

    Según algunos analistas, el anuncio de la Fed del 1 de agosto no ha cumplido con las expectativas de los mercados. Para prueba, que el mercado de valores estadounidense cerrase completamente en negativo una vez se hiciese público ese 0,25%. El Dow Jones cayó un 1,23% —hasta los 26.864 puntos—; el S&P 500, un 1,09% —hasta los 2.980 puntos— y el NASDAQ perdió un 1,19%, precipitándose hasta los 8.175 puntos. Tanto en Europa como en Asia los índices bursátiles subían y bajaban sin orden alguno. Y todo por la Fed, según los analistas.

    Es la primera vez en 10 años que la Reserva baja los tipos hasta el rango de entre 2% y 2,25% y la primera en la historia que se hace mientras la economía del país está en pleno crecimiento. Pero el mercado esperaba más.

    "Lo que el mercado quería oír de Jay Powell y de la Reserva Federal es que este era el comienzo de un fuerte y agresivo ciclo que nos mantuviese a la par que China, que la Unión Europea y que otros países del mundo. Como es habitual, Powell nos ha decepcionado", dijo Trump en su cuenta de Twitter sin esconder su decepción.

    Pero Powell ve las cosas de otra manera. La Reserva Federal todavía no ve la necesidad de adoptar una política económica tan agresiva con la que abaratar el precio del dinero. Y de dejarlo claro ante la prensa se encargó el propio Powell. "No es el principio de una larga serie de recortes", dijo.

    En 2018, la Reserva Federal elevó la tasa base cuatro veces. Al mismo tiempo, las acciones del ente regulador y de Powell han sido criticadas repetidamente por Trump. Según el jefe de la Casa Blanca, la situación económica del país durante los años posteriores a la crisis de 2008 no requería endurecer la política monetaria.

    Entre el descontento de Trump y las preocupaciones del mercado ante la amenaza de una recesión económica en el país, en enero la Fed cambió su retórica. En primavera se mantuvo el tipo de interés y, a principios de julio, Powell ya insinuaba abiertamente que podría acabar relajando la política monetaria. Powell defendió la independencia de la institución y afirmó que las políticas que esta adopta se basan exclusivamente en los datos económicos. A pesar de la presión de Trump. "Nunca tomamos en cuenta consideraciones políticas", subrayó.

    El gobernador de la Reserva Federal, Jerome Powell
    © AFP 2019 / ANDREW CABALLERO-REYNOLDS
    El gobernador de la Reserva Federal, Jerome Powell

    La economía estadounidense se ralentizó durante el segundo trimestre de 2019 a un ritmo anual de 2,1% frente al 3,1% de principios de año. Y el propio Powell ha recordado que algunos de las economías extranjeras más grandes han experimentado un frenazo. "Esa debilidad puede influir en Estados Unidos", dijo Powell ante el Congreso estadounidense.

    La división de opiniones no solo se ha dejado notar en el mercado, sino también dentro de la Fed. La decisión de bajar los tipos contó con ocho votos a favor y dos en contra.

    Etiquetas:
    Donald Trump, Reserva Federal de EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik