18:10 GMT +322 Septiembre 2018
En directo
    Centro Internacional de Negocios de Moscú

    El impacto real de las sanciones occidentales contra Rusia

    © Sputnik / Aleksandr Vilf
    Economía
    URL corto
    1027

    La imposición de las sanciones a Rusia afectó la economía del país euroasiático sobre todo de una manera indirecta, según los resultados de una investigación realizada por los analistas de la agencia de calificación crediticia de Rusia AKRA.

    Sin catástrofes 

    Según la AKRA, las sanciones afectaron directamente a entre el 20% y el 21% del sector corporativo ruso. Las sanciones causaron un daño directo a los grandes bancos, las empresas de petróleo y gas y las compañías del complejo militar e industrial de Rusia. 

    Sin embargo, los autores del informe llegaron a la conclusión de que el mayor daño sobre los negocios en Rusia fue el causado por un efecto indirecto de las sanciones. Las restricciones occidentales repercutieron en el ámbito económico del país euroasiático a través de la política económica aplicada por parte de las autoridades rusas.

    Si bien la rentabilidad de empresas rusas que operan en el sector no financiero disminuyó en 1,6 puntos porcentuales dos años después de que se introdujeran las sanciones, esta reducción está vinculada sobre todo con una reforma fiscal que aumentó los impuestos a la extracción de minerales. 

    Más: La jugada de Rusia que llenará sus arcas públicas con enormes ingresos adicionales

    Las sanciones "no pueden considerarse el factor clave que está frenando el crecimiento económico de Rusia a medio plazo", afirman los analistas. Según la AKRA, el crecimiento económico de Rusia se ve limitado especialmente por la falta de recursos humanos.

    Esta desventaja contribuirá a que el crecimiento económico de Rusia disminuya en 0,4 puntos porcentuales entre los años 2018 y 2020. Incluso en caso de que los países occidentales decidan levantar las sanciones el crecimiento económico del país euroasiático no aumentará considerablemente en términos interanuales. 

    Efecto indirecto

    El efecto indirecto causado por las sanciones sobre la economía de Rusia fue mayor que el efecto directo. Según los analistas, las sanciones occidentales provocaron un cambio de la política económica de las autoridades rusas. 

    Uno de los ejemplos tal vez más destacados de tal efecto fueron las barreras comerciales que Rusia alzó para responder a las restricciones de EEUU y la UE. 

    "Las contrasanciones limitaron las importaciones de algunos alimentos, lo que se tradujo en el crecimiento de los precios de algunos productos y como consecuencia esto influyó en la disminución de los ingresos reales de la población", informa el periódico ruso RBC citando los resultados de la investigación realizada por la AKRA.

    También: ¿Qué sanciones? Gazprom desbanca a Exxon

    El PIB de Rusia creció el 3% entre 2014 y 2018, mientras que el efecto de las contrasanciones —que se tradujeron en una disminución del consumo interno— contribuyó a que este índice macroeconómico también se redujera en 0,2 puntos porcentuales en el mismo periodo. El crecimiento del sector agropecuario ruso no pudo paliar el daño provocado por el efecto indirecto de las restricciones, según destacan los autores del informe.

    Otra consecuencia de las sanciones es el enfoque conservador que adoptaron las autoridades rusas a la hora de abordar la gestión presupuestaria. 

    Aparte de eso, ahora las empresas rusas no consideran que los créditos extranjeros representen para ellas una fuente de financiación segura. La mayor parte de las compañías que se vio afectada por las sanciones cambió de prestamistas, es decir, el porcentaje de créditos provenientes del extranjero disminuyó considerablemente. 

    "Si las compañías rusas quieren pedir créditos lo hacen en bancos chinos, y no en los europeos o estadounidenses", explican los autores del informe citado por RBC

    El principal efecto

    Según los analistas de la AKRA, el principal efecto de las sanciones occidentales fue para el crecimiento del PIB de Rusia a largo plazo. Los analistas consideran que las sanciones conducen a la cancelación de proyectos conjuntos entre Rusia y otros países en el ámbito de la extracción de petróleo y de gas, además de contribuir a la reducción de las exportaciones rusas de aluminio. 

    "Los yacimientos que empezaron a desarrollarse a partir de 2013 tendrán que influir en el aumento de la extracción total que se realizará entre 2019 y 2020, sin embargo, en los años 20 del siglo XXI tanto los viejos como los nuevos yacimientos necesitarán mejoras tecnológicas e inversiones. Todos estos estímulos requieren considerables gastos e irán a la baja a causa de las sanciones", concluyen los analistas de la AKRA.

    Las relaciones entre Moscú y Occidente empeoraron a raíz del conflicto interno en Ucrania y la adhesión de Crimea a Rusia tras el referéndum celebrado en marzo de 2014, en el que más del 96% de los votantes avaló esta opción. Desde entonces, EEUU, la Unión Europea y otros países aprobaron varios paquetes de sanciones contra Rusia.

     Más: ¡Gracias, EEUU! Empresas rusas y chinas conquistan un importante mercado

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Las lecciones de las sanciones antirrusas, resumidas por Lavrov
    Vicecanciller ruso: la saga de las sanciones contra Rusia se torna absurda
    Curiosidades de las sanciones: el negocio galo, más presente en Rusia que nunca
    Etiquetas:
    sanciones, economía, Rusia