Widgets Magazine
00:47 GMT +321 Octubre 2019
En directo
    La construcción del gasoducto Nord Stream 2 en Alemania

    Las acciones de EEUU en el mercado europeo del gas son un "doble engaño"

    © Sputnik / Alexey Vitvitsky
    Economía
    URL corto
    1150
    Síguenos en

    El acceso al Nord Stream 2 permitirá a los consumidores europeos ahorrar unos 8.000 millones de euros al año, informó el diario Izvestia, citando al servicio de prensa de la compañía operadora Nord Stream 2 AG. Sin embargo, algunos economistas señalan que, a pesar de esto, ciertos políticos occidentales continúan oponiéndose al proyecto.

    Según el servicio de prensa de la empresa, a mediados de abril se instaló más de 1.000 kilómetros de dos gasoductos y en este momento la construcción continúa en Rusia, Finlandia, Suecia y Alemania.

    "Si el gasoducto se construye a finales de 2019 y se pone en marcha en 2020, las familias europeas tendrán acceso a una fuente de gas de menor costo y ahorrarán 8.000 millones de euros al año. Esto se debe al hecho de que los precios disminuirán en un 13%", aseguró el servicio de prensa del Nord Stream 2 AG.

    La compañía destacó que demorar el proyecto no beneficia a nadie, puesto que la ausencia de acceso a los recursos de gas natural de bajo costo aumentará el precio del combustible azul en toda Europa.

    Además: EEUU reconoce su derrota frente al Nord Stream 2

    Mientras tanto, el ahorro de miles de millones no es el único beneficio para los europeos, según Vladislav Guinkó, economista y profesor de la Academia Presidencial rusa de Economía Nacional y Administración Pública, consultado por Sputnik.

    "Cualquier proyecto a gran escala de este tipo tiene un efecto económico multiplicador, es decir, tiene un impacto positivo en el trabajo de las industrias relacionadas, en el empleo, en el desarrollo de otros sectores de la economía en Europa", explicó.

    No obstante, los productores estadounidenses de GNL, que promueven sus intereses, y algunos políticos europeos están tratando de privar a los consumidores de este beneficio en los países europeos, observó el economista.

    "Se trata de una competencia injusta en el mercado del gas natural, donde ahora los estadounidenses utilizan métodos políticos en lugar de económicos. Nuestros competidores estadounidenses, que desean presionar a Rusia en el mercado europeo del gas natural, ahora están influyendo en los líderes políticos de algunos países europeos, prometiendo que en el futuro, EEUU les compensará los ahorros que perderán si abandonan el gas ruso y cambian al gas natural licuado estadounidense, que es más caro".

    Según el analista, se trata de un engaño porque, en realidad, EEUU no piensa compensar nada y los gastos correrían a cargo de los consumidores europeos.

    "Aquí hay un doble engaño: los estadounidenses están engañando a los políticos europeos y ayudan a engañar a los consumidores comunes", concluyó Guinkó.

    Etiquetas:
    gasoducto, gas, Nord Stream 2, UE, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik