En directo
    El primer ministro indio, Narendra Modi, y el presidente chino, Xi Jinping

    La India, lista para asestar un golpe inesperado a la economía de EEUU

    © AP Photo/ Kim Kyung-hoon
    Economía
    URL corto
    61362

    La India ha decidido elevar los aranceles a las importaciones estadounidenses de productos agropecuarios. ¿De qué se está vengando Nueva Delhi y por qué varios expertos vislumbran una 'huella china' en esta jugada?

    Nueva Delhi anunció sus planes de introducir aranceles elevados a las importaciones estadounidenses de productos agropecuarios por valor de casi 900 millones de dólares.

    Posteriormente, la India aplazó hasta el 31 de enero de 2019 la imposición de aranceles elevados a las importaciones de 29 productos estadounidenses por valor de 235 millones de dolares, informó el periódico The Economic Times.

    Por ejemplo, los aranceles a las importaciones estadounidenses de nueces aumentarán del 30% hasta el 120%, mientras que las tarifas arancelarias a las importaciones de garbanzos crecerán en un 40% y llegarán al 70%, informa The Times of India.

    "Aunque China sigue siendo el principal frente en la guerra comercial de EEUU, Donald Trump logró poner los nervios de punta incluso al primer ministro de la India, Narendra Modi", escribe el periodista ruso Alexandr Lesnij en su artículo para la edición rusa de Sputnik.

    Bofetadas de EEUU a la India

    Todo empezó en marzo de 2018, cuando Donald Trump anunció la imposición de aranceles del 25% a las importaciones de acero y aluminio respectivamente. Esta medida afectó no solo a las empresas siderúrgicas de Rusia, China, Europa y Japón, sino también a las de la India.

    También: Efecto búmeran: cómo la guerra de aranceles de Trump estimula el comercio con China

    En abril, la Casa Blanca incluyó en su lista negra a Rosoboronexport, según la Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de Sanciones (CAATSA). Esta ley prevé que cualquier país que realice grandes transacciones con esta compañía rusa será sometido a las sanciones de EEUU. 

    Fue en aquel mismo mes cuando los bancos de la India congelaron 2.000 millones de dólares asignados a proyectos importantes, entre los cuales se destacaba la reparación del submarino Chakra, de la serie 971, alquilado a Rusia, informó el medio de comunicación The Economic Times.

    A comienzos de mayo, Trump anunció su retirada del acuerdo nuclear con Irán y prometió restablecer las sanciones contra Teherán y todos los países que cooperasen con las autoridades iraníes.

    "Evidentemente, esta jugada iba dirigida contra China y la India, los dos principales compradores del petróleo iraní", recalca el autor del artículo.

    No obstante, el presidente de EEUU ofreció a Pekín y a Nueva Delhi la exención de 180 días para que pudieran encontrar nuevos suministradores de petróleo. Mientras tanto, los pagos por el petróleo iraní tuvieron que realizarse a través de las cuentas de garantía, comunicaron a Sputnik en el Departamento de Estado. Esta cuenta se abría por el país comprador e Irán podía gastar el dinero transferido en ella solo para adquirir bienes humanitarios y, para hacerlo, tenía que contar con el permiso de Washington.

    La India sabe cómo defenderse a sí misma

    El tamaño de la economía de la India no permite a este país asiático contestar simétricamente a la imposición de aranceles por parte de EEUU y entrar en una abierta confrontación con Washington como hace China, considera Lesnij. Según datos del Banco Mundial, el PIB de la India alcanzó casi 2,6 billones de dolares en 2017, mientras que el de China llegó a 12,2 billones.

    Más: Estas podrían ser las economías más grandes del mundo para el 2030

    "La agresividad de Washington condujo a que Pekín y Nueva Delhi pasaran de la confrontación económica a emprender medidas coordinadas contra la presión de EEUU por primera vez durante mucho tiempo. Este cambio ocurrió a pesar de que la India y China eran adversarios estratégicos en la cuenca del Pacífico", destaca el autor.

    El director ejecutivo del banco UCO, Charan Singh, comunicó a Reuters el 8 de enero que Delhi empezó a usar rupias para pagar a Teherán por los suministros de petróleo. Además, a finales de octubre de 2018 la India y Rusia, tras muchos años de negociaciones, firmaron el contrato de suministro de los sistemas S-400. El monto de este documento que fue fijado en rublos ascendió a 5.430 millones de dólares.

    "En la práctica, eso significa que, en varios ámbitos de comercio con el exterior, la India ya no depende de la moneda estadounidense", escribe Lesnij.

    El periodista ruso considera que el encuentro de los ministros de Asuntos Exteriores de la India y China que tuvo lugar el 21 de diciembre en Nueva Delhi podría estar detrás de la introducción de nuevos aranceles por parte de la India.

    En abril del 2018, Pekín introdujo aranceles de entre el 15% y el 25% a las importaciones de alimentos procedentes de EEUU. Esta medida asestó un duro golpe a los granjeros que suministraban trigo, maíz, productos lácteos, carne de cerdo y soja.

    "Ahora la misma perspectiva triste se abre a causa de la posible introducción de aranceles por parte de la India. Cabe destacar que los estados agropecuarios de EEUU fueron la principal fuerza electoral de Donald Trump en las elecciones de 2016. Por lo visto, el mandatario estadounidense tendrá que olvidarse de su apoyo en los comicios de 2020", agrega.

    Además: ¿Cuáles son los países que ejercieron una mayor influencia en China en 2018?

    Según Lesnij, es evidente que la India y China empezaron a acercarse deliberadamente en 2018 al celebrar una serie de reuniones de alto nivel tras varios años de enemistad y disputas territoriales.

    "A partir de ahora, dos de las grandes economías del mundo están formando un tándem único contra Washington en la cuenca del Pacífico (…) Es poco probable que este año Trump encuentre fácil su lucha por la mejora del saldo de comercio exterior de EEUU", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    economía, EEUU, la India