03:58 GMT +317 Octubre 2018
En directo
    Los quesos de la empresa Grand Laitier

    De camionero a empresario: cómo un francés encontró su fortuna en Rusia

    © Foto : Grand Laitier
    Economía
    URL corto
    0 220

    El dicho chino dice que donde unos ven crisis, otros ven oportunidades. Un ejemplo perfecto de su veracidad podría ser el caso de Frederic Piston d'Eaubonne, un camionero francés que en tiempos de turbulencias políticas encontró su oportunidad en Rusia y se convirtió en un exitoso empresario de quesos.

    Desde que Moscú estableció el embargo de productos provenientes de EEUU, la UE y otros países, como contramedida por las restricciones comerciales, muchos productores encontraron su oportunidad en Rusia.

    "Todo comenzó gracias a las sanciones y contrasanciones entre Moscú y los Estados occidentales", ironiza el francés, en una entrevista otorgada al medio Les Echos.

    Político: El embargo alimentario ruso ha sido catastrófico para agricultores franceses

    Era 2014, la crisis ucraniana estaba en pleno apogeo. Moscú acusa a Occidente de intervenir en el proceso interno ucraniano e incitar el golpe de Estado en ese país; Washington y Bruselas reprochan a Moscú el apoyo a las regiones que no aceptaron el nuevo poder nacionalista en Kiev y decidieron buscar el amparo de Rusia. Ambas partes se imponen restricciones mutuas y desde entonces sectores enteros del comercio mutuo quedan paralizados.

    "¡Eso abrió una oportunidad para producir en Rusia!", recuerda el empresario, quien nació en el departamento francés de Vandea.

    Junto a su colega belga Philippe Nyssen, Frederic abrió en las afueras de Moscú la quesería Grand Laitier. Después del éxito de su primera producción artesanal, ambos empresarios ahora quieren llevar se negocio a un nivel industrial. La empresa ya tiene a su disposición 400 hectáreas de tierra para expandir su producción y ahora se encuentran revisando las propuestas de inversión.

    Les Boutons de Grand Laitier
    © Foto : Grand Laitier
    Les Boutons de Grand Laitier

    El país de las oportunidades

    Frederic es un licenciado en industria agraria, pero la sed de aventuras lo llevó a trabajar como camionero e incluso trabajó llevando materiales para el aeropuerto de Bagdad, Irak. Su noviazgo con Rusia comenzó en la década de los 1990, cuando el país apenas comenzaba a dar sus primeros pasos en la era postsoviética. Entonces trabajaba como especialista de logística en la empresa transportista Kuehne+Nagel.

    "¡Esos eran tiempos locos! Los rusos lo compraban todo en Europa y todo eso necesitaba ser transportado. Era posible emprender todo tipo de proyectos en este país de rápido crecimiento. En Francia, todo ya está repartido, pero aquí puedes hacer algo nuevo. ¡Esta es una verdadera aventura!", comparte Frederic con entusiasmo.

    Más: Rusia sustituye importaciones en maquinaría agrícola y ferroviaria al 90-95%

    Un verdadero reto para él fue el año 2014, cuando entre Rusia y la UE se elevó la tensión política debido a la crisis ucraniana. Esto afectó el comercio y Frederic Piston d'Eaubonne tuvo que abandonar la empresa en la que trabajaba. Pero las sanciones mutuas y su encuentro con el empresario belga Philippe Nyssen le abrieron oportunidades inesperadas en el mercado de quesos ruso. Desde entonces Philippe se dedica a las finanzas y comunicaciones públicas de la empresa, al tiempo que Frederic se dedica enteramente a los asuntos de producción.

    En cualquier caso, Frederic a menudo visita Francia con su mujer rusa y sus dos hijos. Confiesa que ya se siente ruso, aunque afirma que no ha perdido su temperamento galo. Al igual que la mayoría de los rusos, Frederic no considera que la estancia de Vladímir Putin en el poder sea un problema. "¡Las principales libertades aquí no han desaparecido! La libertad de poder trabajar, incluso si quieres en horas extras; la libertad de poder pasear por Moscú de noche, sin temer a nada…".

    Las restricciones impuestas por EEUU, la UE y otras naciones al comercio con Rusia frenaron el crecimiento del país eslavo. No obstante, las contramedidas establecidas por Moscú junto al programa de sustitución de importaciones han permitido a los productores internos ocupar rápidamente los sectores del mercado que quedaron abandonados. Muchos productores europeos han decidido localizar en Rusia su producción, para así poder rescatar parte del mercado perdido.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    queso, sanciones, Rusia