En directo
    Una persona lleva una máscara de Christine Lagarde, directora general del FMI, durante una protesta contra el organismo en Buenos Aires.

    El 'fantasma' de las retenciones en el acuerdo de la Argentina con el FMI

    © REUTERS / Martín Acosta
    Economía
    URL corto
    Francisco Lucotti
    0 20

    La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegó al país la misma semana que se cumplen 10 años de la crisis de la resolución 125 y días después de revelarse que el Gobierno propuso frenar las reducciones a los derechos de exportación de la soja para bajar el déficit de cara al préstamo.

    Christine Lagarde llegó a Buenos Aires para participar este fin de semana de la tercera reunión de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales del G20. También para reunirse con el presidente Mauricio Macri y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien estuvo detrás de las negociaciones para conseguir el acuerdo stand-by.

    La semana pasada, el FMI reveló que una de las opciones de cara a alcanzar las metas fiscales demandadas por el organismo a cambio del préstamo de 50.000 millones de dólares era suspender la baja gradual de las retenciones a la exportación de granos que el Gobierno viene realizando desde 2017. Sin embargo, el Presidente descartó públicamente que esto estuviera en sus planes.

    "La crisis se produce porque Argentina consume más dólares de los que genera, entonces no tiene sentido ponerle impuestos a las exportaciones, que son justamente nuestra capacidad de producir dólares. Tenemos que fomentarlas en vez de castigarlas", dijo a Sputnik Martín Tetaz, economista de la Universidad de La Plata.

    "Hay investigaciones que muestran que la baja en las retenciones, como en el caso del trigo y el maíz, hizo que subiera la recaudación a través del impuesto a las ganancias e impuestos internos al crecer muchísimo la superficie sembrada. Por otro lado, estamos hablando de 7.000 millones de pesos, que es una cantidad de plata muy pequeña en términos del impacto fiscal que necesita la Argentina, que tiene que reducir 300.000 millones de pesos de déficit el año que viene", dijo Tetaz.

    Te puede interesar: Conoce los países que reciben asistencia del FMI

    El 'fantasma' de las retenciones vuelve a aparecer en la escena política y económica de la Argentina. Hace exactamente una década, el impulso por parte del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de la resolución 125, que aumentaba las retenciones a los cereales, puso al país en jaque.

    El 2008 fue un año en que la commodity principal para la Argentina, la soja, había pasado de valer entre 300 y 400 dólares a entre 500 y 600, y tenía retenciones por alrededor de 20%. La resolución proponía una nueva fórmula en la que si el precio no superaba los 200 dólares entonces no habría impuestos, pero si llegaba a los 400, el gravamen pasaría a ser de más de 35%, y si alcanzaba los 600 dólares, casi 50% del valor se lo quedaría el Estado.

    El sector del campo estalló en cólera: huelgas, cortes de rutas, cacerolazos, falta de suministros en la capital, marchas en contra y en apoyo al Gobierno. La tensión creó lo que hoy se llama en la Argentina 'la grieta' y fue laudada el 18 de julio de 2008 durante la votación en el Senado, cuando el entonces vicepresidente Julio Cobos tuvo que desempatar y eligió ponerle fin a la resolución.

    Más información: Los porqués del endeudamiento argentino con el FMI

    Desde su llegada a la presidencia, Macri empezó gradualmente a eliminar las retenciones, una de sus promesas al sector del agro. La soja pagaba 30% de impuestos a principio de año, 27% sus subproductos, y para fin de año estaría en 24 y 21%. Ante lo revelado por el FMI, este compromiso está en la mira.

    Nicolás Litvinoff, economista y director de Estudinero.net, dijo a Sputnik: "El Gobierno se encuentra limitado en cuanto a las políticas que puede llegar a hacer para solucionar el tema de la restricción externa, que es la escasez de dólares. Por ejemplo, no puede poner control de capitales porque nos sacarían de la categoría de Mercado Emergente, no puede poner impuestos a la gente que viaja al exterior porque sería una medida impopular".

    "Veo muy difícil cumplir con las metas, son muy exigentes. Pienso que, por la situación tanto local como regional, vamos a tener que en algún momento pedir un wider, un perdón, para poder llegar a unas nuevas metas más realistas", dijo Litvinoff.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    FMI revisa a la baja previsión de crecimiento para América Latina
    La multitudinaria protesta en Buenos Aires contra el FMI, en imágenes
    Etiquetas:
    impuestos, exportaciones, préstamo, soja, Fondo Monetario Internacional (FMI), Julio Cobos, Mauricio Macri, Christine Lagarde, Cristina Fernández de Kirchner, Argentina