Widgets Magazine
20:15 GMT +319 Octubre 2019
En directo
    El signo de la moneda china yuan

    ¿Qué debe hacer China si no quiere que el yuan siga el destino de la lira turca?

    © AP Photo/ Vincent Yu
    Economía
    URL corto
    250
    Síguenos en

    El valor de la lira turca en relación al dólar estadounidense bajó un 17% en un día después de que Donald Trump anunciara la duplicación de las tarifas al acero y aluminio de Turquía, y el yuan podría seguir el mismo destino en caso de que el Gobierno chino no tome medidas.

    De hecho, Turquía no es el único país afectado por las tarifas de EEUU, puesto que estas medidas también tuvieron un efecto negativo sobre el yuan chino, señaló a Sputnik el sinólogo del instituto Carnegie, Leonid Kóvachich. Así, la moneda china ya bajó más de un 6% en lo que va del año.

    Tema relacionado: Erdogan: "Atacar nuestra economía es atacar nuestra bandera"

    Por lo cual, los expertos se preguntan si China podría vivir el escenario turco, donde la lira bajó un total del 40% en 2018, señala el sinólogo. De acuerdo con él, los dos países tienen ciertas similitudes: ambos sufrieron pérdidas debido a las tarifas estadounidenses, ambos Estados se encuentran en su fase de desarrollo y sus economías crecen a un ritmo similar.

    Con ello, los medios chinos afirman que el yuan no bajará tan drásticamente como la lira turca, puesto que a pesar de las similitudes entre los dos países, también hay diferencias. Al fin y al cabo, China es la segunda economía mundial y es un país fuerte.  

    Infraestructuras como medio de crecimiento

    La economía turca vio el comienzo de su trepidante crecimiento a principios de los años 2000, cuando el Gobierno empezó a tomar medidas para estimularla, señala Kóvachich. Según explica, una de estas medidas fueron unas masivas inversiones en la infraestructura.

    Consecuentemente, se cuadriplicó la red de autopistas, se duplicó el número de aeropuertos y fueron construidas redes ferroviarias de alta velocidad. Gracias a ello el PIB per cápita en el país otomano alcanzó los diez mil dólares en 2017, lo cual supone una triplicación del índice en comparación con el 2002.

    El columnista destaca que China fue por el mismo camino, especialmente después de la crisis económica de 2008, e hizo inversiones a gran escala en la construcción de la infraestructura. De hecho, las inversiones en los fondos principales le daban hasta el 45% del PIB nacional hasta el 2017, añade el experto.

    Más: Movilización al estilo turco: por qué el apoyo de Erdogan no cae debido a la crisis

    Este medio para la estimulación de la economía nacional llevó a los dos países a involucrarse en algunos proyectos inviables y es aquí donde se nota la diferencia entre China y Turquía.

    "A diferencia de China, donde estas inversiones son financiadas por los bancos tradicionales y por el sector bancario gris que usa yuanes, el negocio turco se financiaba en gran medida usando moneda extranjera", explica el sinólogo.

    Así, en 2017 la deuda externa de Turquía ascendía a los 466.700 millones de dólares, lo cual supone el 53,3% del PIB, y el 90% de esta suma estaba denominada en moneda extranjera, destaca Kóvachich. Por si fuera poco, añade el columnista, la reserva turca en moneda extranjera es de tan solo 74.000 millones de dólares.

    También: Así se terminó "el milagro turco"

    Por otro lado, china tiene una reserva considerablemente mayor, razón por la cual el yuan no puede seguir perdiendo valor, cuenta el experto del Instituto Chino de relaciones internacionales modernas, Chen Fengying.

    "Los dos países tienen una situación muy diferente. La caída de la lira se ve afectada tanto por factores económicos como políticos. La economía china está formada y es completamente estable. Tiene sus sistemas económicos y de producción", dijo el experto sinólogo.

    Según explicó Fengying, la economía de Turquía aún no está completamente formada y tiene un obvio enfoque a la exportación. Además, debido al 'peso' de la economía china, los dos Estados se enfrentan a un conjunto de problemas completamente diferentes.

    "Para China no hay ningún factor externo que pudiera suponer una amenaza significativa aparte de nosotros mismos", concluyó el experto chino.

     ¿Por qué cayó realmente la lira turca?

    El columnista destaca que uno de los problemas de la economía de Turquía es una baja tasa de ahorro que desde los años 2000 se mantiene por debajo del 20%. Junto con un consumo activo que estimula la inflación y las inversiones masivas, la baja tasa de ahorro lleva al déficit en cuenta corriente, explica.

    Esto explica el hecho de que el déficit de Turquía haya alcanzado ya el 5,6% del PIB, siendo el más alto de todos los estados miembros del G20. Ello causa la salida de la moneda extranjera, llevando a la desvalorización de la nacional. Kóvachich también añade que gran parte de los créditos turcos se denominan en monedas extranjeras y esto también estimula su crecimiento en relación a la lira.

    "De tal modo, ya hace mucho que se dejaba ver el origen de la caída de la lira. La declaración de [Donald] Trump sobre la duplicación de las tarifas en los metales de Turquía simplemente tiró del gatillo", cuenta el sinólogo.

    China es una historia completamente diferente

    Kóvachich destaca que lo único que comparten los procesos de desvalorización del yuan y la lira es que se deben en parte a las tarifas de EEUU. No obstante, Turquía tiene otros factores económicos fundamentales que contribuyen a dicho proceso y esto explica por qué la moneda china no seguirá el destino de la lira, comenta el experto.

    Relacionado: "La guerra comercial puede causar reducción de ingresos de empresas de Europa, EEUU y Asia"

    Con ello, aunque a diferencia del país otomano la masa crediticia de China se acumula en divisa nacional, una excesiva carga de la deuda puede suponer un serio peligro para todo el sistema financiero del país asiático. De acuerdo con el experto, ya hace varios años que el Gobierno chino lucha contra el apalancamiento, ya que el nivel de las deudas en la economía china supera el 250% del PIB nacional.

    Sin embargo, la actual guerra comercial contra EEUU está poniendo trabas a los planes de China para contrarrestar el apalancamiento y estabilizar el sistema financiero, señala Kóvachich. Según explica, la reducción de la masa crediticia ralentiza la actividad empresarial y crecimiento económico, lo cual en medio del conflicto comercial dificulta la supervivencia de empresas chinas.

    "En el contexto de una guerra comercial el negocio necesita estímulos adicionales para sobrevivir. Necesita créditos baratos y otras concesiones. Esto va en contra de los planes de China para contrarrestar el apalancamiento", señala el experto.

    Ya hace mucho que China está hablando de la necesidad de transformar el modelo de crecimiento, donde el motor de desarrollo debe ser el consumo en lugar de la exportación, dice Kóvachich. Es un proceso que ocurre con gran rapidez últimamente, pero el sinólogo advierte de que esto puede llevar a la inflación y caída de las divisas que se observó en Turquía.

    "Por lo visto, el Gobierno de China tiene que desarrollar una política balanceada. Por un lado, tiene que estimular la economía en un entorno adverso. Por otro lado, tiene que seguir luchando contra el apalancamiento", dice.

    Es especialmente importante para China, que es una de las economías más grandes del mundo, destaca el experto. Según dice, las crisis ocurren cada diez años y la última tuvo lugar en 2008. Por lo cual, es importante hacer todo lo posible para que una nueva crisis no empiece por las divisas de países en vías de desarrollo, concluyó Kóvachich. 

    Además: Trump piensa en aumentar presión económica sobre China

    Además:

    Rusia aspira a comerciar con Turquía en divisa nacional
    ¿Por qué China puede dejar de ser locomotora de la economía mundial?
    El Banco de Turquía anuncia medidas para detener el desplome de la lira
    Etiquetas:
    guerra comercial, aranceles, tarifas, crisis económica, Turquía, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik