En directo
    Economía
    URL corto
    5200
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La petrolera estatal rusa Rosneft rechazó, por "subjetivas" e "infundadas", las acusaciones del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien le reprochó por seguir comprando el crudo a la venezolana PDVSA pese a las sanciones estadounidenses.

    "A Rosneft le extraña sobremanera la declaración del titular del Departamento de Estado de EEUU, Mike Pompeo, que contiene acusaciones gratuitas, parciales y subjetivas contra la compañía", señala un comunicado de prensa emitido por la empresa este 12 de marzo.

    El documento añade que Rosneft se mantiene al margen de la política, desarrolla actividades comerciales en beneficio de sus accionistas y se dedica a los proyectos de producción y suministro en Venezuela en consonancia con las leyes internacionales y en base a los contratos suscritos mucho antes de que EEUU impusiera restricciones unilaterales al país caribeño.

    "La compañía implementa proyectos en 26 países, incluida Venezuela, acatando estrictamente las normativas internacionales y las leyes vigentes en las naciones en las que mantiene presencia", consta en el comunicado.

    No te lo pierdas: Ataúdes por petróleo: ¿qué obstaculiza una intervención militar de EEUU en Venezuela?

    Varios expertos, indica Rosneft en su nota de prensa, opinan que "las medidas de EEUU en relación con el sector energético venezolano podrían tener como objetivo limitar los suministros de Venezuela e Irán a la India y China, a fin de crear preferencias para ciertas empresas y monopolizar el mercado en beneficio de actores específicos, vinculados con la administración estadounidense".

    ​La compañía rusa señala que los líderes de la industria del petróleo estadounidense —Chevron, Exxon Mobil, Schlumberger, Halliburton, Baker Hughes, Weatherford  y ConocoPhillips— fueron de los primeros en sentir el impacto directo de las sanciones.

    "Estamos en presencia de una intromisión en la actividad económica que las empresas desarrollan en el territorio de naciones soberanas, y de una violación del principio internacional de la protección de inversiones", resalta el comunicado.

    La compañía rusa agrega que está "evaluando las consecuencias que puedan tener las declaraciones de cargos públicos de EEUU, y en el caso de descubrir algún daño, recurrirá a la defensa de sus derechos conforme a las normativas internacionales".

    El 11 de marzo el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, criticó que la empresa rusa Rosneft adquiera crudo a PDVSA, pese a las sanciones adoptadas por Washington.

    El pasado 28 de enero, el Departamento del Tesoro de EEUU impuso sanciones a PDVSA que implican el congelamiento de 7.000 millones de dólares y el bloqueo de todos los pagos que hagan empresas estadounidenses que compren petróleo venezolano.

    El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, estimó que Venezuela perdería 11.000 millones de dólares anuales en ingresos por exportaciones petroleras a causa de esas restricciones.

    Maduro acusa al Gobierno de EEUU de haber orquestado un intento de golpe de Estado el 23 de enero, cuando el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se autoproclamó "presidente encargado" del país caribeño apelando a un artículo constitucional que prevé esa figura.    

    Poco después Trump emitió una declaración en la que reconoce a Guaidó; luego a EEUU se sumaron unos 50 países. 

    Además: Las dudosas credenciales de los Gobiernos latinoamericanos que apoyana Guaidó

    Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, siguen apoyando al Gobierno de Maduro.

    Etiquetas:
    legalidad, operación, rechazo, acusaciones, petróleo, Rosneft, Venezuela, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik