13:49 GMT +319 Noviembre 2019
En directo
    La industria de China (imagen referencial)

    ¿Puede la guerra comercial entre Pekín y Washington frenar el crecimiento económico de China?

    CC BY-SA 2.0 / AK Rockefeller / China Indusry
    Economía
    URL corto
    2103
    Síguenos en

    El FMI bajó la previsión de crecimiento de la economía china un 0,1%. Un experto de la Universidad Popular de China comenta las posibles vías del desarrollo de la economía del país asiático.

    Debido a la escalada de guerra comercial, el FMI bajó las previsiones de crecimiento económico de China del 6,3 al 6,2% en 2019. Los analistas del Morgan Stanley también han reducido su previsión de crecimiento del PIB chino del 6,5 al 6,4%. Las organizaciones internacionales creen que la economía china no sentirá un fuerte impacto de la guerra comercial. Sin embargo, si la guerra comercial se prolonga, en dos años el crecimiento será inferior al 6%, y en 2024 bajará hasta el 5,5%, predice el FMI.

    Después del acuerdo comercial alcanzado entre los líderes de los dos países en Argentina, la mayoría de los analistas esperaban que no hubiera una nueva escalada de tensiones. Además, los tuits de Trump y los comentarios de los principales negociadores del lado estadounidense de que el pacto comercial ya casi estaba listo generaron confianza en el éxito de las negociaciones. En este contexto, el aumento de los aranceles a productos chinos por parte de EEUU bajo el pretexto de que China había decidido reescribir todos los términos principales del acuerdo sorprendió a los mercados.

    Por otro lado, incluso ahora, cuando la situación es extremadamente tensa, no se puede descartar que EEUU y China vuelvan a sentarse a la mesa de negociaciones. Todavía se mantiene la posibilidad de conversaciones entre los líderes de los dos países al margen de la cumbre del G20 en Osaka.

    China tiene el objetivo estratégico de duplicar el PIB en 2020 en comparación con el de 2010. Según Reuters, para lograrlo el crecimiento económico del país no debería caer por debajo del 6%. No se espera tal caída según las previsiones oficiales chinas, ni según las previsiones de las organizaciones internacionales ni de las principales empresas financieras mundiales.

    Sin embargo, se puede suponer que la futura desaceleración del crecimiento del PIB está en línea con la tendencia de abandonar las prioridades cuantitativas en favor de mejorar la calidad del desarrollo económico, dice a Sputnik Zhou Rong, experto del Instituto Financiero de Chongyang de la Universidad Popular de China.

    "La influencia de la guerra comercial entre China y EEUU en la economía china es notable porque el volumen considerable de exportaciones está sujeto a restricciones. Eso, a su vez, lleva a que las mercancías no encuentren mercados, lo que se refleja en el trabajo de algunas empresas", afirma el experto.

    Sin embargo, el analista destaca que las autoridades chinas estimulan activamente el consumo interno y que la división del trabajo es cada vez más clara.

    Ya hace un tiempo que la economía china sufre la presión de las sanciones estadounidenses. Por eso el impacto de la guerra comercial será notable, pero no tan dramático como uno puede esperar, advierte el experto.

    "Ahora adherimos al siguiente principio: sustentarse en las propias innovaciones y estimular la demanda interna. El papel de estos dos factores quedó claro", señala el experto.

    Zhou Rong destaca que las acciones de EEUU dañan no solo los intereses de China sino los de México, Japón, Alemania, Francia, la India y Turquía. Hasta Canadá, Australia y Corea del Sur se encuentran en una situación difícil.

    "Las medidas de EEUU afectan a todo el mundo, toda la economía mundial puede desacelerarse, no solo la china. Y es culpa de EEUU", asegura.

    Según el analista, China cambió los modelos de producción y desvió las prioridades de los aspectos cuantitativos a los cualitativos. Ahora, el país asiático tiene como objetivo la tarea de la estimulación activa del desarrollo de las innovaciones.

    Esta trayectoria del desarrollo del país fue expresada ya en el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China en 2017 cuando la guerra comercial todavía no había empezado. El gigante asiático es consciente de que la base de la competitividad moderna es la posesión de alta tecnología.

    El experto augura que la base financiera de las innovaciones serán los ingresos del consumo interno. Hay varias condiciones previas para este modelo. La generación del milenio, la gente nacida en los 90, entró en el mercado. A diferencia de sus padres, no están dispuestos a ahorrar, sino a vivir y consumir. Es por eso que el Gobierno chino apoya este impulso y trata de mejorar el clima empresarial y las condiciones de financiación de las empresas privadas, que crean el 80% de los puestos de trabajo en el país.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik