09:06 GMT +312 Diciembre 2018
En directo
    Donald Trump, presidente de EEUU

    Cómo estrangula EEUU la economía de otros países

    © REUTERS / Leah Millis
    Economía
    URL corto
    3212

    El aumento de la tasa de la Reserva Federal y el fortalecimiento del dólar debilitan inevitablemente las monedas de los mercados emergentes. Al mismo tiempo, los productos energéticos, cuyos precios están denominados en dólares, son cada vez más caros para los países que los exportan. Y el crecimiento de las cotizaciones solo agrava la situación.

    El verdadero culpable

    El presidente de EEUU, Donald Trump, no para de reprochar a China que manipule la tasa de cambio del yuan para nivelar los efectos negativos de los aranceles sobre los exportadores. No obstante, la caída de la divisa china, al igual que las de otros países en desarrollo, en gran parte se debe a las acciones de Estados Unidos.

    La economía estadounidense está creciendo constantemente. Además, Trump llevó a cabo una reforma fiscal que liberó un capital adicional. En estas condiciones, existe el peligro de sobrecalentamiento de la economía. Y el regulador eleva lógicamente los tipos de interés para evitar efectos negativos.

    Mientras tanto, otros países deberían elevar simétricamente sus tasas de interés para evitar una corrección de la tasa de cambio. Pero esto no siempre es posible. El gigante asiático no puede elevar las tasas de interés, puesto que en las condiciones de una guerra comercial con EEUU, la economía puede desacelerarse y el endurecimiento de la política monetaria puede estrangular la actividad comercial y el crecimiento.

    Además: Cómo ataca China a la economía de EEUU

    Algo similar pasa en Turquía. El país ha mantenido el crecimiento económico durante muchos años debido a las bajas tasas de interés. Tampoco se puede decir que la economía de Indonesia esté lista para afrontar dificultades monetarias. A mediados de septiembre, el Banco de Rusia se vio obligado a aumentar la tasa clave en 0,25 puntos porcentuales para detener la caída del rublo, medida eficiente para un tiempo. Pero a largo plazo, hay poco espacio para maniobrar. Como resultado, existe un proceso completamente natural de devaluación de las monedas nacionales.

    Los reproches de las autoridades estadounidenses contra varios países sobre la subvaloración de las monedas también parecen extraños, porque la devaluación de las monedas no es rentable para la mayoría de los países en desarrollo. China, por ejemplo, sigue siendo el mayor importador de recursos energéticos. Sus precios están denominados en dólares. Por lo tanto, la caída del yuan hace que la energía para China sea más cara. Lo cual es completamente inapropiado bajo las condiciones de un crecimiento económico que ya se está desacelerando.

    En cuanto a la India, una parte importante de su población se dedica a la agricultura. El fortalecimiento del dólar hace crecer los precios del combustible diésel necesario para los agricultores. Incluso Rusia sintió el efecto: el tipo de cambio del rublo frente al dólar es demasiado bajo, dados los precios actuales del petróleo.

    Más información: Descubre por qué Rusia no se preocupa por la subida de la tasa de interés en EEUU

    Desdolarización

    El problema es que para los países en desarrollo es igual de arriesgado tanto el aumento de las tasas de interés como la devaluación de las monedas nacionales. Ambas cosas pueden ralentizar seriamente el crecimiento económico. Por lo tanto, cada vez se habla más de la desdolarización.

    Incluso la Unión Europea se pregunta por qué los precios de los principales recursos del mundo están denominados en dólares.

    "Es absurdo que Europa pague el 80% de sus importaciones de energía —300.000 millones de euros al año— en dólares estadounidenses, aunque solo el 2% proviene de EEUU. Es absurdo que las empresas europeas compren aviones europeos por dólares, y no por euros", declaró el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

    China también está viendo lo absurda que es la situación, donde el dólar penetra incluso en los estándares económicos nacionales, comentó a Sputnik el analista del Centro de Estrategia Financiera de la Academia de Ciencias Sociales de China Zhang Ning.

    Además: Kremlin: un mayor número de países busca alternativas para el dólar

    "La administración estatal de control de divisas de China estableció que las personas pueden comprar anualmente divisas en el país por un valor de no más de 50.000 dólares estadounidenses. Y esto se aplica a las compras de cualquier moneda extranjera. Es decir, cualquier transacción en divisas se recalcula automáticamente en dólares, lo que fortalece su estado. ¿Por qué, por ejemplo, no se denominan estas restricciones en yuanes, estableciendo que en un año sea posible comprar divisas no por 50.000 dólares, sino por 350.000 yuanes?", observó.

    China, por supuesto, está tratando de evitar el dólar en los pagos internacionales. El país ha lanzado sus propios futuros de petróleo denominados en yuanes. Sin embargo, aún no está claro si el volumen de transacciones en estos futuros será suficiente para que se conviertan en una alternativa válida al Brent WTI existente. Sin embargo, las autoridades chinas están intentando despertar el interés de los inversores al liberarlos del impuesto sobre la renta si optan por los futuros del petróleo denominados en yuanes.

    Rusia también apoya el deseo chino de deshacerse del dólar. En 2014, se concluyó un acuerdo sobre swaps de divisas rublo-yuan por un valor de 150.000 millones de yuanes —21.700 millones de dólares—, que posteriormente fue prolongado. De esta manera, ambos países obtuvieron acceso a la liquidez en la moneda de otro país y evitaron la necesidad de adquirirla en los mercados de divisas. Sin embargo, este esquema funciona solo entre los países con un comercio sustancial y, lo que es más importante, equilibrado.

    "De lo contrario, una de las partes tendría un exceso de moneda nacional de otro país. Los opositores a la desdolarización consideran que este problema es el principal argumento. Y si una de las partes le impone a la otra una determinada moneda, entonces asume todos los riesgos asociados con la volatilidad del tipo de cambio, lo que aumenta los costos de transacción. Por lo tanto, no será posible deshacerse rápidamente del dólar en las transacciones, aunque a largo plazo hace falta realizar una transición gradual", señaló Zhang Ning.

    "Es un largo proceso de transición que requiere el fortalecimiento y la creciente influencia de las monedas alternativas en los mercados emergentes, es decir, el fortaleciendo sus economías. No es un proceso rápido".

    Sin embargo, ya hay ciertos avances en el camino hacia la desdolarización. Con la inclusión del yuan en la canasta de DEG —derechos especiales de giro—, la participación de la divisa china en las reservas de diferentes países está aumentando gradualmente.

    Tema relacionado: La revolución antidólar: el 'rey león' está débil, comienza la batalla por el trono

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    tasa de interés, desdolarización, economía, Donald Trump, Rusia, la India, China, EEUU