Widgets Magazine
En directo
    La sede de Gazprom

    Polonia empieza una 'batalla legal' con su único proveedor fiable de gas y petróleo

    © Sputnik / Ramil Sitdikov
    Economía
    URL corto
    7218

    Varsovia tiene derecho a pedir que el gigante ruso Gazprom baje el precio del gas suministrado a Polonia en el marco del así llamado contrato de Yamal, ya que es un procedimiento común que suele practicarse entre vendedores y compradores.

    No obstante, por ahora no se dan las condiciones favorables para que la empresa rusa haga un descuento, opinan los expertos entrevistados por la cadena rusa RT.

    Durante muchos años Gazprom ha rechazado la posibilidad de bajar el precio del gas ruso suministrado a Polonia en el marco del 'contrato de Yamal'. No obstante, recientemente el Instituto de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocolmo tomó una decisión parcial que estipula que la empresa polaca PGNiG tiene derecho a exigir que Gazprom reconsidere la tarificación.

    El experto del Fondo de Seguridad Energética Nacional de Rusia Ígor Yushkov opina que esta es una situación normal. 

    "En cada contrato de Gazprom hay un punto que dice que cada dos o tres años las partes tienen derecho a demandar que se reconsidere la tarificación. No hay nada extraordinario en eso. Todos los años anteriores al desplome de los precios del petróleo y el gas Gazprom afrontó momentos en los que los consumidores apelaban a los juzgados o le pedían directamente que les bajara los precios", explicó Yushkov a RT.

    También: Polonia admite razones políticas para oponerse al gasoducto Nord Stream 2

    No obstante, el analista considera que las posiciones de PGNiG en el posible litigio judicial con Gazprom serán débiles ya que los precios del gas —que estaban estrechamente vinculados con los del petróleo— ya se desplomaron entre 2014 y 2015.  

    "Por esta misma razón es completamente incomprensible a qué apela la empresa polaca en sus demandas", enfatizó. 

    Por si fuera poco, Yushkov considera que es Gazprom el que tiene todo el derecho de demandar que la empresa polaca le compense las pérdidas. Según el experto, Polonia consigue gas ruso por debajo del precio de mercado. 

    "En el mercado al contado —mercado en el que se venden bienes con dinero al contado y a precios de mercado para ser suministrados al comprador en plazos cortos— los precios del gas superan a los de Gazprom, por eso la gran pregunta es si puede o no la empresa polaca demostrar que es necesario que bajen las tarifas. Pienso que en esta situación es Gazprom quien tiene que apelar al juzgado para demostrar que su precio es más bajo que el del mercado", destacó el experto, a la vez que agregó que la actual decisión del Instituto de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocolmo no obliga a nada a Gazprom. 

    Una lucha por la 'independencia' o una jugada para mejorar su imagen 

    En PGNiG han reiterado que la empresa está tratando de diversificar su negocio. Polonia pone sus mayores esperanzas en la construcción del gasoducto Baltic Pipe, que le ayudará a importar combustible desde Dinamarca. Si bien la construcción de esta tubería todavía no ha empezado, en Varsovia planean que el proyecto esté operativo en 2022. El contrato de Yamal vence precisamente ese mismo año.

    El experto de la Cámara de Comercio e Industria de Rusia Rustam Tankaev considera que PGNiG no debe apostar por este proyecto.

    "La extracción de gas va a la baja en los países europeos. No hay nuevos yacimientos, mientras que los viejos están bastante agotados. En cuanto a Dinamarca, no hay absolutamente ninguna posibilidad de que este país pueda sustituir a Rusia en el mercado polaco, ni siquiera en el plano teórico. Es una pura fantasía", explicó Tankaev a RT.

    El interlocutor de la cadena subrayó que Rusia es la única capaz de garantizar que los suministros baratos de hidrocarburos continúen llegando a Polonia. 

    "Por eso [en Varsovia] deben tratarnos de manera distinta y sin hacer caso a las declaraciones que vienen desde EEUU y la Comisión Europea. Deben tratarnos como la principal esperanza para garantizarles el abastecimiento energético y no como un regulador que pueda presionar a la industria europea", aseguró el experto.

    Además: ¿Quién provocó el conflicto en torno al Nord Stream 2?

    No obstante, en PGNiG tienen otro punto de vista. La empresa polaca incluso cerró un contrato con Centrica según el cual la compañía británica suministraría combustible a Polonia desde el terminal Sabine Pass, situado en la frontera del estado de Luisiana (EEUU). 

    Entre otoño de 2017 e invierno de 2018, 1.000 metros cúbicos de gas estadounidense costaban 295 dólares, mientras que el valor del mismo volumen de gas ruso ascendía a tan solo 265 dólares. El director general del Instituto de Industria Energética Nacional de Rusia, Aleksandr Frolov, opina que el contrato firmado por PGNiG y Centrica se percibe como una jugada destinada a mejorar la imagen de Polonia, y por eso no se toman en cuenta las pérdidas financieras.

    "Ellos compran pequeños volúmenes de gas a EEUU, pero cuentan a todos que es el mismísimo país norteamericano el que los abastece con gas. Además, Polonia está tratando de alcanzar un acuerdo con Ucrania para que esta adquiera a Varsovia una parte de este gas. Todo eso permite a Polonia aplicar una política energética muy estridente en la UE", recalcó Frolov.

    Más: "Rusia derrota a EEUU en la guerra del gas por Europa"

    Polonia, junto a Ucrania y EEUU, forma parte del grupo de principales adversarios de la construcción del gasoducto Nord Stream 2. El proyecto Nord Stream 2 prevé la construcción de dos tuberías de gas con capacidad para 55.000 millones de metros cúbicos anuales desde la costa rusa hasta Alemania —a través del fondo del mar Báltico—. El gasoducto deberá cruzar las zonas económicas de Alemania, Dinamarca, Finlandia, Rusia y Suecia. 

    Además:

    Gazprom estima que batirá nuevo récord de exportación a Europa en 2018
    Etiquetas:
    precios, gas, Gazprom, Polonia, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik