Widgets Magazine
En directo
    Un depósito de gas en Rusia

    "EEUU conquistará el mercado europeo de gas solo si elimina a Rusia"… ¿será posible?

    © Sputnik / Taras Litvinenko
    Economía
    URL corto
    6202

    Los congresistas estadounidenses aprobaron un proyecto de ley que supuestamente protege la seguridad energética de Europa de la energía rusa. Olga Samofálova, columnista del diario ruso Vzglyad, analiza si vale la pena creer en las buenas intenciones de EEUU, y si existe una amenaza real para Gazprom.

    El proyecto de ley está diseñado para reducir la dependencia de los países de Europa Central y Oriental de los suministros de gas de Rusia, estimular las inversiones de EEUU en la infraestructura energética de Europa y aumentar las exportaciones de energía y tecnología de Estados Unidos.

    Se propone asignar hasta 1.000 millones de dólares para la infraestructura y los proyectos que compitan con el gas ruso.

    "Es decir, si aparece un proyecto en Europa en el sector del gas, en el campo de la electricidad o las fuentes de energía renovables, no relacionado con Rusia, e incluso mejor, uno que crea competencia para el gas ruso o la electricidad rusa, puede recibir fondos de Estados Unidos", comenta la autora.

    "Ya no es una retórica política frenética, sino proyectos empresariales. Vamos a ver si pueden jugar limpio, hay grandes dudas al respecto", opina Iván Andriyevski, presidente del consejo de directores de la empresa de ingeniería 2K.

    Sin embargo, el proyecto de ley destina una cantidad extremadamente pequeña de fondos.

    "Ni siquiera una terminal de GNL se puede construir con 1.000 millones de dólares. Más bien, podría ser una garantía de EEUU para obtener préstamos por una gran cantidad", comentó Ígor Yushkov, analista de la Fundación Nacional de Seguridad energética.

    El experto opinó que, en realidad, EEUU no piensa ayudar a nadie a construir infraestructura en Europa.

    "Hace solo 10 años, EEUU lo habría hecho: habría apoyado a cualquier proveedor de gas, excepto a Rusia. A Azerbaiyán, Turkmenistán, cualquier alternativa. La nueva política energética de EEUU es diferente: solo ayudan cuando es rentable para las exportaciones estadounidenses", explicó Yushkov.

    Tema relacionado: ¿Por qué EEUU no logra 'librarse' de Rusia en el mercado de gas europeo?

    EEUU no era exportador de GNL hace 10 años, sino que lo compraba.

    "En el pasado, EEUU simplemente quería dañar a Rusia, no le importaba qué tipo de gas iría a Europa, solo buscaba limitar los ingresos rusos. Pero la revolución del esquisto ha cambiado la situación. Ahora, Estados Unidos tiene planes para convertirse en un serio exportador de GNL en el ámbito mundial. Por lo tanto, su objetivo es hacer que los europeos compren precisamente el gas estadounidense", señala la autora.

    Según la periodista, la mención de la financiación de muchos proyectos europeos en el proyecto de ley solo busca "desviar la atención para que los europeos 'crean' que los estadounidenses realmente se preocupan por la seguridad energética de Europa y no por sus propios beneficios".

    "De hecho, el Departamento de Estado seleccionará cuidadosamente los proyectos, y solo aquellos que ayuden al gas natural a ingresar al mercado europeo recibirán dinero real", agregó.

    La autora observa que hoy en día ya hay una gran cantidad de terminales de GNL que pueden recibir hasta 200.000 millones de metros cúbicos de gas por año.

    "El problema del GNL estadounidense no está en la ausencia de infraestructura en el mercado europeo. Este gas simplemente no es competitivo contra el gas ruso. Es más caro debido a las características logísticas y técnicas. Y los volúmenes de exportación del GNL estadounidense siguen siendo incomparables con los de gas ruso", subraya Samofálova.

    Además, el GNL estadounidense se produce por compañías privadas, y es difícil para el Gobierno forzarlas a hacer algo por el bien de la política.

    "Cuando el GNL estadounidense abandona el puerto, se convierte en propiedad de comerciantes: europeos, asiáticos, etc. Analizan la situación en los mercados, en México y los países de América del Sur, en Asia y en Europa, y envían el combustible a donde les salga más rentable", señaló el experto de la Fundación Nacional de Seguridad energética.

    Por lo tanto, "EEUU puede conquistar el mercado europeo solo si elimina a Rusia", agregó.

    "La lógica de Estados Unidos es la siguiente: es necesario limitar de alguna manera el suministro de gas desde Rusia a Europa, luego los precios aumentarán debido a la escasez local, y el mercado europeo se volverá más dependiente de las importaciones de GNL en lugar del gas del ducto", explicó Yushkov.

    Además: Rusia no impide suministros de gas de EEUU a Europa

    Pero el proyecto de ley, por supuesto, no lo menciona. "Si se dijera de manera clara que se destina tanto dinero para sobornar a los países europeos para imponer sanciones contra el Nord Stream o el Turk Stream, esto causaría una gran indignación en la UE. Por lo tanto, el documento estadounidense no lo dice. Mientras tanto, las supuestas estimulaciones del desarrollo de la infraestructura siempre son bienvenidas", afirmó el experto.

    Al mismo tiempo, Yushkov opinó que las medidas estipuladas en el documento no representan amenaza para los contratos actuales de Gazprom.

    "La amenaza más bien es el propio documento. Se acumulan los documentos que crean una base reglamentaria. Todos afirman que Rusia es el enemigo y debe ser contrarrestada. Y al final aparecerá otro documento para imponer sanciones contra el Nord Stream 2. Esto sí que es peligroso", señaló Yushkov.

    En otras palabras, Washington está abonando el terreno para un ataque de sanciones contra los gasoductos rusos. La intención es que este ataque no parezca una declaración de guerra ni para Rusia ni para Europa, sino una necesidad, concluye Olga Samofálova.

    Más información: Inversores alemanes, convencidos de que Nord Stream 2 resistirá las sanciones de EEUU

    Sin embargo, la presidenta del Senado ruso, Valentina Matvienko, desestimó que la ley estadounidense contra los suministros de gas ruso a Europa tenga impacto económico.

    "Esa ley no afectará los intereses económicos de Rusia y no tendrá ningún efecto ya que los líderes europeos no irán contra los intereses de sus propios países", dijo la legisladora a la prensa.

    Matvienko calificó esa ley como "evidente proteccionismo y grave violación de las reglas del comercio internacional y de la Organización Mundial del Comercio (OMC)".  La normativa, enfatizó, es "un intento de limitar la soberanía económica y energética de Europa". 

    "Esperamos que prevalezca el sentido común y que finalmente esa ley no sea aprobada por el Senado ni tampoco promulgada por el presidente de Estados Unidos", puntualizó.

    Etiquetas:
    mercado, competencia, GNL, proyecto de ley, gas, UE, Europa, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik