En directo
    Economía
    URL corto
    2113
    Síguenos en

    La exorbitante deuda mundial puede convertirse en una de las causas más probables de una nueva recesión. La explosión de la burbuja de deuda corporativa sería capaz de provocar una crisis mundial jamás vista en más de una década, advierten los analistas.

    Según los cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda global alcanzó el nuevo récord en 2017 al situarse en los 182 billones de dólares. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, declaró que el volumen de deuda global en el sector público y privado ha aumentado un 60% en la última década.

    La amenaza está en EEUU

    "La secuencia de temblores secundarios y las respuestas políticas que siguieron a la bancarrota de Lehman Brothers se reflejó en un aumento de hasta el 52% de la relación de la deuda global frente al PIB del 36%, nivel registrado antes de la crisis de 2008", declaró Lagarde durante una reunión celebrada en Bali (Indonesia).

    La periodista Natalia Dembínskaya destaca en su artículo para la edición rusa de Sputnik que últimamente los bancos centrales han inyectado un gran volumen de recursos financieros baratos en la economía mundial, aprovechándose de tasas de interés relativamente bajas.

    "Sus inyecciones fueron tan enormes que incluso las empresas no eficaces o las así llamadas compañías 'zombies' pudieron atraer créditos baratos. Estas entidades no generan beneficios y constantemente viven del crédito. Precisamente estas empresas son consideradas la principal amenaza para el mercado de valores de EEUU", escribe la autora del artículo.

    También: ¿Los bancos centrales del mundo ocultan algo?

    Según los datos del Banco de Pagos Internacionales, más del 16% de las compañías estadounidenses son zombis. Estas empresas perjudican a la economía global porque compiten con las empresas sanas por los recursos e inversiones y reducen generalmente la productividad. 

    Aunque las entidades zombis suben salarios y reducen el paro —lo que indudablemente es un buen efecto a corto plazo-, a largo plazo prolongan el tiempo que los trabajadores dedican a un empleo que "no va a ningún lado", informa el portal Business Insider.

    "Ahora, cuando el periodo de tipos de interés bajos termina, la consolidación de la política monetaria por parte de la Reserva Federal no deja ningún margen a la supervivencia de las empresas zombis. Acceder a nuevos créditos es caro y estas compañías no tienen recursos para pagar sus deudas anteriores", enfatiza Dembínskaya. 

    China, otra posible fuente de la nueva crisis

    El mercado de valores de EEUU y la exorbitante deuda, estimada en 22 billones de dólares, no será la única causa que podría generar los nuevos problemas. La deuda corporativa de China es una de las mayores en el mundo, ya que alcanzó un 162% del PIB.

    "En busca de absorber competidores extranjeros, las empresas chinas tomaron activamente créditos. El año pasado la deuda corporativa de China creció en 3,8 puntos porcentuales, de acuerdo con los datos del Banco de Pagos Internacionales", menciona Dembínskaya.

    El sistema bancario paralelo o 'shadow banking' permite a las empresas chinas contar con cada vez mayor volumen de créditos. Dicho sector alcanzó tamaños realmente alarmantes. Los bancos chinos financian las casas de corretaje, que funcionan como intermediarias entre los bancos y el sector de negocios. Sus esquemas crediticios ofrecen a los emprendedores altos rendimientos e implican altos riesgos.

    Más: Presagios oscuros, ¿por qué la crisis global podría estallar este mismo año?

    "El sector bancario paralelo en China es un vasto ecosistema que interconecta miles de instituciones financieras, gobiernos locales y centenas de millones de hogares. De acuerdo con Moody's Investors Service, el sector bancario paralelo en el país asiático alcanzó los nueve billones de dólares", informa Bloomberg.

    En el FMI advierten que la actual burbuja de la deuda corporativa en China sería capaz de provocar el desplome de la economía del país y lanzar una nueva crisis asiática parecida a la que se produjo en 1997, concluye la periodista.

    Etiquetas:
    crisis, deuda, economía, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik