En directo
    El presidente estadounidense, Donald Trump, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu

    La inversión china en Israel inquieta a EEUU

    © AP Photo / Manuel Balce Ceneta
    Economía
    URL corto
    262

    Las grandes inversiones que China inyecta en Israel son una de las cuestiones que se trataron durante la visita a Estados Unidos del primer ministro de Israel, Benjamín Nentayahu, según publica el periódico Jerusalem Post. La visita finalizó el 28 de marzo.

    Antes de la visita de Netanyahu a Estados Unidos ya había visitado Israel el secretario de Estado, Mike Pompeo, durante la que concedió una entrevista al canal 13 de televisión. Advirtió entonces que EEUU dejaría de compartir datos delicados de inteligencia con la nación hebrea si esta no reaccionaba a la amenaza que representaba ampliar su cooperación con China.

    Oleg Matveichev, profesor de ciencia política de la Escuela Superior de Economía de Moscú, señala que lo que está haciendo Washington es chantajear a Tel Aviv.

    "La inteligencia israelí es potente, así que lo que se está haciendo es chantajearlos. Algo que ya se ha convertido en normal para Estados Unidos. Estados Unidos chantajea a sus más allegados socios de la OTAN. Los estadounidenses chantajean a todo el mundo, incluidas China y Rusia, para intentar someter cualquier tipo de cooperación al formato que más les beneficia", dijo Matveichev en Sputnik.

    No se puede excluir del todo que, mientras Donald Trump sea presidente, algunos contratos con Israel se tengan que anular. Máxime cuando a la élite militar y política israelí le resulta muy difícil no estar de acuerdo con Estados Unidos, dice. "El apoyo de EEUU siempre ha sido importante para Israel", señala. Y es políticamente más importante que la cooperación con China.

    "Por eso es posible que Israel rompa contratos poco significativos con China de cara a la galería mientras espera un cambio de Gobierno en Estados Unidos", cree el profesor.

    Te puede interesar: EEUU y China acuerdan reducir el desequilibrio comercial

    Mijaíl Shvarts, politólogo y periodista israelí, cree que habrá proyectos aislados a los que Israel tendrá que echar el cierre si Estados Unidos presiona fuerte. Israel tiene buenas relaciones con China, pero si esta quiere comprar esa o aquella empresa israelí, Tel Aviv reforzará el control sobre los activos de esa compañía, porque "piensan que no hay que permitir que el capital chino penetre demasiado en el mercado israelí", explica a Sputnik.
    Dmitri Mariasis es miembro del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias de Rusia y recuerda que, en el año 2000, Israel tuvo que cancelar un potente contrato militar con China por la presión estadounidense.

    "En aquel momento la imagen de Israel se vio seriamente perjudicada y, evidentemente, hubo pérdidas económicas (…) Lo más seguro (…) es que fuese debido a la presión que ejercieron las empresas estadounidenses, quienes presionaron porque ofrecían los mismos productos militares y les interesaba vendérselos", dice a Sputnik. Mariasis añade que la situación actual difiere de la de entonces porque en esta ocasión no se trata de un problema comercial para EEUU, sino de uno geopolítico.

    Las relaciones comerciales entre Israel y China se establecieron en 1992. Despegaron de los 50 millones de dólares a los 10.000 millones en 2013. En 2017 las importaciones a China de Israel alcanzaron los 4.200 millones de dólares y, las exportaciones israelíes de China, los 8.900 millones. Lo que se traduce en un aumento anual del 32,4% y del 9% respectivamente. La economía israelí se nutre principalmente de alta tecnología. Para muestra, en 2018 el 12% de las inversiones que recibieron las 'startups' israelíes fueron chinas.

    Tema relacionado: Aparece un ganador inesperado en la guerra comercial entre China y EEUU

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    guerra comercial, cooperación económica, exportaciones, importación, Benjamín Netanyahu, Donald Trump, China, Israel, EEUU