19:16 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI)

    ¡Sigue comprando los bonos del Tesoro! El FMI contra el desarrollo económico de Rusia

    © Sputnik / Vladimir Astapkovich
    Economía
    URL corto
    13642

    El Fondo Monetario Internacional (FMI) aumentó los pronósticos de crecimiento económico de Rusia hasta un 1,8% para el año 2019 y mantuvo sus estimaciones para 2018.

    Los analistas del FMI señalaron que la flexibilización de la regulación presupuestaria anunciada para los próximos cinco años afectará negativamente a la estabilidad macroeconómica del país.

    El columnista de Sputnik, Alexandr Lesnyj, intentó averiguar por qué el FMI está preocupado por los precios de recorte del crudo y qué relación hay con el decreto de Vladímir Putin sobre los objetivos nacionales y metas estratégicas de la Federación Rusa hasta 2024.

    Contar el dinero de otros

    En el informe que el FMI emitió en octubre se destaca que el Gobierno ruso logró estabilizar la situación económica del país, en gran medida gracias a decisiones acertadas en el ámbito bancario.

    De acuerdo con los autores del documento, uno de los factores clave es el esfuerzo del Banco Central para cerrar estructuras financieras débiles que minan la confianza en el sistema bancario. Además, el organismo mantuvo el rumbo hacia la desdolarización.

    Además de ello, los expertos del FMI destacaron el reducido nivel de inflación que se ubica en un 2,8%, por debajo del proyectado (4%). Al mismo tiempo, estiman que debido al aumento de precios del combustible y a la debilitación del rublo, la inflación ascenderá hasta un 5,1% en 2019.

    Tema relacionado: Todos los detalles sobre la 'inmunidad' rusa a las sanciones de EEUU

    Sin embargo, el columnista señala que estas declaraciones son contradictorias, puesto que el propio FMI pronosticó que el precio por barril del crudo sería de 69,38 dólares en 2018 y 68,76 dólares en 2019.

    "Teniendo en cuenta que a partir del 1 de enero de 2019 las subvenciones para la industria petrolera aumentarán un tercio en el marco de las maniobras tributarias, no está claro por qué aumentaría el precio del combustible", indicó Lesnyj.

    De acuerdo con el experto, la explicación de la caída de la divisa rusa se debe a la volatilidad del rublo causada por las medidas presupuestarias anunciadas por el ministro de Finanzas, Antón Siluánov.

    Además, los analistas del FMI se oponen a que el precio de recorte para los ingresos extraordinarios provenientes de la venta del crudo aumente de 40 a 45 dólares por barril en 2023.

    Según el decreto promulgado por Vladímir Putin en mayo de 2018, el objetivo es redistribuir la diferencia de cinco dólares para que forme parte del presupuesto nacional y se use para el fomento de inversiones.

    Más: El fin de la incertidumbre: el clima empresarial consigue un nivel de precrisis en Rusia

    No obstante, la directora general del organismo, Christine Lagarde, mostró tener la misma actitud negativa que los analistas en cuanto a esta cuestión.

    "Para financiar gastos aumentados para la sanidad, educación e infraestructuras, podrían bajar otros gastos", comentó.

    Por esta razón, el columnista está convencido de que los pronósticos y los consejos emitidos por el FMI no tienen la finalidad de aumentar la estabilidad económica de Rusia, sino todo lo contrario: frenar el crecimiento económico del país.

    "Los expertos del acreedor internacional recomiendan al Gobierno ruso que sigua abasteciendo el mercado mundial con el crudo y que todos los ingresos extraordinarios se inviertan en los bonos estadounidenses en lugar de invertirlos en la construcción de viviendas, mejora de la sanidad, educación y mucho más", criticó.  

    Frenar la economía rusa para balancear la crisis europea

    Lesnyj opina que los intentos por frenar el crecimiento económico de Rusia están relacionados con el hecho de que "las cosas no van tan bien como ellos quisieran en los países occidentales, cuyos intereses está velando el FMI".

    De hecho, el financista jefe de la organización, Maurice Obstfeld, considera que las principales amenazas para la economía mundial provienen ante todo de EEUU y la UE.

    "A pesar de la actual demanda dinámica, hemos reducido nuestro pronóstico de crecimiento para EEUU en 2019 debido a las tarifas que fueron impuestas sobre un amplio abanico de mercancías chinas y las medidas de respuesta", explicó Obstfeld.

    Por su parte, el columnista de Sputnik afirma que la salida del Reino Unido de la UE también acarrea riesgos adicionales. A pesar de que la culminación del Brexit tendrá lugar en marzo de 2019, hasta ahora no hay ningún acuerdo entre Londres y Bruselas.

    Además: Merkel insta a avanzar sobre el Brexit

    Debido a ello, la economía europea enfrenta la mayor amenaza de su historia y las sanciones antirrusas solo están empeorando la situación. Un ejemplo de ello es lo que está viviendo Italia.

    El PIB italiano aumentará en 2018 tan solo un 1,2%. Ya en 2017 la deuda nacional superaba los ingresos por un 30%.

    Además, el exsenador italiano Roberto Mura dijo que debido a las sanciones contra Rusia el país pierde siete millones de euros diarios en forma de ganancias potenciales.

    Es más, en el transcurso de los últimos cuatro años, 10.000 trabajadores perdieron el empleo como consecuencia de estas sanciones. El columnista señala que lo peor aún está por venir para Italia.

    "Cuando el italiano Mario Draghi abandone su puesto de director del Banco Central Europeo en 2019, Roma perderá definitivamente el acceso a prestamos baratos que son la última fuente de dinero para la reestructuración de la deuda nacional", explicó.

    Junto con el Brexit, ello podría ser el punto de partida para la crisis económica más profunda y duradera que Europa ha vivido, concluye el experto.

    También: El FMI alerta sobre una posible catástrofe financiera mundial

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    crisis, sanciones, crisis económica, Brexit, Fondo Monetario Internacional (FMI), Mario Draghi, Christine Lagarde, Unión Europea, EEUU, Rusia