19:03 GMT +315 Octubre 2018
En directo
    Pesos mexicanos

    ¿Está México en quiebra? Cinco claves para entender la situación actual del país

    CC0 / Pixabay
    Economía
    URL corto
    Eliana Gilet
    132911

    Aunque el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró públicamente que no iba a poder solucionar "la bancarrota del país" y luego se desdijo, sí hay cifras preocupantes. Sputnik te enumera algunas.

    1. Altos niveles de deuda pública

    La deuda pública de México no ha parado de crecer. Según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en 2017 el Gobierno de Enrique Peña Nieto registró un endeudamiento del 46,3% del Producto Interno Bruto (PIB) equivalente a 10 billones de pesos mexicanos (531.000 millones de dólares)

    La cifra ha tenido un crecimiento sostenido durante las últimas décadas. En el año 2006, cuando asumió Felipe Calderón, la deuda pública representaba el 18,7% del PIB y también tuvo un crecimiento exponencial durante su gestión, continuando una tendencia que traía de los gobiernos anteriores de Vicente Fox y Ernesto Zedillo.

    Dentro de la deuda pública hay un sector importante, que representa el no pago de las pensiones de extrabajadores estatales de empresas como Pemex, la Comisión Federal de Electricidad, los del Seguro Social e incluso de Mexicana, la fundida empresa aeronáutica de bandera.

    2. Pérdida del control sobre el petróleo y otras áreas estratégicas

    Con la Reforma Energética, la pérdida del monopolio estatal en la extracción de petróleo mexicano cerró una de las principales fuentes de financiamiento del Gobierno. Según datos del Instituto de Estadística y Geografía Mexicano (Inegi), en 2006 llegó a representar el 37% de los ingresos del sector público. Pemex generaba entonces el 10% del PIB del país.

    La privatización de la extracción de petróleo significa también la pérdida del control de un recurso natural estratégico, porque el Estado mexicano ya no decide la velocidad ni la calidad con la que se explotan sus yacimientos de hidrocarburos.

    Esta fue una de las "reformas estructurales" promovidas por Enrique Peña Nieto. Durante su Gobierno de seis años (2012-2018), fueron modificados 127 artículos de la Constitución —sin contar los casos en que modificados más de una vez—, lo que cambió radicalmente la cara a casi todos los sistemas prioritarios: la justicia y su aplicación, la política fiscal, energética, laboral, de telecomunicaciones, educativa y de transparencia. Sus consecuencias apenas empiezan a aparecer.

    3. Altos niveles de pobreza

    Siete de cada 10 mexicanos viven hoy en la pobreza, según las cifras del Inegi. Según el Centro de Análisis Multidisciplinarios de la Facultad de Economía de la UNAM, los trabajadores mexicanos perdieron un 80% de su poder adquisitivo en los últimos 30 años.

    En su estudio explicaron que, en 1987, a un trabajador "le restaban 19 horas y siete minutos para transportarse, comer, asearse, convivir con su familia, salir a pasear y dormir, entre otras actividades. Para octubre de 2017, el tiempo necesario de trabajo para comprar la canasta básica ha sobrepasado un día completo", publicaron.

    En el campo mexicano la situación es igual de preocupante ya que el 60% de los campesinos vive en la pobreza, sobre un total de 26 millones de personas que habitan zonas rurales. Según la dirigente campesina Rocío Miranda Pérez, esto se incrementó ante la apertura comercial que provocó el Tratado de Libre Comercio, cuando México pasó a comprar productos subsidiados de los otros países socios a precios más bajos, mientras abandonó el apoyo a sus productores locales, que sobrevivieron gracias a la práctica de la agricultura de subsistencia, llamada "milpa".

    4. Crisis de violencia

    El país está sumido en una crisis de muerte y sangre. En 2017 se registraron 31.174 asesinatos, que representan un promedio nacional de 25 cada 100.000 habitantes: un aumento del doble con respecto a la del año 2014, y es la mayor registrada en los últimos 60 años.

    Hay zonas del país con promedios altísimos como Colima, con 113 asesinatos cada 100.000 habitantes. Le siguen Baja California Sur con 91, y los estados fronterizos —militarizados hace tiempo— de Baja California (60) y Chihuahua (59).

    Además, hay 37.435 personas desaparecidas en México, según las últimas cifras publicadas por el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, hasta el fin de abril de 2018.

    5. Escaso acceso a la seguridad social

    El Consejo Nacional de Evaluación de la Política Pública informó que la mitad de los mexicanos vive sin acceso a la seguridad social.

    El malo o nulo acceso a la atención en salud se refleja en los altos índices de mortandad causada por enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, que acabará con la vida de 100.000 mexicanos al final del 2018.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    bancarrota, pobreza, economía, Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto, México