Widgets Magazine
00:26 GMT +321 Octubre 2019
En directo
    Un conductor mira desde su trishaw decorado con una bandera americana y una china en Pekín

    Guerra comercial entre China y EEUU: ¿habrá un consenso para el 1 de marzo?

    © AP Photo / Andy Wong
    Economía
    URL corto
    190
    Síguenos en

    Las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China que se celebraron en Pekín no dieron resultados claros, a pesar de las expectativas positivas de los inversores.

    Estaba previsto elaborar un memorando de entendimiento para presentárselo a los gobiernos de los dos países con miras a las futuras negociaciones, pero este no se ha hecho público. La próxima semana, los negociadores a nivel ministerial de los dos países tendrán que reunirse de nuevo en el territorio estadounidense.

    Los inversores depositaron grandes esperanzas en las recientes negociaciones que llevaron a un crecimiento de casi un punto porcentual en las cotizaciones del Dow Jones y del S&P500. Sin embargo, el acuerdo no se ha materializado, y tampoco queda claro si será posible concretarlo en el futuro.

    Para llegar a este consenso, China propone aumentar drásticamente las compras de productos agrícolas, materias primas y productos de alta tecnología estadounidenses, y en seis años nivelar la balanza comercial con EEUU. Además, Pekín promete continuar las reformas para ampliar la apertura del mercado en los sectores manufacturero y financiero. China también asegura a la parte estadounidense que tomará todas las medidas necesarias para proteger la propiedad intelectual estadounidense.

    También: Pekín se prepara para una 'Guerra Fría de la alta tecnología'

    Sin embargo, Estados Unidos, por su parte, insiste en que China abandone su política de subvencionar a las empresas estatales para nivelar el campo de juego con los competidores extranjeros. Además, Washington pide que se ponga fin a la práctica de la transferencia forzada de tecnología a cambio del acceso de las empresas extranjeras al mercado interno chino. Los estadounidenses creen que China debería eliminar todas las barreras no arancelarias y dejar de manipular el tipo de cambio del yuan, la divisa nacional.  Además, Estados Unidos propone desarrollar un mecanismo de control que reinstale automáticamente los aranceles protectores en caso de que China no cumpla con algún acuerdo.

    Por lo visto, China está categóricamente en desacuerdo con estos requisitos. En primer lugar, Pekín afirma que la política industrial es un asunto interno en el que otros países no pueden interferir. El mismo argumento es esgrimido por la parte china contra el mecanismo de control propuesto: limita gravemente la soberanía de China. Por lo tanto, como señala una declaración oficial de la Casa Blanca emitida al final de las negociaciones, todavía queda mucho trabajo por hacer.

    Más: "Al cerrar una puerta a EEUU, China ha abierto una ventana a Rusia en su mercado"

    Es poco probable que las dos partes lleguen a un consenso para el 1 de marzo, y seguro que las negociaciones continuarán. Ahora, en el mejor de los casos, se podrá alcanzar algún acuerdo provisional, por ejemplo, el memorando de entendimiento, dice Mei Xinyu, un empleado del Instituto de Comercio Internacional y Cooperación Económica del Ministerio de Comercio de la República Popular China.

    "Creo que la probabilidad de alcanzar un acuerdo interino entre China y EEUU para el 1 de marzo es de alrededor del 50%. Principalmente porque Trump ahora necesita logros políticos. Pero aquí es necesario entender que a los estadounidenses les gusta usar tácticas de caminar a lo largo del borde del abismo durante las negociaciones. Pero incluso si las dos partes pueden llegar a un acuerdo provisional, es difícil decir qué dificultades surgirán durante su aprobación por el Congreso y qué cambios puede sufrir en el futuro", explica Mei Xinyu.

    Según el experto, muchos requisitos de Estados Unidos son difíciles de implementar técnicamente. Incluso la reducción del desequilibrio comercial requerirá un cambio en la cadena de suministros. Por ejemplo, para que China pueda aumentar las compras de productos estadounidenses de alta tecnología, su producción debería transferirse al territorio estadounidense en primer lugar, destaca el experto.

    "Cuando hablamos de la posibilidad de expandir las compras chinas de productos estadounidenses, debemos tener en cuenta varios puntos. Primero, si China va a aumentar las compras de productos de alta tecnología, debemos entender si Estados Unidos levantará el embargo a China. En segundo lugar, si consideramos la exportación de semiconductores estadounidenses a China, deberíamos entender que muchos de estos productos se producen en Asia, no en EEUU. Es necesario volver a trasladar la producción a EEUU, lo que no es fácil. El superávit comercial con EEUU se puede reducir ya en este año, porque la economía podría experimentar problemas y las importaciones también disminuirán", continuó el experto.

    Otros expertos también se muestran escépticos sobre las perspectivas de las negociaciones comerciales, ya que la mayoría de las demandas de Estados Unidos se concretaron hace meses e incluso años. Por lo tanto, no se puede confiar en el hecho de que 60 días serán suficientes para arreglar la situación.

    Etiquetas:
    opinión, negociaciones, guerra comercial, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik