En directo
    Fracking en EEUU (archivo)

    ¿Por qué EEUU no logra 'librarse' de Rusia en el mercado de gas europeo?

    © AP Photo / Brennan Linsley
    Economía
    URL corto
    2200

    En un contexto de numerosas declaraciones de políticos europeos hablando sobre la necesidad de diversificar el origen de sus importaciones energéticas, atrayendo incluso a proveedores de EEUU, la rusa Gazprom parece ir camino de conseguir un nuevo récord en sus suministros al Viejo Continente.

    Los suministros de gas ruso a Europa en julio alcanzaron los 19.000 millones metros cúbicos. En total, en lo que va de año, se han exportado más de 117.000 millones de metros cúbicos, lo que supone un crecimiento del 6% respecto al año anterior. En particular, los suministros a Alemania crecieron un 12,3%, a Austria un 48,3%, a Países Bajos un 53,8%, a Francia un 11,8%, a Croacia un 40,1%, a Dinamarca un 11,9% y a Polonia un 6,6%. Lo curioso de esta situación es que las autoridades de Dinamarca y Polonia afirman en público que se oponen totalmente al incremento de las importaciones de gas ruso.

    Estos indicadores apuntan a que en 2018 se batirá el récord de consumo de gas ruso en Europa.

    A finales de junio, el vicepresidente de Gazprom, Alexandr Medvédev, compartió que la exportación anual de gas ruso podría alcanzar los 200.000 millones de metros cúbicos, pero los expertos ahora aseguran que esta cantidad ascendería a 205.000 millones. Sea como fuere, cualquiera de estas cifras será superior al anterior récord de 193.900 millones de metros cúbicos logrado en 2017.

    Alternativas

    Mientras muchas voces en Europa piden diversificar las fuentes de energía del continente, el gas ruso parece seguir sin tener una alternativa factible.

    Las previsiones de un rápido crecimiento de las fuentes de energía renovables en Europa aún no se han hecho realidad y parece que no lo harán en un futuro próximo. Su desarrollo e implementación a gran escala siguen estando asociados a grandes gastos que en tiempos de déficit e inestabilidad económica se hacen inasumibles.

    Por otro lado, una alternativa podría ser el gas natural licuado (GNL) proveniente de Oriente Medio y EEUU. No obstante, los suministros de GNL a Europa no solo no han crecido este año en comparación con el anterior, sino que incluso han disminuido un 13%. Y es que este tipo de combustible ha encontrado compradores en otras regiones del mundo, principalmente China, que ha incrementado su consumo en un 50% en los últimos seis meses. Japón y Corea del Sur también ven crecer sus apetitos energéticos.

    Además: México está entre los diez mejores países para invertir en energía verdes

    Como resultado, el precio del GNL en las bolsas asiáticas creció más de la mitad y los principales proveedores se han reorientado a ese mercado. A la mayor parte de Europa solo le queda seguir llenando sus reservas con gas ruso, que además es más económico que el GNL.

    El gas natural es la alternativa más ecológica entre todos los combustibles fósiles dado que se quema de la forma más limpia, eficiente y segura y tiene un reducido impacto ambiental. No produce dióxido de azufre, causante de lluvias ácidas, ni tampoco partículas sólidas. Además, los derrames de gas se dispersan en el aire y no producen contaminación del suelo o del agua.
    © Sputnik / Ivan Rudnev
    El gas natural es la alternativa más ecológica entre todos los combustibles fósiles dado que se quema de la forma más limpia, eficiente y segura y tiene un reducido impacto ambiental. No produce dióxido de azufre, causante de lluvias ácidas, ni tampoco partículas sólidas. Además, los derrames de gas se dispersan en el aire y no producen contaminación del suelo o del agua.

    EEUU se abre paso

    Esta situación es favorable tanto para Gazprom como para sus clientes en Europa. Pero esto es algo que no satisface a EEUU.

    Al día de hoy, la inmensa mayoría del GNL producido en EEUU es adquirido en el mercado asiático. Pero el país norteamericano planea triplicar su producción de gas licuado en los próximos años y pasar de los 102 millones de metros cúbicos diarios actuales a los 272 millones previstos para finales de 2019. Si el mercado asiático es capaz de consumir esa cantidad, EEUU buscaría otros clientes, principalmente en Europa.

    No obstante, el GNL estadounidense podría entrar en el mercado europeo solo mediante instrumentos políticos ya que, desde un punto de vista económico, el gas natural ruso es mucho más competitivo. Esta podría ser la razón de la creciente presión proveniente de EEUU sobre Europa para que sustituya a Rusia como proveedor de gas bajo el pretexto de 'evitar la dependencia del Kremlin'.

    El 25 de junio, el presidente Donald Trump logró convencer al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de la necesidad de adquirir grandes cantidades de GNL estadounidense. El encuentro estuvo precedido por una escalada de las tensiones económicas, en la que EEUU impuso aranceles a productos estratégicos europeos como el acero y el aluminio, además de amenazar con elevar al 20% los impuestos a las importaciones de automóviles provenientes del Viejo Continente.

    Más: Nuevas sanciones a Rusia, promovidas por compañías energéticas de EEUU

    Varios analistas apuntaron a que el acuerdo logrado supone el principio del fin de Gazprom, sin embargo, la reacción en los mercados de valores fue la contraria. Durante la última semana de julio las acciones de la gasística rusa incluso incrementaron su valor y pasaron de los 138 a los 142 rublos por acción.

    Los inversores entienden que las promesas de Jean-Claude Juncker aún tienen que pasar por un largo proceso de ratificación e implementación en Europa. Mientras tanto, la segunda rama del gasoducto ruso-alemán Nord Stream no solo entrará en servicio en un futuro cercano, sino que aunque el gas estadounidense desembarque en Europa, el ruso seguirá siendo mucho más competitivo.

    Además:

    Gazprom aumenta sus exportaciones de gas en el 5,8% en los primeros siete meses de 2018
    Petrolera canadiense destaca reserva de gas de nuevo megacampo boliviano
    Gobierno de Ecuador estudia reducir subsidios a la gasolina, el diésel y el gas doméstico
    Etiquetas:
    hidrocarburos, gas, GNL, Nord Stream 2, EEUU, Europa, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik