10:36 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Instalaciones para extraer petróleo en EEUU

    ¿Qué pierde EEUU con los ataques chinos al petróleo y gas?

    © AP Photo/ Charlie Riedel
    Economía
    URL corto
    1350

    La imposición de aranceles sobre los suministros de gas natural licuado (GNL) y una drástica reducción de los envíos del petróleo estadounidense a China puede costarle caro a Washington que se enfrentaría a un exceso de producción al perder un gran mercado, opinan los expertos.

    GNL

    China impuso un arancel adicional del 10% al GNL, lo que prácticamente paralizó sus suministros desde EEUU. Según el columnista de Sputnik, Maxim Rúbchenko, el cese de las exportaciones tendrá unas duras consecuencias para el país norteamericano.

    En primer lugar, los exportadores estadounidenses están perdiendo dinero: el año pasado, los suministros de GNL a China generaron alrededor de 1.000 millones de dólares al mes, observa el periodista que cita a Thomson Reuters.

    En segundo lugar, Estados Unidos está perdiendo acceso al mercado más prometedor. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), China se convertirá muy pronto en el mayor importador de gas del mundo.

    Más: China, a punto de convertirse en el mayor importador mundial de gas

    En tercer lugar, el paso chino afecta los planes de producción de GNL de Washington. Según la AIE, en los próximos cinco años, la oferta en el mercado de gas natural licuado crecerá, y EEUU será el principal contribuidor de este aumento.

    Para finales del próximo año, la capacidad de producción de GNL de EEUU se triplicará: de 3.600 a 9.600 millones de pies cúbicos por día. Como consecuencia, Estados Unidos tiene una oportunidad real de convertirse en uno de los líderes mundiales en el suministro de gas natural licuado, junto con Catar y Australia.

    No obstante, los proyectos estadounidenses están diseñados principalmente para ventas en Asia. La pérdida del mercado chino pone fin a estos planes.

    Según los analistas de la consultora Edison, con el cese de los suministros de GNL estadounidense a China, la construcción de la planta de licuefacción de gas Magnolia LNG en Luisiana con una capacidad de ocho millones de toneladas por año, prácticamente pierde su sentido, al igual que la creación de otras instalaciones de producción.

    La suspensión de proyectos orientados a la exportación conducirá a un exceso local de gas en el mercado estadounidense, lo que afectará los ingresos de las compañías de gas y los obligará a reducir sus volúmenes.

    Todo esto también afectará el interés de los inversionistas en la industria del gas estadounidense, advierte Edison.

    Tema relacionado: El petróleo y los aranceles harán subir los precios del gas natural licuado en Asia

    Petróleo

    Las exportaciones de petróleo de Estados Unidos a China se han convertido en otra víctima de la guerra comercial entre los dos países: los envíos se redujeron considerablemente. Mientras tanto, Xie Chunlin, presidente de la empresa China Merchants Energy Shipping, incluso anunció que el suministro del crudo "se ha parado por completo".

    Según The Wall Street Journal, que hace referencia a los datos sobre la circulación de los petroleros y los resultados de una encuesta a los comerciantes, en agosto China no importó petróleo desde EEUU y en septiembre compró solo 30.000 barriles por día.

    Para comparar, en promedio, en el primer semestre del año, las entregas superaron los 350.000 barriles por día, según el Departamento de Energía estadounidense.

    Mientras tanto, China ocupó el segundo lugar en la lista estadounidense de importadores después de Canadá: Pekín representó alrededor del 20% de las exportaciones de EEUU. Al mismo tiempo, para China, los suministros de petróleo estadounidense representan solo el 3%.

    Es decir, la suspensión resulta más dolorosa para EEUU, cuyos productores de petróleo se verán obligados a buscar nuevos compradores, mientras que China puede compensar fácilmente los pequeños volúmenes de suministros estadounidenses.

    Estos cambios también reducen los ingresos de algunos navieros porque disminuyen las entregas en una ruta larga y rentable desde Estados Unidos a China.

    Al mismo tiempo, Trump esperaba que el aumento de las exportaciones de hidrocarburos, que ahora está bajo amenaza debido a la guerra comercial, redujera el déficit comercial de Estados Unidos.

    Además: Cómo ataca China a la economía de EEUU

    Según el politólogo y profesor de la Universidad Financiera de Rusia, Guevorg Mirzayán, China puede permitirse este tipo de medidas contra EEUU porque tiene petróleo de Oriente Medio, Venezuela y también de Rusia. En declaraciones a Sputnik, el analista subrayó que Estados Unidos no tiene ninguna oportunidad de evitar un posible aumento en las exportaciones del petróleo ruso a China.

    "Rusia no es Irán, y EEUU no podrá imponer restricciones al suministro de petróleo de Rusia. Si imponen una prohibición a la compra de petróleo ruso por parte de compañías estadounidenses e intentan forzar a otros países a unirse a estas sanciones, esto causará una gran rebelión en el mundo. Sería una medida absolutamente irresponsable y dudo que los países del mundo la acepten", comentó Mirzayán.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    pérdida, consecuencias, aranceles, gas, petróleo, guerra comercial, EEUU, China