06:31 GMT +322 Octubre 2018
En directo
    El primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, muestra el proyecto de Balkan Gas Hub

    ¿Se convertirá Bulgaria en el próximo centro de distribución de gas de Europa?

    © AFP 2018 / Dimitar Dilkoff
    Economía
    URL corto
    0 70

    Sofía ha retomado sus planes de crear un centro de distribución de gas en el territorio del país, pero hay muchos obstáculos en el camino.

    El apoyo alemán a los planes de Rusia de duplicar la capacidad del gasoducto Nord Stream bajo el mar Báltico ha alentado las aspiraciones de Bulgaria de desarrollar un centro regional de gas con ayuda de Rusia, escribe el portal OilPrice.com.

    Sofía, a su vez, ha estado buscando un acuerdo similar con la mayor empresa gasística rusa, Gazprom, para asegurar el tránsito del gas ruso a través de Bulgaria mediante una rama del gasoducto Turk Stream desde Rusia a Turquía a lo largo del lecho marino del mar Negro.

    Sin embargo, la Comisión Europea ha estipulado que, para ser aprobado el proyecto, Bulgaria necesita convertirse en un comerciante de gas, no simplemente ser un país de tránsito, asegurando al menos tres fuentes diferentes de suministro del gas natural.

    El primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, expresó la idea de construir un centro de distribución de gas balcánico cerca de la ciudad de Varna poco después de la cancelación del proyecto South Stream en diciembre de 2014. Los trabajos de su construcción fueron suspendidos bajo presión de la UE en junio de 2014.

    También: El primer ministro de Bulgaria se disculpa ante Putin

    La cancelación del proyecto fue un duro revés para Bulgaria, que esperaba convertirse en un importante país de tránsito para el gas natural ruso, beneficiándose de los precios bajos, grandes inversiones y miles de trabajos que prometía.

    Además de venirse abajo todos estos planes, enfrentó la amenaza de pagar multas a Gazprom por incumplir sus obligaciones contractuales al suspender el proyecto. No obstante, la Comisión Europea solicitó a Moscú retirar su reclamación contra Sofía por valor de 800 millones de euros —937 millones de dólares—, y el país eslavo pudo respirar tranquilo.

    El Gobierno búlgaro comenzó las negociaciones con Rusia sobre la posible reactivación del South Stream en 2017, al avanzar la construcción del Turk Stream. Entre otras opciones se discutía una ramificación costa afuera del Turk Stream que iría directamente a Varna, donde se construiría una gran instalación para el almacenamiento del gas. Otra opción sería unir el Turk Stream con la red búlgara de gas a través de un gasoducto.

    Además: Gazprom construye el 66% del tramo marítimo del gasoducto Turk Stream

    Las opciones alternativas para las exportaciones de gas ruso a Europa incluyen construir un nuevo gasoducto desde Turquía a través de Grecia a Italia o, alternativamente, usar la capacidad del futuro Oleoducto Transadriático (TAP), uno de los tres oleoductos que comprende el Corredor Sur de Gas diseñado para transportar gas de Azerbaiyán a Europa. Pero ninguna de estas opciones sería beneficiosa para Bulgaria, destaca la publicación.

    Gazprom ya ha indicado que quiere aprovechar la Directiva de Gas de la UE, que obliga a reservar capacidad para terceros proveedores de gas en todos los gasoductos europeos. Sin embargo, la capacidad inicial de 10.000 millones de metros cúbicos de TAP está exenta de regulación de la UE por 25 años; y cuando se amplíe a 20.000 millones de metros cúbicos, solo la mitad estará disponible para proveedores alternativos.

    Más: BP comienza a explotar el yacimiento de gas Shah Deniz 2 en Azerbaiyán

    Esto hace que las dos opciones a través de Bulgaria sean más viables para Gazprom, sobre todo porque el Gobierno búlgaro llevará a cabo la negociación con la UE.

    El último y más importante problema que queda es asegurar el suministro de gas de tres fuentes, como lo exige la Comisión Europea.

    Once países están interesados ​​en el posible desarrollo de un centro de distribución de gas en los Balcanes. El suministro de gas provendría de tres fuentes: Rusia, Azerbaiyán y la producción local de gas en Bulgaria y Rumanía. Sin embargo, la producción búlgara de gas natural es insignificante, mientras que es poco probable que Rumanía comparta su gas con su vecino del sur; por lo tanto, la producción local de gas debe excluirse de la lista de fuentes potenciales.

    Además, hasta ahora Bulgaria tiene un contrato para la entrega de solo 1.000 millones de metros cúbicos de gas azerbaiyano. Este volumen puede crecer en el futuro, pero es poco probable que alcance los 15.000 millones para igualar las cantidades de gas natural ruso que Sofía está negociando con Gazprom. Por lo tanto, el centro de distribución de gas de Bulgaria se nutriría principalmente de gas ruso.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Rusia, Ucrania y la UE acuerdan crear hoja de ruta para futuras reuniones sobre el tránsito de gas
    Moscú, lista para suministrar gas a través de Ucrania con una condición
    Estrecho de gas: por qué Irán tiene en sus manos el mercado global de hidrocarburos
    La cumbre UE-Ucrania abordará los suministros de gas y el Nord Stream 2
    Etiquetas:
    tránsito de gas, proyecto, gasoducto, gas, Corredor Sur de Gas, Nord Stream II, South Stream, Gazprom, Rusia, Bulgaria