20:40 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Un mapa del mundo y un gráfico detrás de una mano que sostiene un globo

    Batalla de teorías sobre dónde estallará la siguiente crisis financiera

    CC0 / Pixabay
    Economía
    URL corto
    170

    Aunque muchos economistas advierten que EEUU podría ser la cuna de una nueva crisis global, también es probable que las futuras turbulencias económicas se produzcan en los países emergentes, opina un alto cargo de una destacada empresa financiera rusa.

    Recientemente, el multimillonario y fundador de la empresa de inversión Bridgewater Associates, Ray Dalio, vaticinó en una entrevista al portal Business Insider que la nueva crisis podría producirse en dos años.

    Opinión de Ray Dalio: ¿Cuánto tiempo nos queda hasta la llegada de una nueva crisis mundial?

    Dalio no es la única persona que se preocupa por este tema. Muchos economistas han advertido en repetidas ocasiones de que la economía estadounidense está recalentada: el mercado de valores de EEUU alcanzó máximos históricos, y a partir del verano de 2018 el índice S&P 500 ha estado a punto de superar la barrera psicológica de los 3.000 puntos.

    Actualmente, las mayores preocupaciones de los inversores están asociadas con el traspaso de la Reserva Federal —el banco central de EEUU— de la expansión cuantitativa a la consolidación de su política monetaria. 

    Este paso tiene una razón lógica, escribe el vicepresidente del consejo ejecutivo del grupo financiero BKS, Stanislav Nóvikov, en su artículo para la edición rusa de la revista Forbes.

    "Este proceso busca frenar la excesiva liquidez monetaria que ingresó en el sistema financiero de EEUU en la última década", recalca.

    Actualmente, la tasa de interés está creciendo en EEUU. Distintos expertos consideran que a raíz de este aumento el mercado de valores de EEUU —que permanece recalentado e demasiado inflado desde la vigencia de la tasa de interés cero— corre riesgo de desplomarse.

    También: Reserva Federal de EEUU eleva la tasa de interés

    No obstante, Nóvikov opina que estos temores son "exagerados". Según el alto gerente de la BKS, el crecimiento del mercado de valores de EEUU es el reflejo del aumento de los ingresos por parte de las empresas estadounidenses. Al mismo tiempo, el PIB del país norteamericano continúa creciendo a medida que aumentan los gastos de consumo que a su vez empujan a crecer la economía de EEUU.

    "El repliegue de los programas de expansión cuantitativa y el aumento de la tasa de interés no tendrán un efecto negativo sobre el mercado estadounidense. Este proceso resuelve el problema de 'la trampa de la liquidez': situación en la que se vieron involucradas las empresas, los bancos y los consumidores estadounidenses a causa del exceso de liquidez en la economía. Todos ellos acumularon recursos financieros en vez de gastarlos", enfatiza el autor del artículo.

    Además, Nóvikov recuerda que el crecimiento de la inflación en EEUU no supera las expectativas. Entre otros indicadores positivos como el aumento del empleo, el autor también destaca el crecimiento de los salarios que en agosto batió un nuevo récord al situarse en 2,9%.

    Los datos estadísticos comprueban la dinámica positiva del crecimiento de la economía estadounidense y justifican la consolidación de la política monetaria por parte de la Reserva Federal, subraya.

    Sin embargo, las tendencias populistas ponen en peligro el bienestar económico mundial y en particular el de los países emergentes. Nóvikov opina que la guerra comercial entre EEUU y China es el resultado del enfoque populista de la Administración Trump que se ha traducido en una política proteccionista.

    "EEUU está tratando prácticamente de tambalear los mercados en vías de desarrollo a través de las guerras comerciales: si esta presión alcanza su máximo, los país emergentes pueden ser la cuna de una nueva crisis financiera mundial", escribe.

    Al tomar en cuenta las perspectivas de desarrollo de la economía estadounidense entre 2019 y 2020, el vicepresidente del consejo ejecutivo de BKS considera que la fuga de capitales podrá aumentar próximamente en los países en vías de desarrollo, lo que a su vez provocará un declive en sus mercados.

    Sin embargo, el autor destaca que las acciones que los bancos centrales de esos países están emprendiendo actualmente para bajar su dependencia de EEUU son más que razonables. Además, los nuevos procesos de desdolarización son capaces de parar el desarrollo de nuevas turbulencias económicas.

    Más: Las fatales consecuencias de las acciones de Trump: varios países se unen contra el dólar

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    crisis, economía, EEUU