08:48 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Yacimiento South Pars

    China, ansiosa por comprar un gigantesco yacimiento de gas iraní

    © REUTERS / Raheb Homavandi/TIMA
    Economía
    URL corto
    5200

    Un 40% del petróleo llega a Pekín desde Oriente Medio. Naturalmente, los chinos prestan mucha atención a esta región del planeta. Y las sanciones estadounidenses contra Irán le vienen muy bien al gigante asiático en este caso.

    La retirada oficial de la francesa Total de Irán, que no logró convencer a Washington que hiciera una excepción y le dejara seguir trabajando con las compañías iraníes, dejó libre su puesto en el mercado del país persa, es decir, una gran participación en el mayor yacimiento de gas del mundo, el South Pars. No hay duda de que la China National Petroleum hará todo lo posible para obtener las acciones de Total.

    En el contexto de las sanciones estadounidenses, hay pocas empresas que quieren adquirir los activos. Además, debido a las mismas restricciones, la dependencia de Teherán respecto a Pekín aumentó aún más. Precisamente de China, el mayor importador de petróleo iraní, dependerá en gran medida la eficiencia de las sanciones, opina el columnista del diario ruso Expert, Serguéi Manukov.

    En los últimos años, las compañías de energía chinas han invertido muchos miles de millones en activos en Irak, los Emiratos Árabes Unidos e Irán. Las empresas chinas están muy interesadas en la energía en Arabia Saudí y Catar. Las compañías del gigante asiático también muestran gran interés en la modernización de una refinería de petróleo en Irán, valorada en 1.500 millones de dólares.

    Por supuesto, las posiciones de las empresas estadounidenses y europeas en Oriente Medio siguen siendo muy fuertes, pero muchos otros factores benefician a China, asegura el periodista.

    Radio: El impacto de las sanciones se hace sentir en Irán

    Según Manukov, la motivación es importante aquí porque los países europeos que poseen compañías de energía dependen mucho menos del petróleo y el gas de Oriente Medio que China. Las importaciones de petróleo de China casi se han duplicado en los últimos diez años. Y su consumo de gas también está creciendo rápidamente. Se produjo un salto brusco en el consumo del combustible azul después de que Pekín cambiara la política ecológica y comenzara a usar gas 'limpio' en lugar de carbón 'sucio'.

    Aun así, a las compañías chinas todavía les queda mucho por hacer para reemplazar a las empresas occidentales que han estado trabajando en la región más de un siglo. Además, China necesita su tecnología. No es sorprendente que los empresarios chinos prefieran tener como socios a los gigantes como BP y Total.

    Total ya ha invertido en South Pars unos 50 millones de dólares. Los franceses no ocultan que no quieren enojar a Washington. El proyecto de 2.000 millones de dólares está bajo amenaza, pero estas pérdidas son insignificantes en comparación con las multas que pueden imponerles a los infractores de las sanciones Departamento del Tesoro de EEUU.

    Temas relacionados: Si el dólar se va a pique en Irán, estas son las empresas que saldrán ganando

    Una de las amenazas más peligrosas es la prohibición del uso del sistema financiero de Estados Unidos. Para muchas empresas grandes, esta amenaza es incluso peor que miles de millones de multas. Por ejemplo, en Total, más del 90% de todas las transacciones financieras se realiza a través de los bancos estadounidenses.

    El columnista opina que el 50,1% de las acciones del proyecto conjunto, perteneciente a Total, pasará a sus socios: la compañía china CNPC y la iraní Petropars.

    Al mismo tiempo, la gigante petrolera china Sinopec envió una delegación a Irán en mayo para completar la transacción, valorada en 3.000 millones de dólares, para desarrollar el gigante yacimiento de petróleo de Yadavarán y reemplazar así a la anglo-neerlandesa Royal Dutch Shell, que tampoco quiere arriesgarse y decidió irse de Irán para no enfadar a Washington.

    Mientras tanto, la presencia de China en Irán es cada vez mayor. Las empresas chinas están creando compañías conjuntas con sus socios iraníes para construir ferrocarriles, metros y fábricas de automóviles. Las calles de Teherán y sus mercados ya están llenos de ropa barata de China y electrodomésticos del gigante asiático.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    El comercio, rehén de la política de Trump sobre Irán
    Empresa española: "Lo que diga EEUU es problema de EEUU, no nuestro"
    Irán pasará su petróleo a Corea del Norte 'bajo la mesa' para burlar las sanciones de EEUU
    Etiquetas:
    petróleo, gas, sanciones, Irán, China