En directo
    Explosión de una bomba (imagen referencial)

    EEUU prepara una bomba para la OPEP

    CC0 / Pixabay
    Economía
    URL corto
    51828

    La semana pasada, el precio del petróleo se acercó a la importante barrera psicológica de 70 dólares por barril. El ambiente en el mercado es alarmante. Los analistas pronostican una nueva caída de los precios del oro negro, algo que está buscando la política de la Administración Trump.

    Tendencia a la baja

    Durante poco más de un mes, la cotización del petróleo disminuyó en un 11,5%: de un máximo local de 79,51 dólares el 10 de julio, a 70,3 dólares el 15 de agosto. Y aunque después hubo una ligera recuperación, la tendencia general es claramente bajista, opina Maxim Rúbchenko, columnista de Sputnik.

    La principal razón es el informe del Instituto estadounidense de petróleo sobre un crecimiento récord de las reservas de combustible en EEUU desde hace un año y medio. Aún más preocupante para los operadores fue el hecho de que este aumento estuviera asociado con un fuerte crecimiento del suministro de crudo de Arabia Saudí a EEUU hasta 1,24 millones de barriles al día.

    Infografía: Quién es quién en el mercado global del petróleo

    En general, la compra de petróleo extranjero por parte de los estadounidenses aumentó en un 11%. Para mediados de agosto, en los almacenes de EEUU hay 6,8 millones de barriles de petróleo "que sobran", es decir, no reclamados por las refinerías debido a su sobrecarga.

    Al borde de cambios importantes

    El analista del Servicio de información de precios del petróleo (OPIS, por sus siglas en inglés) Tom Kloza está seguro de que la caída de los precios del petróleo es el resultado de una política deliberada de la Administración Trump.

    A finales de abril, el presidente de EEUU escribió en su cuenta de Twitter que la OPEP inflaba artificialmente el precio del petróleo. "Esto es inaceptable", enfatizó. A principios de junio, Donald Trump volvió a criticar a la OPEP al respecto.

    En el Congreso de EEUU comenzó la elaboración de un proyecto de ley contra los cárteles en el mercado petrolero denominado NOPEP.

    "La NOPEP es un ejemplo del uso de mecanismos legales contra el enemigo, ya que le permite a EEUU imponer su legislación a los Estados miembros de la OPEP y la OPEP+", comentó Tom Kloza.

    Según el analista, "Estados Unidos intenta debilitar la alianza entre Rusia y Arabia Saudí, que sirve de base para la OPEP+, destruir luego toda la estructura de la OPEP y anunciar la liberalización del mercado mundial de la energía".

    En realidad, primero, EEUU impondrá sanciones contra las empresas estatales relacionadas con la OPEP y la OPEP+. Y más tarde, contra las que no dejen de cooperar con estas organizaciones, aclara Rúbchenko.

    Como resultado, los países de la OPEP se verán obligados a negarse a cumplir con las cuotas establecidas por el cártel y aumentar la producción. Arabia Saudí representa la primera manifestación de esta tendencia, al reducir parcialmente la transacción con Rusia para estabilizar el mercado, al aumentar la perforación petrolera a un máximo de cuatro años y al ir bajando los precios de su petróleo durante dos meses seguidos.

    "El mercado del petróleo está al borde de unos fuertes movimientos", señaló Kloza. "Los precios aún pueden subir en las próximas semanas, pero en noviembre el mercado bajará rápidamente a unos 50 dólares por barril".

    Golpe contra los aliados

    Los expertos señalan que la caída de los precios del petróleo afectará principalmente a las empresas occidentales, que participan activamente en el desarrollo de los yacimientos en aguas profundas. Entre ellas, por ejemplo, está la noruega Goliat, cuyo nivel de precio del crudo, que permite evitar pérdidas, es de unos 50 dólares por barril. Si se hace realidad el plan de Trump para colapsar la OPEP, este y muchos otros proyectos similares por todo el mundo se congelarán.

    Mientras tanto, la industria petrolera rusa tiene una de las mayores reservas de resistencia. Según los analistas, la mayoría de las empresas de Rusia son capaces de generar ganancias incluso si el precio llega a 20 dólares por barril.

    Además: Rusia avanza en el largo camino hacia su no dependencia del petróleo

    Abajo no. ¡Arriba!

    Sin embargo, muchos expertos están seguros de que en noviembre los precios del petróleo no bajarán, sino subirán, pronosticaron importantes fondos de cobertura estadounidenses como Andurand Capital y Westbeck Capital.

    En el contexto de una disminución constante de la producción de petróleo en Venezuela, se estima que las sanciones de noviembre contra Irán llevarán a la retirada del mercado de unos 1,3-1,4 millones de barriles de petróleo por día, si EEUU hace ciertas concesiones a una serie de importadores del petróleo iraní.

    Más: La AIE asegura que la producción de petróleo en Venezuela bajará en un 20% en 2019

    Si Washington no acepta estas concesiones, la pérdida de suministros iraníes excederá los dos millones de barriles diarios. "En este caso, los precios mundiales del petróleo pueden llegar a unos 150 dólares por barril para fin de año", advierten los analistas de Westbeck.

    Anteriormente, el representante de Irán ante la OPEP, Husein Kazempour Ardebili, advirtió que las acciones y la retórica de Trump pueden provocar un aumento del precio del petróleo por encima de los 100 dólares el barril.

    En cuanto a las perspectivas de la OPEP, las acciones de Riad y Washington serán, sin duda, objeto de debate en el comité ministerial de la organización que se reunirá a principios de otoño. "En septiembre veremos cómo será el equilibrio entre la producción y el consumo teniendo en cuenta todos los factores", prometió Alexandr Nóvak, ministro de Energía de Rusia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    pronóstico, mercado, precios, petróleo, Donald Trump, EEUU, Rusia