En directo
    Economía
    URL corto
    409
    Síguenos en

    Un senador republicano ha presentado en el Congreso de EEUU un proyecto de ley que impondría sanciones a las organizaciones involucradas en la construcción del gasoducto Nord Stream 2, que unirá sin intermediarios Rusia y Alemania.

    Según el documento, presentado por el presidente del Comité de Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado, John Barrasso, la medida tiene como objetivo "mejorar la seguridad energética" de los miembros de la OTAN. Para ello se prevé imponer sanciones a todas las entidades que "de alguna manera inviertan en el proyecto, vendan, alquilen o proporcionen bienes, servicios, tecnologías, información o apoyen a Rusia en la construcción de sus oleoductos".

    De aprobarse, la medida afectaría a grandes compañías energéticas europeas con intereses en el desarrollo del proyecto. Entre ellas Engie (Francia), Uniper (Alemania), Wintershall (Alemania), OMV (Austria) y Royal Dutch Shell (Países Bajos), que entre las cinco han financiado el 50% del proyecto.

    El legislador estadounidense estima que el Kremlin utiliza los suministros de recursos energéticos como un instrumento de presión política hacia Europa.

    "Eso implica una gran cantidad de dinero que va de nuestros aliados de la OTAN directamente a los bolsillos del Kremlin. Ese dinero podría usarse para financiar su agresión en Europa y otras partes del mundo", indica la nota que acompaña el documento.

    Cerca del 40% del gas consumido en la UE proviene de Rusia. John Barrasso no especifica, sin embargo, casos concretos en los que Moscú haya amenazado a los países miembros de la UE o la OTAN con cortar los suministros de gas.

    Embajador de Alemania: Nord Stream 2 garantizará suministros de energía seguros a la UE

    Sin embargo, una vez aprobado el proyecto, esta decisión no afectaría a Rusia, sino a los aliados y socios de Estados Unidos en la UE, asegura el presidente del Comité de la energía de la Duma rusa —la Cámara Baja del Parlamento— Pável Zavalny.

    "Estas acciones están dirigidas más bien contra Europa, porque las sanciones afectarán no solo al Nord Stream2, sino también a la UE. Si el Nord Stream 2 no se implementa, los europeos tendrán que comprar el gas por un precio más caro [desde EEUU]. En un contexto de declive de su propia producción, no podrán salir adelante sin suministros", dijo Zavalny a los medios rusos.

    La segunda rama del gasoducto Nord Stream, así como el Turk Stream, están destinadas a minimizar los riesgos del tránsito de gas desde Rusia evitando precisamente el paso del combustible por países intermediarios. El Nord Stream 2 unirá Rusia y Alemania a través del fondo del mar Báltico.

    En marzo de 2018, las autoridades alemanas dieron luz verde a la construcción del tramo de 85 kilómetros que debe pasar por territorio teutón. En total, tres países han autorizado la construcción: Alemania, Finlandia y Suiza, y eso cubre el 89% de la ruta del gasoducto. De momento, falta solo el acuerdo con Dinamarca.

    Más: ¿Por qué Dinamarca se ha convertido en la última piedra de tranca para el Nord Stream 2?

    Etiquetas:
    Nord Stream 2, Nord Stream 2, UE, John Barrasso, Alemania, Rusia, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik