Widgets Magazine
02:40 GMT +320 Septiembre 2019
En directo
    La bandera de Irán con una llama de gas en una plataforma de producción de petróleo al fondo

    ¡Gracias, EEUU! Empresas rusas y chinas conquistan un importante mercado

    © REUTERS / Raheb Homavandi
    Economía
    URL corto
    20992
    Síguenos en

    Las empresas estatales de Rusia y China esperan aprovecharse de las sanciones que EEUU baraja imponer a Irán. Ellas están dispuestas a sustituir las compañías europeas que abandonan el país persa para evitar enemistarse con Washington.

    "Los europeos entienden perfectamente que ceden un mercado potencialmente beneficioso a sus competidores de Rusia y China pero no pueden hacer nada", escribe el periodista ruso Serguéi Manukov en su artículo para la revista rusa Expert.

    Recientemente, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, amenazó con imponer las sanciones "más fuertes en la historia" de Irán, si el país persa no detiene la "expansión en Oriente Medio" y los supuestos "ensayos de misiles de largo alcance". 

    Estas amenazas espantaron a las empresas europeas, lo que no puede decirse sobre las rusas y chinas. Las acciones emprendidas por las compañías de Rusia y China muestran que el efecto de las sanciones estadounidenses no será probablemente tan fuerte como lo esperan en la Casa Blanca, opina el columnista.

    "Resulta que muchas compañías de Rusia y China no dependen tanto del sistema financiero estadounidense como las de Europa. Eso les permite operar tranquilamente de cara a la imposición de sanciones con la que Washington está amenazando a las empresas de otros países que siguen trabajando con Irán", sostiene el autor del artículo.

    Más: "EEUU está uniendo a Rusia, Irán y China"

    Según Manukov, era evidente que Teherán iba a cambiar su enfoque en materia de comercio y a reorientarse hacia Rusia y China tras la llegada al poder de Donald Trump. Lo hizo porque presentía que los problemas llegarían todos a la vez con su toma de posesión. 

    "No sorprende que fuese China el país que el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Zarif, visitó después de que EEUU abandonara el acuerdo nuclear [firmado con Irán en 2015]", escribe el periodista.

    Las empresas chinas y rusas, a la conquista del mercado

    En mayo de 2018, el gigante petrolero chino Sinopec envió a Irán una delegación para firmar un acuerdo por un monto de 3.000 millones de dólares. Con este acuerdo, la empresa buscaba sustituir a la compañía Royal Dutch Shell en el proyecto de Yadavaran, que la empresa angloholandesa decidió abandonar para no enojar a Washington. 

    Otro gigante estatal chino, China National Petroleum Corp (CNPC), espera sustituir a la empresa gala Total en el yacimiento de gas South Pars. Los franceses anunciaron que abandonarían este yacimiento a causa de las sanciones estadounidenses.

    También: EEUU aplica sanciones contra las aerolíneas de Irán

    Sin embargo, estos no son únicos ejemplos de la cooperación entre China e Irán. Las compañías chinas han creado empresas mixtas con sus socios iraníes para construir vías ferroviarias, metros y fábricas de automóviles. 

    Aunque Rusia trata a Irán de una manera más cautelosa, según la revista The Wall Street Journal, el país euroasiático mantiene lazos considerablemente estrechos con el Estado persa: vende a las empresas energéticas iraníes el equipo para perforación, dado que estas han sido privadas del acceso a las tecnologías occidentales. 

    En año pasado, la compañía rusa Rosneft elaboró una hoja de ruta para implementar proyectos estratégicos conjuntos en la esfera de extracción de hidrocarburos en Irán. El volumen total de recursos financieros invertidos en estos proyectos podrá alcanzar los 30.000 millones de dólares.   

    En marzo, la compañía rusa Zarubezhneft firmó un contrato por un valor de 700 millones de dólares para desarrollar dos pequeños yacimientos petrolíferos en el país persa. La empresa británica BP y la compañía alemana Wintershall también aspiraban firmar este contrato, pero los europeos se vieron obligados a rechazar estos planes y su lugar fue ocupado por la empresa rusa.

    "Claro está que trabajando en Irán, Rusia y China están arriesgándose a provocar la ira de Washington, pero la falta de competencia por parte de las empresas europeas es demasiado tentadora. Rusia ve a Irán como a un plataforma más para ampliar la expansión de su industria petrolera en Oriente Medio", escribe el periódico estadounidense, citado por  Manukov.

    Según el columnista, desde 2016 el comercio entre Rusia e Irán se ha duplicado y ha superado los 2.000 millones de dólares. Rusia exporta a Teherán trigo y maquinaria.

    El comercio de China con Irán aumentó un 19% en 2017 en comparación con 2016 y alcanzó los 37.000 millones de dólares. Actualmente, el país asiático es el socio comercial más grande de Irán. Pekín compra a Teherán la tercera parte del petróleo iraní.

    Además:

    Intentos de EEUU de proclamar a Irán la amenaza principal "no prosperarán"
    ¿Pone el ultimátum de EEUU a Irán el punto y final al mundo unipolar?
    Etiquetas:
    empresas, Irán, China, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik