Widgets Magazine
En directo
    El Banco de España (archivo)

    En España se gana más que antes, pero el país es más desigual

    © AP Photo / Paul White
    Economía
    URL corto
    127

    La renta per cápita en España es superior a la de hace una década, pero la riqueza está peor repartida que antes de la crisis de 2008, por lo que hay mucha más desigualdad. Los españoles pagan ahora más impuestos, pero al menos repercuten positivamente en los servicios públicos, según los expertos consultados por el periódico español El Mundo.

    El producto interior bruto (PIB) per cápita aumentó en 2018 respecto a 2013 y, sobre todo, respecto al periodo anterior a la crisis de 2018. Son datos del Ministerio Hacienda y del Banco Mundial. Pero la clase media española no está tan presente como en el pasado. Es más pobre. "En España, pero también en Europa, se ha adelgazado a la clase media. Está costando que haya familias con más ingresos", explica Jesús Sanmartín, presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) a El Mundo.

    Constata que existe más desigualdad entre las rentas y que los nuevos trabajadores tienen más dificultades para tener sueldos más altos.

    Plaza Mayor de Madrid, España
    Plaza Mayor de Madrid, España

    En que la renta per cápita ha subido en España coincide Antonio Pedraza, presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas. Si en el año 2000 era de 16.000 euros —unos 17.960 dólares—, ahora está sobre los 25.000 —unos 28.063 dólares—. Pero también hay mucha más gente ganando poco.

    "Los ricos son más ricos y las clases más bajas tienen una menor capacidad adquisitiva. (…) La recesión nos hizo más desiguales", dice Pedraza.

    A la desigualdad se suma un desempleo todavía demasiado alto. Sin embargo, los españoles viven mejor que antes, explica Rafael Doménech, responsable de análisis económico de BBVA Research, para quien lo que la crisis demostró fue que una parte del crecimiento fue producto de un modelo que no era sostenible; un modelo que actualmente sí lo es. España es "una economía más productiva, con unos niveles de endeudamiento que se han corregido".

    Si bien la renta per cápita de los españoles ha aumentado, también lo ha hecho la presión fiscal, revela a El Mundo el director del gabinete de estudios de la Asociación Española de Asesores Fiscales, Arturo Jiménez. La presión fiscal para el trabajador soltero medio aumentó 0,8 puntos porcentuales entre 2000 y 2018. Pasó del 38,6% al 39,4%.

    Esto va a transformar toda la economía española, según el Banco de EspañaLejos de ser estos datos negativos, se trata de una consecuencia de que la economía española se está volviendo más potente. "A medida que las economías son más potentes, se hacen necesarios más ingresos", dice Sanmartín. Y es que a mayor presión fiscal, mayor es la calidad de los servicios públicos que se prestan.

    A día de hoy uno de los principales retos de España serán los sueldos. Junto con reducir la brecha entre ricos y pobres, siguen siendo tarea pendiente a pesar de haber experimentado subidas en 2018 y en 2019. La economía española seguirá creciendo durante los próximos años, aunque a un ritmo menor que hasta ahora, por encima de la media europea, según los expertos consultados por El Mundo.

    Etiquetas:
    crisis, economía, Banco de España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik