En directo
    Una base deportiva creada en Sochi para el Mundial. El balneario ruso vivió un enorme impulso debido a los Juegos Olímpicos de 2014 y el Mundial de 2018

    Un columnista de Forbes sugiere mirar hacia la "desafiante" economía rusa

    © Sputnik / Nina Zotina
    Economía
    URL corto
    2250

    La segunda fiesta deportiva internacional celebrada en Rusia en los últimos cinco años tampoco generará pérdidas. Al revés, se pueden esperar ganancias a corto y medio plazo, todo en medio del crecimiento del ritmo de la restauración económica del país, sugiere un columnista de Forbes especializado en inversiones.

    Al igual que la selección nacional rusa desafió las expectativas al clasificarse para los octavos de final del Mundial 2018, la economía del país "desafía las predicciones" y puede esperar repetir el éxito de las Olimpiadas 2014 en Sochi, opina Frank Holmes en su artículo para Forbes.

    En aquel entonces, a pesar del precio exorbitante de unos 50.000 millones de dólares invertidos en los juegos, Rusia gestionó bien esta carga financiera y hasta la fecha sigue dando su fruto, sobre todo en Sochi, el balneario renovado que hoy es un destino de referencia para los turistas rusos, recuerda.

    "Albergar el Mundial le costó a Rusia unos 14.000 millones de dólares, otra vez todo un récord. Y como las Olimpiadas, la Copa también puede generar beneficios", valora el experto en inversiones.

    Además de las ventajas frecuentemente citadas, como las inversiones directas en nuevas carreteras, estadios, así como el turismo, la hostelería y los restaurantes que florecen durante todo el evento, Holmes destaca importantes renovaciones de los aeropuertos internacionales rusos, y sobre todo los capitalinos.

    Los efectos positivos del Mundial contribuyen a la restauración económica del país, que ya se deshizo de las peores consecuencias del colapso de la moneda nacional a finales de 2014 debido al desplome de los precios del crudo y el efecto de las sanciones de las naciones occidentales y sus aliados por su reunificación con Crimea.

    Según los expertos citados por el autor, el ritmo de crecimiento de la economía rusa se acelerará ya en 2018.

    Se siente también: Los rusos resurgen de la crisis y dejan de ver los tiempos actuales como malos

    Holmes también resalta un importante cambio estructural en la economía de Rusia, que logró disminuir su dependencia de las exportaciones de hidrocarburos de un 70% en 2013 a un 59% en 2017, así como también destaca la deuda nacional rusa del "33% del PIB, la menor de todas las naciones miembros del grupo G20".

    La inflación se mantiene por debajo de los pronósticos del Banco Central y la tasa de desempleo alcanzó los niveles mínimos vistos después del colapso de la URSS, apunta Holmes.

    Las reformas estudiadas por el Gobierno, como la de las pensiones y de la desregulación del sector de las inversiones privadas también evocan un interés de los gestores de finanzas en el mundo.

    "Algunos pueden pensar que se trata de 'un pensamiento imaginativo', pero eso no quita el hecho de que Rusia, actualmente, sea un lugar atractivo para invertir", concluye Holmes al comparar el mercado de valores ruso con el de EEUU, en favor del primero.

    Más: Banco Central de Rusia insta a convertir inversiones en principal fuente de financiación

    Además:

    El Banco de Rusia mantiene sin cambios su tasa de interés
    El FMI mantiene previsión de crecimiento del PIB ruso para 2018 y 2019
    Manzanas de la concordia: ¿pueden las 'start-ups' rusas enmendar las relaciones ruso-europeas?
    Rusia y China crean un fondo industrial de inversión de 1.000 millones de dólares
    Etiquetas:
    rendimiento, restauración, inversiones, crecimiento, economía, Copa Mundial de Fútbol de 2018, Sochi, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik