En directo
    Pruebas tras la extensión del Canal de Panamá

    Panamá: la inseguridad amenaza la zona franca más importante de América

    © REUTERS / Carlos Jasso
    Economía
    URL corto
    0 30

    Los pobladores de la ciudad panameña de Colón, la segunda de importancia en el país, organizaron una huelga el 13 de marzo para rechazar la mala implementación de un plan gubernamental que en teoría busca renovar la urbe. Manifestantes del Frente Amplio por Colón (FAC) aseguran que dicho plan, a largo plazo, no favorece a sus pobladores.

    La vida de los coloneses no se corresponde con el aporte de esta ciudad al progreso social y económico de Panamá. La segunda urbe de importancia en el país, considerada la puerta del canal istmeño al océano Atlántico, cuenta con una zona de libre comercio de más de 1.000 hectáreas donde se fusionan importación y exportación de todo tipo de mercancías.

    Retiran el nombre de Trump del hotel Ocean Club en la capital de Panamá
    © REUTERS / Carlos Lemos
    La implementación de un proyecto de renovación aprobado por el Gobierno panameño en 2016, con una inversión inicial de 1.100 millones de dólares ha sido el colmo de años de mala gestión y de la falta de políticas públicas para la puesta en valor de esta ciudad, afirman desde el FAC.

    Carlos Cordero, editor del periódico La Estrella de Panamá comentó a Sputnik que las manifestaciones de los últimos días son consecuencia de "años de retroceso comercial en la zona franca por la gestión de los últimos Gobiernos y, además por la supuesta renovación, que carece de una planificación paulatina y ordenada".

    La huelga culminó 24 horas después con mediación de la iglesia, sin embargo, los disturbios dejaron 35 detenidos y cuatro policías heridos. El FAC logró un encuentro con una comisión de ministros para las próximas horas y un consejo con el Poder Ejecutivo para los primeros días de abril, al que asistirán todos los ministros y el presidente, Juan Carlos Varela, aseguró Cordero.

    Los miembros del FAC redactaron un texto de más de 15 páginas que contempla todos todos los requerimientos que serán presentados al ejecutivo.

    "Colón es una ciudad que ha sufrido un deterioro sin precedentes en los últimos Gobiernos, a pesar de contar con el emporio cargado de textiles, zapatos, electrodomésticos, línea blanca, licores y cigarrillos entre otros tipos de mercancías. Sin embargo sus pobladores viven el descuido de toda una infraestructura pública", afirmó Cordero.

    "El sistema de drenaje de Colón es pésimo y esta ciudad está al nivel del mar, por tanto necesitan un sistema de bombeo efectivo para no se inunde. Esto, sumado al deterioro de escuelas, hospitales, viviendas, entre otros, son la causa de tanto enojo", explicó el editor.

    Por ello los coloneses desaprueban la implementación del plan de renovación, que ha llevado el desastre a las calles de esta urbe obligándolos a vivir por más de dos años con la destrucción.

    "Lo hicieron todo de una vez: rompieron las calles dejando esto como un campo de guerra, la circulación vehicular es imposible y existen áreas que han quedado incomunicadas debido a las reparaciones. Muchos negocios pequeños han cerrado por falta de acceso", aseguró.

    Cordero explicó a Sputnik que desde aquí parte el único ferrocarril transístmico del país, que recorre del Atlántico al Pacífico, paralelo al canal de Panamá y es una fuente importante de empleos. "Esta es una de las causas de todo este descontento", afirmó.

    Además, la zona franca se ha visto afectada por la crisis en Venezuela. Los empresarios de ese país eran uno de sus principales clientes y con la crisis económica muchos compraron a crédito, generando una deuda de 700 millones de dólares.

    La ciudad de Colón es pequeña, con solo 16 calles y 8 avenidas. En principio era una isla que se conectó a tierra firme, y así se trazó la ciudad. Además de los lugareños, la habitan muchos extranjeros de diversas nacionalidades, en su mayoría árabes.

    Otra de las preocupaciones reflejadas en el documento del FAC es la reparación de las viviendas del casco antiguo de Colón, que contempla el programa de renovación. Cordero contó que el Gobierno panameño les ha ofrecido opciones habitacionales "temporales" a muchos coloneses en las afueras de la ciudad.

    "Entonces el temor que ellos sienten es que estos edificios sean remodelados y revendidos a terceras personas, ya que muchos no tienen las propiedades de sus viviendas", comentó.

    Algunos medios locales han señalado a la multinacional Odebrecht, el conglomerado brasileño de negocios que ingeniería y construcción que también participa en el proyecto de renovación panameño. Sin embargo, según Cordero Odebrecht asumió este plan de "forma legal".

    Lea más: Supremo de Brasil vincula a Temer en investigación de sobornos de Odebrecht

    "Hasta el momento, no se ha podido demostrar mal manejo o pago de sobornos, ni ninguna situación anormal, pero debido a su mala reputación los políticos culpan a Odebrecht", concluyó el especialista.

    El emporio brasileño fue acusado en diciembre de 2016 en una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos por realizar sobornos y coimas de dinero a funcionarios del Gobierno de 12 países durante los últimos 20 años, entre ellos Panamá.

    Además:

    Exministro de Ecuador asumirá culpa por lavado de activos en caso Odebrecht
    La Justicia colombiana condena a un senador implicado en el caso de los sobornos de Odebrecht
    Activistas en la República Dominicana exigen al presidente Medina explicaciones por el Odebrecht
    Etiquetas:
    inseguridad, manifestaciones de protesta, huelga, istmo, canal, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik