Widgets Magazine
En directo
    el presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping

    ¿Logrará Trump la victoria en la guerra comercial?

    © REUTERS / Carlos Barria
    Economía
    URL corto
    2130

    La Administración Trump ha pasado de la retórica proteccionista a la acción. En una campaña muy publicitada, el mandatario busca proteger a los trabajadores estadounidenses de lo que denomina "transacciones comerciales terribles".

    El profesor de la Universidad de Yale Stephen Roach, que durante mucho tiempo dirigió Morgan Stanley Asia, afirma que este enfoque no es solamente retrógrado, sino también peligroso.

    En su artículo para Project Syndicate señala que, en el peor de los casos, podría provocar medidas de represalia que solo exacerbarán la difícil situación de los consumidores estadounidenses de clase media. Y así es precisamente como comienzan las guerras comerciales.

    Según Roach, China es el claro objetivo de la nueva campaña. La imposición de los llamados aranceles de salvaguardia sobre las importaciones de paneles solares y lavadoras bajo la Sección 201 de la Ley de Comercio de 1974 está dirigida, principalmente, contra China y Corea del Sur.

    Estas medidas no van a funcionar por varias razones. Primero, la producción de paneles solares se ha estado moviendo desde hace mucho tiempo desde el gigante asiático a lugares como Malasia, Corea del Sur y Vietnam, que ahora representan colectivamente alrededor de dos tercios de las importaciones totales de Estados Unidos. Y Samsung, el principal proveedor extranjero de lavadoras, abrió recientemente una nueva fábrica de electrodomésticos en Carolina del Sur.

    Además: Samsung, líder en inversiones en gastos de capital

    Además, el problema no es solamente un desequilibrio comercial con China, sino que abarca muchos más aspectos. EEUU tiene déficit comercial con 101 países, destaca el analista.

    "En consecuencia, perseguir a China o cualquier otro país sin abordar la raíz del bajo ahorro interno es como apretar un extremo de un globo de agua: el agua simplemente se desliza hacia el otro extremo", expone.

    En lo relativo a las consecuencias de estas decisiones gubernamentales, hay que considerar el inminente cambio de precios para los consumidores. Por ejemplo, se puede esperar una respuesta similar de los productores de lavadoras importadas. Así, LG Electronics acaba de anunciar un aumento del precio de 50 dólares por unidad en respuesta a la imposición de nuevos aranceles. 

    Lea también: Peso mexicano se deprecia tras nuevos aranceles de EEUU a las importaciones

    "Al contrario de lo que dice Trump, no hay una estrategia ganadora en una guerra comercial. Las guerras comerciales son para los perdedores. Tal vez esa es la ironía definitiva para un presidente que prometió a Estados Unidos que comenzaría a 'ganar' nuevamente. Se hizo la misma promesa vacía en 1930, lo que condujo a aranceles proteccionistas que acentuaron la Gran Depresión y desestabilizaron el orden internacional. Lamentablemente, una de las lecciones más dolorosas de la historia moderna ha sido casi olvidada", concluye Roach.

    Además:

    ¿Cuál será la principal víctima de la guerra comercial entre China y EEUU?
    Una investigación de EEUU contra China "puede conducir a una guerra comercial"
    Las sanciones de EEUU a China amenazan con una guerra comercial a gran escala
    La Unión Europea, a punto de entrar en una guerra comercial con China
    Etiquetas:
    guerra comercial, aranceles, problemas, opinión, compra, venta, Donald Trump, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik