En directo
    Economía
    URL corto
    2214
    Síguenos en

    La Reserva Federal de EEUU y los bancos centrales buscan apoyar el crecimiento económico. Para conseguir su objetivo los principales reguladores financieros barajan la posibilidad de bajar las tasas de interés. Sin embargo, esta movida podría ser una seria amenaza para la economía global.

    En particular, los tipos de intereses bajos podrían inflar los precios de los activos, que ya han sido sobrevalorados, o alimentar el deseo de los inversores de recibir rendimientos más altos que suele asociarse con su preparación para asumir riegos elevados, informa Bloomberg.

    Sergio Ermotti, director general de UBS Group, considera que la política monetaria errónea amenaza con generar burbujas en los mercados de activos financieros. Los inversores Ray Dalio, de Bridgewater Associates, y Scott Minerd, de Guggenheim Partners, también hacen sonar las alarmas.

    "El mensaje de la Reserva Federal es fuerte y claro. Su principal preocupación es el crecimiento económico y la extensión del ciclo. Todo esto posiblemente abra la puerta a la Reserva Federal para cortar agresivamente las tasa de interés este año. Creo que nos estamos encaminando a inflar los precios de los activos que finalmente se harán insostenibles", destacó Minerd, citado por Bloomberg.

    A continuación puedes conocer qué activos, instrumentos y actores de los mercados financieros, según la agencia estadounidense, atraen el mayor escrutinio:

    • préstamos apalancados
    • créditos privados
    • 'boom' de deuda privada
    • empresas zombies
    • deuda soberana
    • bolsas
    • viviendas

    Menos tasa de interés, más deuda

    Solo pocos mercados causan mayores preocupaciones que las deudas apalancadas. Este instrumento es utilizado generalmente por las empresas que tienen una deuda considerable y que tienen una pobre historia crediticia.

    Las deudas apalancadas que alcanzaron 1 billón de dólares en EEUU alimentaron el incremento del endeudamiento corporativo. La empresa de investigación Covenant Review estima que los empréstitos de varias compañías estadounidenses superaron su EBITDA — o beneficio antes de la deducción de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones— en 7,7 veces. Hace 4 años su deuda era tan solo 5,5 veces mayor que el EBITDA. 

    La caza de mayores rendimientos entre los inversores traspasó a los mercados que antes eran considerados como el dominio de los bancos. Se trata de la concesión de créditos privados a las empresas pequeñas y medianas que usualmente no pueden acceder a los mercados de capitales. Este tipo de industria financiera ha crecido hasta situarse en 766.000 millones de dólares y se encamina a superar el billón de dólares. 

    Muchos titulares de la deuda privada posiblemente necesitarán liquidez para poder reembolsar sus posiciones crediticias durante la siguiente recesión. Por ello, las empresas buscarán a los inversores que tienen grandes volúmenes de efectivos, reconoce la empresa Pacific Investment Management Co.   

    El dinero fácil ayudará a mantener varios negocios a flote que en otro caso se habrían cerrado. A pesar de este apoyo las compañías serán incapaces de servir sus deudas debido a la falta de beneficios y perspectivas limitadas de crecimiento. A finales de mayo del 2019 en EEUU había un 32% de empresas pequeñas que no tenía ingresos. Este es el mayor porcentaje registrado desde la crisis financiera global, señalan datos de Leuthold Weeden Capital Management.

    Bonos, valores y mercado inmobiliario

    Incluso el rendimiento de los bonos gubernamentales de Europa con mayor riesgo alcanzó niveles sin precedentes. Grecia, que efectuó la mayor reorganización de deuda en la historia hace varios años, ahora tiene costes por intereses que bajaron hasta su mínimo histórico. En particular, el rendimiento de sus bonos a plazo de 10 años cayó por debajo del 2% la semana pasada.

    A su vez el rendimiento de los bonos de Italia a dos años se deslizó hacia el territorio negativo este mes de julio y los de 10 años disminuyeron en más del 3% este año. Mientras que los riesgos políticos en estos países europeos disminuyen, Atenas y Roma todavía tienen una enorme carga de deuda que ya había espantado a los inversores en el pasado.

    El valor de las firmas del índice S&P 500 recoge 17 veces los beneficios esperados para los próximos 12 meses. Aunque este indicador es bastante alto está lejos para poder generar turbulencias en el mercado de valores. De hecho, la explosión de la burbuja dotcom acaeció después de que el valor del índice S&P 500 recogiera 25 veces los beneficios esperados.

    Sin embargo,  los eminentes veteranos de Wall Street advierten que los riesgos incrementan en ciertos espacios.  El fundador de Research Affiliates, Rob Arnott, calificó a las grandes compañías tecnológicas de ser un "potencial bolsillo" para los inversores.

    Finalmente un estudio realizado este mes por Bloomberg descubrió que los mercados inmobiliarios de Canadá y Nueva Zelanda son más vulnerables frente a una corrección de precios. Australia, Noruega, Suecia y el Reino Unido también causan preocupaciones si se toma en cuenta la relación entre los precios de las viviendas, alquiler, ingresos y créditos a hogares.

    En cuanto a las ciudades, los mercados inmobiliarios de Hong Kong, Múnich, Toronto, Vancouver, Londres y Ámsterdam son los que tienen características de convertirse en una burbuja, según investigación realizada por la empresa suiza UBS.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook